Archivos para el tag ‘Mundial de Sudáfrica’

Terciopelo Cojo

Fede Durán | 17 de junio de 2010 a las 17:46

Neurosis: 1. f. Med. Enfermedad funcional del sistema nervioso caracterizada principalmente por inestabilidad emocional.

Forofo: 1. adj. coloq. Partidario entusiasta de un equipo deportivo. U. t. c. s.

España: la ~ de pandereta. 1. f. U. para aludir a una visión que en el extranjero se tiene a veces de España, basada en lo llamativo y folclórico. cierra, ~. 1. loc. interj. Era u. en la antigua milicia para animar a los soldados y hacer que acometiesen con valor al enemigo.

Mundial: 1. adj. Perteneciente o relativo a todo el mundo. 2. adj. ant. Perteneciente o relativo al mundo humano. 3. m. Dep. Campeonato en que pueden participar todas las naciones del mundo.

Si mezclan las palabras anteriormente referidas, se harán una idea del estado anímico del país en una fase, polvorienta y achacosa, donde tendríamos que estar pendientes de negocios más importantes. La reforma laboral, por ejemplo, bien camuflada por Zapatero entre vuvuzelas, cantadas y críticas feroces a Perro-Pachón Del Bosque. Yo me declaro víctima de su táctica, porque es cierto que ayer, viendo, o sufriendo el España-Suiza, me olvidé de las cajas de ahorros (la madre que las parió), los sueldos de coña, el paro, las agencias de calificación y los berrinches de la Merkel. Lo que le achaco a la selección es que no nos haya dado una alegría ante un rival menor, porque el drama de la eliminación redoblaría nuestra sensación de ser una nación ruinosa en todos los sentidos. Espero que estos tíos, que van a cobrar 600.000 euros por barba (el salario de muchos trabajadores juntos) si levantan la copa (harto improbable como ya hemos intuido) suden la zamarra y nos hagan al menos traspasar la puerta de la primera y penosa ronda.

Por otra parte, agradecería al entorno, y creo que me lo agradecería también a mí mismo con idéntico entusiasmo, dejar de pensar en la derrota, los cruces, las matemáticas y la ilustre opinión de la prensa patria y extranjera. Se trata de una pelota que, entre o no, difícilmente cambiará nuestras rutinas, frustraciones y sueños.

PD: eso sí, a Honduras ni agua. Y a Chile menos.