Archivos para el tag ‘Juan Fraile’

Disparate

Javier Gómez | 28 de noviembre de 2010 a las 12:08

NO hace mucho me contaba uno de esos outsiders habituales, un idealista con gran preparación, categoría personal e inquietudes intelectuales, uno de esos notables que por norma salen escaldados de la política, la propuesta que le había llegado a la administración de uno de los promotores más conocidos de la Costa del Sol. Iba en representación de gran parte del colectivo y eran los años de la euforia: “Lo que hay que hacer es construir un peine de autovías desde la Costa del Sol hacia las sierras”. En definitiva, urbanizar hasta donde alcanza la vista en un destino turístico ya de por sí masificado y que tiene muchos pecados inmobiliarios por purgar si quiere que algún día se le retire el estigma y la comparación con Benidorm.

La corona montañosa del litoral malagueño, con las joyas naturales y, por qué no, antropológicas, que abundan en la Sierra de las Nieves y el Valle del Genal, es nuestra última esperanza para la redención. Se trata de un lugar sujeto a enormes presiones especulativas que, cual aldea gala, resiste ahora y no sabemos si siempre al invasor del ladrillo. Cierto que en Ronda sobran excesos, pero sigue siendo una de las ciudades más hermosas de España. ¿Y qué no se puede decir de los pueblos blancos de Genalguacil, de Benadalid, de Cartajima o Pujerra?

Toda esa belleza se verá seriamente comprometida con el absurdo proyecto de autopista de peaje que tienen en estudio la Junta y la Diputación. Una idea de otros tiempos. Y nunca mejor dicho en este caso. No sólo porque la iniciativa es insoportablemente desde el punto de vista ambiental y paisajístico, sino porque viene heredada de una promesa del GIL. En 1999, Trinidad Aragón ganó sorpresivamente las elecciones municipales con ese proyecto que se había sacado de la manga. Prometió a los rondeños que en veinte minutos llegarían a bañarse a las playas de Marbella. Nada dijo de lo que se revalorizarían los terrenos al norte de la ciudad donde entonces aún recalificaba a sus anchas Jesús Gil. La derrota socialista dolió profundamente a Juan Fraile, presidente de la Diputación, que entonces embarcó a la institución provincial en el proyecto de la vía rápida.

En los años del boom inmobiliario no eran pocos los rondeños que bajaban a la Costa a trabajar en la construcción, y sufrían una carretera llena de curvas en la que la Junta seguramente debería invertir un poco más. Enquistada, la iniciativa la heredó Pendón, que la dejó dormir, hasta que llegó alguna campaña electoral –sinceramente, no recuerdo cuál– y a alguien se le ocurrió prometer que el Gobierno andaluz se implicaría. Incluso se anunció que la carretera estaría funcionando para 2012. Afortunadamente, de momento sólo es un estudio abierto a alegaciones, en el que se anticipan su altísimo coste (350 millones) y la obviedad de que no será rentable para la inversión privada salvo que haya dinero público de por medio. No parece que el horno esté ahora para muchos bollos, aunque siempre será posible que cualquier empresa opte a construir la autopista si se ha garantizado antes sus buenos terrenos a los que sacar aún mejores plusvalías.

¿Saben quién es uno de los mayores terratenientes de la zona? El Rais libio. Gadafi. Sólo tiene unas 7.000 hectáreas de nada por los alrededores.