Unión de Repúblicas Socialistas Andaluzas

Fede Durán | 14 de julio de 2009 a las 19:28

Si Andalucía fuera un Estado, cada día se parecería más a la Unión Soviética. El peso de la Junta en la vida profesional de esta tierra es asfixiante y también desalentador. Pruebe a fabricar una encuesta sobre la marcha: ¿Cuántos amigos y conocidos trabajan para ella? ¿Cuántos para la empresa privada? Los porcentajes serían aterradores, sobre todo para quien no está dispuesto a transigir o a ingresar en el Partido (con mayúsculas, para que se note su poderío). La Junta extiende además su red allende sus consejerías: Alestis, Santana, Sadiel o el más reciente caso de Avánzit son cuatro buenos ejemplos.

La telaraña es complejísima: si usted quiere montar una empresa, debe optar a las subvenciones autonómicas salvo que sea descendiente directo de Rockefeller (o Madoff). ¿Quién las otorga? Si usted quiere estudiar en el extranjero un posgrado, debe optar a las becas talentia. ¿Quién las otorga? ¿Con qué criterios? ¿Con cuántas plazas previamente adjudicadas? Esta tierra necesita menos tutelas y más nervio emprendedor. Ejemplos hay, aunque me niegue a citarlos por temor a despertar la inexacta pero frecuente sospecha del patrocinio. La Junta, ese ente compuesto por tantos y tantos políticos, funcionarios y simpatizantes socialistas (el resto, por desgracia, consta pero no cuenta; no esperen progresiones espectaculares en el escalafón basándose sólo en los méritos profesionales), olvida que la costeamos nosotros, todos los andaluces de nacimiento, corazón o residencia. Menos humos y más humildad (me viene a la mente Pizarro, no sé por qué). Menos motos y más libertad. Si pensaban que con Chaves se acababa la función, despierten de la pesadilla y empálmenla con la siguiente, tan vivita y coleante como la anterior.

PD: ayer, martes 11 de agosto, Expansión publicó una hermosa radiografía del asunto. Andalucía es la comunidad que más dinero gasta en alimentar a su nutrido (256.115 personas) cuerpo de funcionarios: 9.710 millones de euros frente a los 7.011 de Cataluña o los 6.506 de Madrid. El coste del funcionariado per cápita se eleva a 1.200 euros cuando la media nacional se sitúa en 1.160… y lo mejor de todo es que, en tiempos de crisis y con el cartel de la extravagancia asociado a las subidas salariales, la Junta premia a los suyos con un incremento del 3,6%.

Etiquetas:

  • Chema

    El Estado se suele definir como una gran maquinaria y, en ocasiones, hay fenómenos industriales que se le aplican como anillo al dedo.

    El caso que me llama la atención es el de los coches americanos que, tradicionalmente, han sido grandes, potentes y buenos bebedores de gasolina. No obstante, tras la escalada de precios del petróleo, que hasta los estadounidenses notaron, y la crisis, el consumidor ha optado por vehículos más sostenibles y económicos de golpe y porrazo, dándole el rejón de muerte a gigantes como General Motors.

    Cuando los fondos europeos desaparezcan en 2014, qué pasará con ese artefacto gargantuesco que has descrito en el post, con esa máquina ineficiente que consume recursos a manos llenas por culpa de la corrupción (origen de todos nuestros males)

    ¿Crees que el hormiguero se volverá caníbal cuando falte alimento? Quizás el darwinismo político purgue así el sistema.

  • Peorc

    Me parece que ha acertado. Opino igual aunque no sabria esplicarlo tan bien. O estas con nosotros o no te comes una rosaca. Y de libertad nada. Ponte enfrete y lo veras. En los pueblos nos conocemos todos. En Ubrique nos las estan dando todas en el mismo lado con la sanidad, como un grupo de prsonas ha pedido mas medicos y no nos hemos creido que la Junta lo está haciendo bien, pues o pasas por el aro o nada. Como no le damos palmas, ajo y agua.

  • martinidemar

    ¡Cuántas veces hemos comentado lo mismo en casa!¿Oye, te das cunta de que somos de los pocos de nuestros amigos a los que la Junta no da de comer directa o indirectamente? Nuestras esperanzas están puestas en el 2013, cuando se acaben las ayudas europeas dilapidadas, malgastadas y aquí haya que afrontar de una vez por todas que no hay dinero para, por ejemplo, el centro de inteligencia turística, inaugurado con una fiesta que costó 100.000 euros.

  • Warrior Knight

    Aun dándole la razón, estimado Fede, en que existe un entramado de empresas serviles del ” papá Estado” andaluz y una burocracia corrosiva, creo que no es justo echar toda la culpa a la Junta.

    La idiosincracia del andaluz creo que es fundamental para que exista la situación que describes en el post. Hablas de una situación en la que parece que el único cliente posible es la Junta.

    ¿Por qué las empresas tecnológicas no se dedican a desarrollar productos que puedan ser competitivos en el exterior, aprovechando los beneficios que les reporta tanta contratación pública? ¿Qué más podría hacer la Junta para promocionar sectores como el Turismo o la Ind. Aeronaútica? ¿Tiene amigos conformes en su situación de desempleo remunerado? Yo sí.¿ Por qué gente brillante como algunos que conozco que escriben en este blog no se deciden a emprender? Menos subvenciones y más ideas.

    En mi opinión los grandes fallos achacables, en parte, a la Junta son el nivel educativo(Pero partíamos de un nivel ínfimo) y la política de subsidio agrario( ¿Pero quién le quita la tierra al latifundista para desarrollar otros sectores más productivos?)

    P.D. Perdón por la extensión

  • Guilletron

    a Warrior Knight, no creo que sean ideas lo que faltan en Andalucía, y precísamente en el sector de las nuevas tecnologías, más bien es el capital el que tiene que arriesgar y no tener miedo a perder, y esto también está en “la idiosincracia del andaluz”, porque no perdonamos una, y el que falla una vez, ya no vale. Cuentan que en Silicon Valley si te has arruinado un par de veces y eres capaz de explicar por qué falló tu proyecto, ganas en credibilidad ante eventuales inversores…es algo anecdótico pero habla de cómo se las gastan por allí.

  • maria la cordobesa

    Coincido con usted; los porcentajes de funcionarios son aterradores. Lo vaticinó el psiquiatra y pensador (andalucista-cordobés) en los ochenta: repartirán los puestos de funcionarios, cada día habrá más y luego, ´basta con contar el número de ellos, multiplicar por 2 o tres familiares y compromar el número de electores. Los votos salen ya para que a ellos les salgan los números. Así se monta un virreinato.

  • Mario

    Uh, uh. Cuidado, martinidemar. No sé usted, pero el autor de este blog, asalariado del Grupo Joly… Bueno, eso que dice usted de “a los que la Junta no da de comer directa o indirectamente”… En fin, yo preguntaría, indagaría. Tampoco hace falta mucho. Por supuesto, el autor de este blog no tiene nada que ver con lo que digo. Insisto, él es un asalariado. Hace un trabajo y se le remunera a cambio. Punto.