Crónicas de un escéptico » Archivo » El camaleón

El camaleón

Fede Durán | 23 de diciembre de 2010 a las 15:04

JOAN Rosell nació Juan, catalanizó su nombre durante el largo mandato firmado en Foment del Treball (desde 1995 hasta hoy) y procuró, como hizo el martes, castellanizarse de nuevo cada vez que abandonaba las fronteras de su comunidad para mezclar pistas en el abigarrado escenario nacional. Semejante bipolaridad nominal revela dos verdades: una naturaleza camaleónica y a la vez ambivalente. Que mute de piel no es malo: Rato y Piqué fueron rojetes antes que conservadores; Mussolini socialista antes que fascista; Sabino Arana nacionalista antes que (ya en su lecho de muerte) españolista.

La ambivalencia, que implica la coexistencia de dos sentimientos opuestos, sí parece un problema. Sobre todo cuando su flamante presidencia de la CEOE pudiera ser también flamígera al deberle gran parte del éxito al respaldo decisivo de CEIM, la patronal madrileña que comanda Arturo Fernández, inminente vicepresidente primero de don Joan/Juan. Flamígera porque Madrid y Cataluña se entienden a trompicones, pero también porque ese presunto eje de poder casa mal con los guiños recientes de Rosell al programa de CiU y porque, cuando dos gigantes económicos se unen, Andalucía, la otra gran región sino por pasta sí por población, queda definitivamente marginada en la eterna faja de su Sierra Morena.

Quedémonos con su pellejo de colores. El patrono de patronos ha bebido de muchas aguas políticas y, como el conde de Montecristo, ha diversificado tanto que su biografía ideológica es de difícil reconstrucción. Esa nebulosa es una ventaja para trabajar en varios frentes a la vez e intentar contentar a la familia empresarial española sin despojarse, ya en Cataluña y firmando Joan, de las palmaditas encriptadas a la tribu convergente e identitaria. Entretanto, Santiago Herrero tendrá que negociar su encaje en el organigrama de la CEOE. Por cuotas territoriales, debería corresponderle una de las nueve vicepresidencias. Siempre que Rosell esté dispuesto a olvidar los reproches que le llovieron en campaña.

Los comentarios están cerrados.