Archivos para el tag ‘reforma laboral’

Pactad, malditos

Fede Durán | 4 de mayo de 2010 a las 16:37

Zapatero y Rajoy se citan mañana (5/5/10) para hablar, esencialmente, de: 1. Grecia y 2. Las cajas de ahorros. El primer punto no debería generar demasiadas controversias. España, como país de nuevo semipobre, quiere dar ejemplo con sus 9.800 millones por si algún día se ve en las mismas que sus primos del club PIGS. El segundo tiene más chicha: salvo sorpresas, será un diálogo de sordos, pues un bando y otro han procurado convertir el chiringuito financiero en una especie de chiringazo con una matriz rentable que absorba satélites y satelitillos siempre bajo la premisa (intra)autonómica. Cajasol, la única excepción hasta la fecha si no se cuentan las alianzas frías (navarros y canarios ya entienden de eso), ha concretado una jugada demasiado pequeña, en términos de volumen de negocio, a juicio del Banco del España. ¿Van a cambiar de idea ZP y Mariano? Estaría bien. El PP podría empezar por Galicia. Y el PSOE bien podría argüir que ya lo ha hecho en Andalucía. Desbloquear es de sabios.

Lo sorprendente sería (y probalemente será) que no entre en escena la reforma laboral y su indecente retraso. No ya porque tarareen el sustantivo URGENCIA voces extranjeras y nativas, sino porque, como tantas veces se ha escrito, la demora torpedea cualquier atisbo de recuperación. Curiosamente, el Gobierno siempre ha negado la luz verde a un abaratamiento del despido que sin embargo se produciría igualmente si nos atenemos a la letra de sus más recientes propuestas (una generalización del contrato de fomento del trabajo con indemnizaciones de hasta 33 días por año trabajado en el mejor de los supuestos -despido disciplinario e improcedente-). Flotan también en la nube mixta de los asuntos pendientes la temporalidad, viejo grano en el culo español, y el absentismo, venido a menos en estos tiempos de miedo al paro. Es éste un conflicto de máscaras donde Zapatero se niega a mostrar el rostro de la responsabilidad (en términos de imagen, su valentía sería costosísima; en términos patrióticos -recuerden: fue el acuñador de aquello de los patriotas de hojalata-, relativizaría, tardía pero aceptablemente, su nefasta gestión económica). Rajoy debería poner de su parte animando al hombre con un par de palmadas en la espalda y una promesa de apoyo público tras la adopción de las medidas pertinentes. Grecia avisa: lo que no se haga cuando toca se hará mucho más traumáticamente después sin ese carácter voluntario que engrasa mejor que lo obligatorio cualquier tránsito hacia la austeridad y el sacrificio.

La cita no deja de tener, por último, una pátina mimética inspirada en la lección portugesa. Si Sócrates y Passos se unen y abrazan a las duras, nadie debe esperar menos de nosotros, vecinos pretendidamente ejemplares.