Crónicas de un escéptico » Archivo » Entrevista a Jordi Sevilla: euro vs dólar

Entrevista a Jordi Sevilla: euro vs dólar

Fede Durán | 13 de noviembre de 2012 a las 13:49

-Aquella frase suya de la economía en dos tardes puede causar la falsa impresión de que hablamos de una ciencia fácil. Hay grandes teóricos mundiales del diagnóstico pero pocos de las soluciones.

-Hay muchos economistas de salón, gente que se sabe muy bien los modelos y las ecuaciones, pero la realidad es otra cosa, porque se trata de una ciencia social donde hay personas que opinan, que pelean, que tienen intereses y no aceptan pasivamente las decisiones que se les proponen. Lo de las dos tardes es una metáfora, pero sigo creyendo que lo que un ciudadano normal o un responsable político cualquiera necesita conocer se aprende con relativa facilidad.

-¿Hasta qué punto el poder político puede doblegar al económico teniendo en cuenta que este último demuestra desde hace años, sobre todo en Wall Street y la City, que maneja las riendas?

-El marxismo advertía que era el poder económico el que mandaba y el político el que le seguía el ritmo. Mientras el Estado nación ha funcionado, la democracia ha permitido que el poder económico se subordinara a los intereses generales a través de las decisiones del poder político. La globalización rompe todo eso porque establece un triángulo donde tienes la democracia, que sigue siendo nacional, el Estado nación, que es el que nos representa en el G20 o la UE, y la economía mundial. No hay desde las instancias de la democracia ni del Estado nación forma de controlar la economía mundial. Eso se la ha dado un poder enorme a los mercados financieros, que se mueven a golpe de bit, y con una velocidad brutal pueden desestabilizar economías enteras. Hay un desequilibrio claramente a favor de los poderes económicos transnacionales.

-Obama se reunió tras su primera victoria con los popes de Wall Street y planteó recuperar parte de la regulación eliminada por Bush. Tuvo que dar marcha atrás.

-Tenemos pendiente la asignatura de regular sin coartar la capacidad de maniobra del sistema financiero internacional. Es verdad que con la definición de los bancos sistémicos por lo menos se acota el marco sobre el cual debería actuar la regulación, pero, ¿quién tiene que hacer esa regulación? Porque muchos de esos bancos pueden tener la sede en EEUU o España, pero no son bancos estrictamente americanos o españoles sino transnacionales, y lo que hace falta es una autoridad transnacional, que podría haber sido la ONU, para acometer esa regulación.

-El problema de la teoría del too big to fail es que da la sensación de que al final, pase lo que pase, la gran banca siempre se salvará.

-Cuando esos bancos van bien se reparten el beneficio, y cuando van mal, las pérdidas se las reparten los contribuyentes. Eso explica que se les quiera someter a controles para dificultarles o impedirles la quiebra. Les obligaremos a contar con unos seguros si llegan a caer. Y desde luego hay que crear unos impuestos sobre sus beneficios.

-Llama la atención que sea el poder judicial el que haya forzado a PP y PSOE a pactar una salida al problema de los desahucios.

-Es verdad, y me congratulo y lo lamento a la vez. Cuando se aprobó el plan de rescate al sistema financiero español propuse que al menos una parte de ese dinero se destinara a condonar las deudas hipotecarias de las familias que estaban realmente mal. Muchas de esas personas se han visto atrapadas en un infierno del que nunca fueron conscientes, es gente que va a perder la casa pero que además pierde lo que le queda de vida porque en España los créditos hipotecarios son personales. Si condonamos deudas a bancos y empresas, es todavía más sensato echarle una mano a los ciudadanos.

-Si diéramos marcha atrás y volviésemos a la presidencia de ZP, ¿qué cosas podría haber hecho el Gobierno de otra manera?

-Todos fuimos víctimas de una ilusión colectiva. Nadie ha construido un piso sin tener un crédito y una licencia urbanística, o sin que hubiese otra persona que comprase. El Gobierno tuvo magníficos resultados presupuestarios gracias a esa burbuja; la banca pudo financiar buena parte de la expansión internacional; la gente accedió a la vivienda. Es verdad que tendríamos que haberlo hecho de otra forma, pero la voz que se hubiera levantado entonces nos habría arrasado.

-Descríbame la relación de la europeriferia con el Reino Unido.

-Es la primera vez en la historia que los países del continente se enfrentan a Alemania sin el apoyo del Reino Unido. Al quedarse fuera de la lucha, se aleja cada vez más de la UE. Los británicos creen que someterse a unas normas comunes implicaría pérdidas en la City.

-… Y con Alemania.

-El euro es el precio que Alemania pagó para que la dejáramos unificarse, pero puso una condición: “le llamaremos euro pero ha de ser un marco”. Y el marco funcionó para Alemania pero no está funcionando para la UE. Alemania ha boicoteado sistemáticamente todos los intentos de avanzar en unión económica y presupuestaria, en armonización fiscal y laboral. Ahora es la acreedora. En una crisis de deuda siempre hay dos partes, ambas igual de responsables. Mientras tengas la fuerza suficiente, puedes hacer recaer casi el 100% de la responsabilidad sobre el deudor, pero esta fórmula no es eterna. Si tuviésemos un euro como el dólar, con ese banco central y ese presupuesto, en España habría entre dos y tres millones de parados menos.

-España: infraestructuras, agroindustria, renovables, clima, turismo, finanzas, constructoras. ¿Es suficiente para remontar?

-Tiene que serlo porque no tenemos otra cosa y además ese conjunto es mucho. Tenemos muchas dificultades, y la nuclear es que no hay crédito, y sin crédito no funciona la economía capitalista, pero no se nos ha olvidado investigar, trabajar, gestionar, innovar o internacionalizar. El Plan PIVE, por ejemplo, es una buena idea y hay que extenderlo a más sectores. Hay que bajar cotizaciones sociales. Hay que revalorizar las pensiones en función del IPC porque la pensión se ha convertido en el ingreso más sólido de millones de familias.

-¿Quién nos asegura que el rescate a España sea menos destructivo que los de Grecia o Portugal?

-La troika no tiene dinero para tratar a España como a Grecia o Portugal. En aquellos países, sustituyó al mercado y dijo: tranquilos, os presto lo que necesitéis. Con España eso no funcionaría porque todo lo que necesita es mucho. Draghi ha dado pistas sobre cómo sería nuestra intervención: no se sustituye al mercado sino que se actúa sobre él para que nos financie más barato. El objetivo es rebajar la prima de riesgo 150 ó 200 puntos. Habrá una negociación durísima, pero el Gobierno tendrá que obtener dinero para reactivar la economía. Sólo a base de recortes no llegamos.

  • hartodetodo

    El señor Jordi Sevilla siempre me pareció uno de los pocos hombres validos en los gobiernos de ZP pero respuestas como esta también indican que no le gusta asumir responsabilidades aunque fueran en este caso colectivas:

    Si diéramos marcha atrás y volviésemos a la presidencia de ZP, ¿qué cosas podría haber hecho el Gobierno de otra manera?

    -Todos fuimos víctimas de una ilusión colectiva. Nadie ha construido un piso sin tener un crédito y una licencia urbanística, o sin que hubiese otra persona que comprase. El Gobierno tuvo magníficos resultados presupuestarios gracias a esa burbuja; la banca pudo financiar buena parte de la expansión internacional; la gente accedió a la vivienda. Es verdad que tendríamos que haberlo hecho de otra forma, pero la voz que se hubiera levantado entonces nos habría arrasado.

    Saludos.

  • euro dolar

    la dualidad euro dólar en este momento tiene muchas dudas que deben tratar de ser aclaradas, pero se mantiene en primeros lugares de popularidad