Ellos también son actores (parecidos razonables)

Fede Durán | 6 de marzo de 2008 a las 19:14

Es evidente. La política requiere ciertas dosis de falsedad. Esos besos en la jeta del niño rubio. Las manos estrechadas con efusividad. Abrazos, canciones, poemas, todo en el momento exacto, cuando la cámara vigila y dispara. Y qué bien salen los tíos. Sonrientes, satisfechos, sobradetes. El paralelismo con el cine y los actores es evidente. Menos mal que el celuloide no engaña: uno compra ficción cuando paga la entrada. Los líderes mundiales, y también los ibéricos, juegan a otra cosa. Pero la cantinela es tan vieja que no merece la pena analizarla. Mejor buscar semblanzas.

1. Zapatero, alias ZP, alias Z. Sus cejas, como las del lehendakari, son calcadas a las del capitán Spock. La boca del Jocker interpretado por Jack Nicholson en Batman también cuela. Para los ojos seremos buenos: ahí está Paul Newman. Y ese cabello en declive bien podría calzarlo el jovencito Bruce Willis de Luz de Luna.

2. Rajoy, alias R, alias el padre de La Niña. Aunque la barba da mucho juego (el abuelo de Heidi casaría con su obesión por la chiquilla imaginaria), aquí se impone el conjunto. Don Mariano es clavadito (nariz, boca, perfil) a un fraggle rock. Sin peluca estridente, entiéndanme.

3. Llamazares, alias Gaspi, alias El Hombre Virtual. El tío es sosete, pero a alguien debe parecerse, ¿no? Déjenme pensar. Tic tac, tic tac. Lo siento, me encomiendo al anónimo samaritano que se aventure por estos derroteros.

4. Cajón de sastre para el resto: Ibarretxe, ya mencionado, es Spock, quizás incluso más feo y agrio; Carod pasa perfectamente por un Hércules Poirot más calvo y gordo; Duran i Lleida se acopla lejanamente a John Malkovich o Ed Harris; Rosa Díez a Helen Mirren (que no se ofenda ninguna de las dos si su contraparte no está a la altura) y Albert Rivera, con esa cara de niño bueno, pues tal vez a un hobbit de pelo corto.

Se admiten sugerencias.

  • Rick Astley

    Hablando de parecidos razonables, usted me recuerda a Ahmadineyad.

  • Sera

    Me llena de orgullo y satisfacción ser el primero en escribir un comentario en este blog. Ánimo y a ganar!!

    Dicho esto, de forma breve plantearé una duda razonable que me surge al pensar un poco sobre este tema. ¿Son los políticos actores porque no quedan ya más armas para convencer a un electorado cada vez más desilusionado? ¿O son actores a la fuerza, víctimas de tanto analista, tertuliano y sabio que hoy en día proliferan en prensa, radio y TV?

    A veces tengo la sensación de que esta España nuestra (con 40 millones de expertos, desde fútbol hasta decoración interiorista de jardines) obliga a los políticos a esta sobreactuación, so pena de someterse al fatídico “qué dirán” , como cualquier hijo de vecino de comunidad.

    ¿Qué pasaría si se recobrara un poco de cordura y no se le diera la misma importancia al “cuándo”, “cómo” y “dónde” que al “QUÉ”? Sin olvidar que las formas son importantes, ojo! Quizá nuestros políticos volvieran a hacer campaña presentando programas, ideas, iniciativas y soluciones que nos ayudaran en el día a día.

    Salu2,

    (PD: Si hubiera encontrado un parecido razonable para el Sr. Llamazares, este comentario hubiera sido bastante diferente)

  • Alhada

    Llamazares siempre me ha recordado a papá pitufo.

  • josé luis

    Varias sugerencias. Llamazares es clavadito al presidente iraní Ahmadineyad. En alguna que otra ocasión le recuerdo emulando al colérico dignatario musulmán envuelto en el pañuelo palestino. También se da un aire al actor que hace de padre en la peli Pequeña Miss Sunshine, el cómico Steve Carrell. Podría ser la profesión idónea para Llamazares cuando se decida a abandonar la política. Quizá en esta misma legislatura si recibe un revés electoral. El parecido de Zapatero con Mr. Bean es incuestionable. Lo hecho en falta. El gesto de la ceja le asemeja a las muecas imposibles del cómico inglés. Saludos.