Crónicas de un escéptico » Marx

Archivos para el tag ‘Marx’

La República de Iberia

Fede Durán | 5 de mayo de 2008 a las 19:03

La historia no ha alentado la fraternidad entre españoles y portugueses, aunque cohabitación hubo. Entre 1580 y 1640, tres Felipes (II, III y IV) gestionaron un imperio al cuadrado con distinta suerte. El azar alentó la breve unión: ni Sebastián I tuvo prole ni Enrique I El Casto quiso (o pudo) desmerecer su apodo. Los Habsburgo tuvieron ojo y supieron jugar sus bazas en ese culebrón que son los tronos y las sucesiones. Volemos raudos al presente para recuperar aquella realidad pasajera y engarcémosla con el ejercicio de política-ficción predilecto de Saramago. ¿Es posible repetir la jugada? Según la vieja premisa de Marx, por supuesto que sí. Además, ya no tocaría que la cosa acabara en drama sino en comedia. ¿Se imaginan un hermanamiento presidido por el humor? Vecinos de uno y otro lado de la frontera bebiendo oporto, o rioja, o cava a la orilla del Tajo. O del Atlántico. O del Mediterráneo.

Habría que reorganizarlo todo, claro. Propongo una triple capital Lisboa-Madrid-Barcelona. La diagonal ibérica. La envidia de Europa. Lisboa pondría la belleza melancólica. Madrid la electricidad social bien entendida. Y Barcelona el toque vanguardista. Para evitar los celos, el triple poder también se repartiría. El Gobierno, en Madrid. El Congreso para Lisboa y el Senado para Barcelona. ¿Y los jueces? Podrían echarlos a suertes. ¿Demasiado despilfarro? Bueno, pues que los grandes líderes se aprieten el cinturón y mejoren la gestión. Menos coches oficiales, aviones y helicópteros fletados y recepciones de lujo. Si el superviviente civil puede hacer frente a la reestructruración de su economía cuando llegan las eras de miseria, ¿acaso no pueden ellos, sobradamente preparados, bajar el listón palaciego?

El nombre no debería ser un quebradero de cabeza. República Ibérica suena mejor que Iberia porque no recuerda a ninguna aerolínea. Recurrir a los híbridos es otra opción, aunque ninguno destaca por su musicalidad. ¿Espagal? ¿Portuña? Tampoco hay que acuñar moneda: ya tenemos el euro. La bandera podría mantener en medio el rojo que ya exhiben ambas enseñas (en el centro unifica más) y añadir el amarillo español y el verde portugués. Si las bandas fuesen verticales, seríamos parientes de Camerún, por ejemplo. Si optamos por el look horizontal, el clon se llama Bolivia. Nuestro potencial turístico se ampliaría y superaríamos a Francia como gigante del sector. La comida, oh, la comida ya no tendría parangón. Ni los vinos. Ni la exquisita combinación de paisajes.

Más crucial es el tema de la Liga. Lo razonable sería mantener el cupo actual de 20 equipos pero, ¿con qué cuotas? Diez y diez parece un reparto desequilibrado dado que en España el nivel es superior. Además, se trata de trasladar a la competición el peso de 45 millones de habitantes frente a sólo diez. Nuestros hermanos lusos, evidentemente, protestarán. Primer agravio comparativo sobre la mesa, dirán. O diez escuadras o nada de nada. Lo malo es que nos fastidiarían el invento cuando estaba casi listo. Habrá que descatalogar la bandera, desterrar la denominación nacional, renunciar a la diagonal capitalina y beber oporto o rioja pensando que son brebajes riquísimos, sí, pero propiedad del otro bando. Saramago ya no existirá y no quedarán culturetas que rememoren aquel remoto matrimonio de 60 años. Y la culpa será del fútbol. No hace falta citar a Trillo para saber lo que diría ante tamaño despropósito.