Archivos para el tag ‘Mourinho’

El respeto perdido

Javier Gómez | 4 de marzo de 2011 a las 14:32

ESPAÑA-FÚTBOL-LIGA PRIMERA DIVISIÓNEl deporte, desde luego, no es lo que practica Mourinho. Pero empiezo a pensar que tampoco Pellegrini, que nos parecía un caballero, entiende de qué va esto. Sí, para ellos puede tratarse de un oficio mercenario. Muy bien pagado, por cierto. Demasiado bien pagado, sin duda.  Pero todo gracias a que  para miles, millones de aficionados, es tanto un deporte como un sentimiento. Una pasión heredada de padres a hijos. Y eso nunca se puede despreciar. Si el miércoles lo hizo el entrenador portugués, un maestro de la mala educación y la salidas de tono, quien insultó el jueves al malaguismo fue su propio entrenador.

Puede parecer utópico intentar ganarle al Real Madrid en el Bernabéu. También al Barcelona en el Camp Nou. Pero no por ello hay que dejar de intentarlo, bajar los brazos, admitir que no se había viajado a competir ni siquiera por un punto, como escandalosamente manifestó el técnico chileno tras la debacle por 7-0. Para eso no te presentes en el campo. Así te ahorras el insulto a los jugadores que has plantado en el césped. El deporte no debería ser un juego sucio en el que vale todo para ganar. Pero tampoco una actividad indigna. Con una filosofía como la de Pellegrini, Nadal apenas jugaría partidos por abandono previo de sus rivales; pocos equipos querrían salir al campo frente a los Lakers y Usain Bolt correría solo.

Lo lamento mucho, señor ingeniero. De golpe le he perdido todo el respeto. Y al Málaga se lo han perdido muchos rivales.

Etiquetas: , ,

El mundo de Mou y Roca

Javier Gómez | 3 de marzo de 2011 a las 10:47

mourinho

Resultaba ayer inevitable pensar en Roca, vacilando de nuevo al personal, riéndose de toda España y especialmente de esos 4.299.263 parados con que nos volvió a sacudir la estadística, cuando se escuchaba a Mourinho. Pensarán ustedes que este articulista ha perdido la cabeza, que es un exceso comparar al cerebro del caso Malaya -cuando hablaba en el juicio de lo bien que se puede vivir con un sueldo, legal pero escandaloso, de 12.000 euros netos al mes- con el técnico del Real Madrid en la rueda de prensa previa a su enfrentamiento con el Málaga. Pero sinceramente, el grado de corrupción ética y la chulería de ambos parece muy similar. Durante meses se ha intentado defender al entrenador luso con el argumento del resultadismo y echando mano de su impecable currículum de títulos. Cierto, ha llenado las vitrinas de sus equipos de trofeos, pero los ha ido dejando huérfanos de moral, respeto e incluso prestigio. Mourinho va de triunfador por la vida, cobra 10 millones de euros al año y desde luego sabe tanto de dirigir equipos como de manipular a su favor los titulares de prensa, radio y televisión. Pero en realidad se trata de un pobre hombre y de un pésimo deportista. Su principal legado serán miles, puede que millones de niños, que crecerán pensando que vale todo para ganar, que hay que despreciar al rival y pasarse tanto o más tiempo quejándose que trabajando. Y si todo falla, siempre queda el recurso de echar la culpa al resto del mundo.

Bien pensada, esa pauta de comportamiento no está patentada por el portugués y vale para muchos ámbitos. Desde los promotores inmobiliarios, abogados y arquitectos que se hicieron ricos en Marbella y en otros muchos lugares de la Costa del Sol en los tiempos de Roca y en los actuales a base de carecer de cualquier tipo de escrúpulo, hasta la clase política en general. El mismo tipo de insulto gratuito que ayer le lanzó a Pellegrini, al Málaga CF y a su afición lo escuchamos a diario entre nuestros cargos públicos. Las zancadillas, agarrones, patadas en la espinilla y protestas al árbitro no sólo son frecuentes sino que parecen obligatorias entre concejales, alcaldes, consejeros, diputados y demás excelentísimas señorías.

Lo único importante, da igual lo que os digan, niños, es ganar. Dinero, propiedades, títulos, elecciones, qué más da. El fin justifica todos los medios. Si para ello hay que tragar a un tránsfuga en la lista, untar a los medios para taparles la boca, hacer desaparecer unos contenedores que afean mi sede, prometer un disparate en cada plaza o inaugurar a la carrera un museo pese al consejo de los expertos, adelante. El mundo está lleno de Mous y Rocas.

Héroes

Javier Gómez | 23 de abril de 2010 a las 13:54

En una sociedad falta de héroes, o que más bien no sabe dónde buscarlos, con demasiada frecuencia recurrimos al deporte. Y así acabamos convirtiendo en modelos a jóvenes que por lo general no tienen más mérito que saber golpear un balón con un pie, meterlo en una canasta o darle con una raqueta. Una estrella del deporte, no hay más que enchufar la tele, no sólo nos vende zapatillas. También cereales, coches, seguros, productos bancarios, viviendas, hoteles, viajes, relojes, centros comerciales… Entre los medios y los anunciantes encumbramos tanto a los deportistas que luego, cuando estos demuestran que son humanos, y por tanto, pecan, el batacazo es descomunal. El último caso, que no el único, es el de Tiger Woods. Sigue siendo el mejor golfista de la historia, con el componente racial añadido a su leyenda, pero ahora nos interesa más saber cuántas veces le ha puesto los cuernos a su mujer. Y los que idolatraban a Tiger lo han bajado del pedestal a pedradas. Ahora prefieren a Mickelson, que cuando gana corre a abrazarse a su esposa, con un cáncer de pecho. Esa sí es una historia bonita.

Parece como si parte de la profesión fuera caer bien a la gente, ser simpático, inteligente, gracioso, de buen corazón. Un santo. Pep Guardiola cumple el perfil. Mourinho, desde luego, no. Messi puede ser el mejor, pero es tan humilde y tímido que parece cortito. En cambio, Cristiano Ronaldo, es un chulo redomado. Da igual que sea un profesional dedicado, en realidad es un tipo al que le gustan las fiestas que se pierde por las mujeres guapas. ¡Pues como la mayoría de los veinteañeros!

A Kobe Bryant lo están bajando del trono a golpes. No es un buen compañero, demasiado chupón, demasiado arrogante tanto en la victoria como en la derrota. Algo parecido le ocurre a Fernando Alonso. Ya puedes ser el mejor, que si no eres también encantador, en España te saldrá antes un club en contra que de admiradores.

Por fortuna, en nuestro país contamos con varios deportistas que son ejemplo tanto dentro como fuera de las pistas. No es que desde aquí se lo exijamos, pero sabiendo que para millones de niños y jóvenes son modelos a seguir, deberíamos dar gracias por tener gente como Rafael Nadal y Pau Gasol. Son unos fenómenos.