Crónicas de un escéptico » Archivo » Griñán el cabizbajo

Griñán el cabizbajo

Fede Durán | 23 de febrero de 2012 a las 14:37

El PSOE ha hecho lo que hacen los amantes más prácticos cuando su amor se rompe: pensar en el futuro, olvidar el pasado, dominar el presente. Rapidísimo se han puesto el traje de oposición, un traje chillón con chapas reivindicativas en la solapa. Le están sacando partido a todo: a las cargas policiales de Valencia, a la subida de impuestos, a la reforma laboral, al aborto. Sólo hay un problema: tanto ímpetu queda empañado por ese pasado que pretenden dejar atrás a golpe de grito, advertencia, movilización o causa perdida. Ellos estaban ahí cuando estalló la crisis. Ellos la agravaron con medidas de despilfarro, con panes y peces no bíblicos sino de ikea (o de cartón piedra, que es casi lo mismo). Ellos, con Zapatero a la cabeza, son el símbolo, justa o injustamente, de la España del enésimo pelotazo. Y esa España, en justicia, es obra de todos: de los políticos y sus diferentes gobiernos, de los empresarios más facilones, de los trabajadores menos comprometidos, de los sindicatos y de la madre que nos parió. Pero hay una cosa que se llama credibilidad, y el ciudadano la reparte cíclicamente: hoy, al PSOE, no le toca, y cualquiera de sus ataques a Rajoy se topa con un argumento sencillo y eficaz: “miren el país que nos dejaron; y no es la primera vez”.

Andalucía, que celebra por primera vez sus elecciones separadamente, es la batalla definitiva. Mostrará hasta dónde llega la decrepitud del PSOE o hasta dónde se extiende el dominio de la gaviota. Nadie duda, o al menos las encuestas y muchos de los dirigentes implicados no lo hacen, que Arenas ganará. La cuestión es con cuánto margen. La pinza PSOE/IU, o Griñán/Valderas, es la única salvación para quienes llevan tanto tiempo al mando. Y es una solución esperpéntica y potencialmente conflictiva. Además, Valderas no es extremeño, así que no cabe esperar un Monago II en estas tierras sino más bien una negociación de reparto de consejerías donde paradójicamente los socialistas serían el eslabón más débil.

En cualquier caso, Griñán, por cuestiones exógenas pero sobre todo endógenas, lleva fatal el asunto. Ojeroso y ceñudo, parece derrotado de antemano. Sería estúpido negar su talento, pero a menudo eso no basta. Sobre todo en política. La política es otra cosa. Se basa mucho antes en la gestión del liderazgo y la contentación de los egos que en el currículum y la valía. Si de verdad quiere tener una oportunidad, debe tranformarse. Y debe hacerlo ya. No se trata de vender lo que no hay. El optimismo sólo llegará cuando los vaticinios y cifras de la Comisión Europea o el FMI lo ratifiquen. Se trata de plantar cara a Arenas inteligentemente. Con brío. Castigando su flanco débil, que sin duda serán los recortes que vienen. Explicando cómo puede él (si es que puede) modificar una trayectoria macro y microeconómica tan descendente en la comunidad. Poniendo buena cara. Despegándose del fantasma de Chaves y de la rebelión interna. Jugando a creerse con posibilidades. De lo contrario, podríamos ahorranos ir a las urnas. Le entregamos el trofeo al PP-A y que sea lo que los dioses y los astros quieran.

Twitter: @fede_duran

  • QueverdeeramiValle

    Fede, ¿de verdad no crees en la pinza Griñán/Valderas? ¿ni en la pinza Griñán /IU?… quizás no estás pensando en la que de verdad funcionará: Mr.X/IU/PA. Griñán es cadaver y la X ya tiene nombre y apellidos, está ya negociado. Ya ha cogido de vuelta el AVE y está en las listas correspondientes…y no es calvo.

    Pepote quería convertir Andalucía en la California europea …y vamos camino de ser Cuba…casi igual!

  • Fede Durán

    Claro que creo en esa pinza. Si suman, pactarán. Lo que veo complicado es que el PA vuelva al Parlamento andaluz.

  • QueverdeeramiValle

    Yo tampoco lo creo. La apuesta por la primera pinza tiene una probabilidad del X%, da igual cuanto, y el camino preparado. Asistimos a un teatro hasta el 26, en el que el Oscar se lo llevará un aparente secundario. La venganza es un plato que se sirve frío. Lo más preocupante es el argumento de miedo hacia el PP que nos vende quien nos ha metido en el fondo del hoyo y además espera que salgamos de él porque nos saquen otros. Como me decía cierto empresario enriquecido a base de obra pública andaluza, y poco sospechoso de abrazar al PP, “lo cierto es que 30 años después seguimos los últimos de cualquier ranking que se haga y ese es el verdadero problema a resolver”. El resto es carnaza para las masas.

    Por cierto, discrepo en lo del talento de Griñán, el liderazgo y la contentación de egos. He conocido a pocas personas más soberbias a pesar de poder aportar tan pocos éxitos reales. Llegó a la Junta, se puso a gritar como un descosido (“yo vengo de Madrid y os voy a enseñar como se hace bien esto”) y acojonó al personal, algo desorientado entonces por la salida de Chaves, tanto que nadie quiso ver la profundidad del cuadro sino solo el brillo de algunos colores.

  • Fede Durán

    Griñán es un buen orador y un tipo bien formado. Tampoco lo hizo mal en los dos ministerios que gestionó en la era González (Trabajo y Sanidad, si mal no recuerdo). Su perfil es quizás más de tecnócrata que de verdadero líder, y en eso hay una gran diferencia con Chaves.

  • QueverdeeramiValle

    Tecnocrata? No tiene oposicion real en el parlamento desde hace años y sus nombramientos son sumamente politicos. Los profesionales en Andalucía no quieren trabajar para un sector publico permanentemente politizado. Se digiere mejor coger el AVE los domingos por la noche y volver los viernes. El capital humano que copa los altos puestos tecnicos de la Junta es penoso, las empresas huyen. A Montesierin le pasó igual, nadie con talento técnico quería trabajar para una ciudad que realmente estaba trabajando solo para una coalición politica. Era dificil encontrar a quien nombrar…y así se nombró a quien se nombró y ahora vemos en los juzgados lo que vemos.

  • R.G. del Valle

    Es un artículo inteligente, bien engarzado y dirigido con habilidad, de hecho me ha gustado, pero en su tramo final despide un tufillo que impresiona por lo inclinado a la defensa del Psoe, es una pena que mentes tan preparadas tengan inclinaciones vitales que las desautorizan, pues estoy seguro que podrías ser un buen lider en aquello que decidas intervenir. Al final se puede apreciar que tu master es más un adoctrinamiento que un incremento de la formación.