Archivos para el tag ‘Ibarretxe’

Cruces genéticos

Fede Durán | 29 de septiembre de 2008 a las 17:45

Fíjense qué diferencia. Dos presidentes autonómicos con los mismos mandatos a cuestas (también dos) lo ven antagónicamente: Juan José Ibarretxe, alias Raca Raca, optará por tercera vez a la Lehendakaritza porque está “bien, lleno de ilusión y de energía”. Marcelino Iglesias, discreto y sensato, colgará las botas para que en Aragón no pase lo que “siempre pasa con los imprescindibles”. Uno no tiene otra cosa que hacer y el otro prefiere variar. Uno alargará la agonía de la consulta separatista y el otro quién sabe si acabará en el sector privado con más sueldo y menos ideología.

No es un secreto que Ibarretxe me cae mal. No tanto por sus obsesiones como por su afán de imponerlas. Él está convencido de que, si se celebrara, su referéndum triunfaría. Admiro que confíe tan ciegamente en su poder persuasivo, pero pagaría por ver su cara si el guión le explotara en plena jeta. ¿Haría entonces como en Quebec (equis procesos hasta que el sí se impusiera)? Seguro. Y además lo llamaría democracia. Marcelino es otra cosa. Su nombre ya evoca bondad. El tipo conectaba bastante con Maragall; a ambos los unía una cierta concepción de España. Habla catalán porque tuvo ancestros en la Franja. Se siente español sin complejos. Y encima coge el petate cuando la tendencia es justo la opuesta.

Como la manipulación genética ganará terreno en el mundo conforme los años pasen y los escrúpulos se disipen (Un Mundo Feliz), propongo combinaciones variadas en busca de ese aristotélico punto medio.

  • Ibarretxe-Iglesias: Esta mezcla sólo puede parir un Duran i Lleida, pellejo nacionalista, entrañas españolas.
  • Chaves-Chávez: Imbatible cruce donde a la capacidad de resistencia y presidencia se uniría una endemoniada verborrea populista.
  • Zapatero-Aznar: Un toque de estupidez, dos de petulancia, tres de ceguera.
  • Rajoy-Fraga: Un gallego al cubo… blanco y en botella: futuro líder del BNG.
  • Álvarez (Magdalena)-Botella (Ana): La primera necesita menos andalucismo callejero y la segunda más, así que perfecto.
  • Gallardón-Carod: Ostras… no me lo imagino.

Ellos también son actores (parecidos razonables)

Fede Durán | 6 de marzo de 2008 a las 19:14

Es evidente. La política requiere ciertas dosis de falsedad. Esos besos en la jeta del niño rubio. Las manos estrechadas con efusividad. Abrazos, canciones, poemas, todo en el momento exacto, cuando la cámara vigila y dispara. Y qué bien salen los tíos. Sonrientes, satisfechos, sobradetes. El paralelismo con el cine y los actores es evidente. Menos mal que el celuloide no engaña: uno compra ficción cuando paga la entrada. Los líderes mundiales, y también los ibéricos, juegan a otra cosa. Pero la cantinela es tan vieja que no merece la pena analizarla. Mejor buscar semblanzas.

1. Zapatero, alias ZP, alias Z. Sus cejas, como las del lehendakari, son calcadas a las del capitán Spock. La boca del Jocker interpretado por Jack Nicholson en Batman también cuela. Para los ojos seremos buenos: ahí está Paul Newman. Y ese cabello en declive bien podría calzarlo el jovencito Bruce Willis de Luz de Luna.

2. Rajoy, alias R, alias el padre de La Niña. Aunque la barba da mucho juego (el abuelo de Heidi casaría con su obesión por la chiquilla imaginaria), aquí se impone el conjunto. Don Mariano es clavadito (nariz, boca, perfil) a un fraggle rock. Sin peluca estridente, entiéndanme.

3. Llamazares, alias Gaspi, alias El Hombre Virtual. El tío es sosete, pero a alguien debe parecerse, ¿no? Déjenme pensar. Tic tac, tic tac. Lo siento, me encomiendo al anónimo samaritano que se aventure por estos derroteros.

4. Cajón de sastre para el resto: Ibarretxe, ya mencionado, es Spock, quizás incluso más feo y agrio; Carod pasa perfectamente por un Hércules Poirot más calvo y gordo; Duran i Lleida se acopla lejanamente a John Malkovich o Ed Harris; Rosa Díez a Helen Mirren (que no se ofenda ninguna de las dos si su contraparte no está a la altura) y Albert Rivera, con esa cara de niño bueno, pues tal vez a un hobbit de pelo corto.

Se admiten sugerencias.