La extraña pareja

Fede Durán | 31 de marzo de 2014 a las 19:35

La alusión es pastelosa pero viene al pelo. En Grease (1978), Travolta y la Newton-John luchan por el premio escolar a la mejor pareja de baile, pero todo evento organizado colinda con el caos, y el guaperas italoamericano acaba ganando, sí, pero con otra pareja. La vida es así: nunca aprecias el margen de afinidad hasta que mueves el esqueleto, y ayer, en el Parlamento, lo sacudieron con sorprendente sincronía IU y PP. La crítica a Susana Díaz era el hilo musical. José Antonio Castro (IU) estuvo sembrado. Escupió sus reivindicaciones disfrazándolas de cordialidad y se guardó lo mejor para el final. “Sin querer meterle bulla, señora presidenta, sin nada de estrés, le pedimos rapidez en el cumplimiento de nuestro acuerdo de Gobierno”. Ironía, sutileza y firmeza, un buen trébol. La banca pública espera. Y la ley integral de soberanía alimentaria. Y otras que no se mencionaron pero en las que IU trabaja (participación, renta básica). Díaz contestó la parte fácil (habrá recurso contra el presunto suelo urbanizable sobre el que, según el TSJA, descansa El Algarrobico) pero calló en las cuestiones vitales. Quizás no sea la mejor bailarina.

Sin el corsé de las alianzas, Carlos Rojas (PP) estuvo más bien volcánico. “Es la economía, es el empleo… ahí tiene que centrarse (le faltó el “estúpido” que Bill Clinton añadió aquella gloriosa tarde a esa frase)”, sintetizó. El portavoz popular combinó golpes al cuerpo (al todo) y al mentón (a la parte: corrupción) sin ceder ni un milímetro a la inconsistencia que caracterizaba a su predecesor. Merece la pena reproducir su juego de pies. Paso uno. “No nos creemos sus propuestas, usted nos trae otra vez sólo propaganda”. Paso dos. “Un ejemplo: nos vende la misma ley de simplificación administrativa que Chaves trajo al Parlamento en 1995″. Paso tres. “Hasta ahora no se ha ganado el puesto que ocupa. ¿Dónde está su lucha contra la corrupción?”. Paso cuatro (los directos al mentón). Referencias a los escándalos de la Faffe y los ERE, a llamadas al señor Zarrías, al papel del supuestamente oscuro Carmelo Gómez. Y paso cinco (aquí es cuando Travolta se marca un solo y demuestra su increíble juego de cintura y piernas). “Míreme a la cara, levante la mirada y explíquele a los andaluces la corrupción. Es usted presidenta por los ERE y puede dejar de serlo por el mismo motivo”.

SD no levantó la mirada. Estaba tomando notas o consultando papeles. Necesitaba una intervención a la altura de la somanta. Increíblemente, arrancó como en el par anterior de duelos: mofándose del carácter interino de Rojas. Más que falta de imaginación, evidencia falta de seriedad. Después le acusó de llegar a la Cámara “cargado de radicalismos”, recurrió -otra vez- al y tú más al sugerirle al PP que se preocupe por sus propios mangoneos y ensayó una suerte de derribo por contraste. Es la Junta la que defiende el corredor atlántico, mantiene comedores, refuerza las becas que Madrid recorta y convoca oposiciones. “¿Sabe usted lo que me dijo Rajoy hace poco? Gracias, presidenta, porque al cumplir Andalucía su objetivo de déficit en 2013 lo cumple también España”.

En el segundo round los contendientes perdieron fuelle. “Dijo que no se podía gobernar mirando al Íbex 35″, le afeó Rojas después de sus instantáneas con Fainé y Botín. “Yo le tiendo la mano a todo aquel que quiera invertir en Andalucía”, contestó Díaz, que a la segunda sí levantó la mirada porque se siente arropada por la Cámara y con el micro del pueblo andaluz bien agarrado. “Póngase a trabajar: en estos seis meses ha demostrado que el PSOE lo puede hacer peor que en 32 años. Si se pone, le vamos a ayudar”, prometió él. “Usted confunde la inactividad del PP con la realidad de Andalucía”, replicó ella.

Y es verdad que a veces conviene husmear esa realidad, a ser posible con datos oficiales, para saber de qué estamos hablando. En la región hay 1.446.660 parados, una tasa global del 36,32% y otra juvenil del 63,95%, según la EPA del último trimestre de 2013. Andalucía cuenta con el menor presupuesto sanitario por habitante de España: 978 euros frente a una media de 1.214. El SAS ha perdido a más de 7.000 profesionales. En la enseñanza pública hay 865 profesores menos que hace un lustro y 139.224 alumnos más, según la Consejería de Educación. Por poner algunos ejemplos.

Los comentarios están cerrados.