Archivos para el tag ‘20D’

La campaña se pone barroca

Jesús Ollero | 6 de diciembre de 2015 a las 6:54

Operación Menina. Dicho así parece un golpe de la Guardia Civil a la trata de blancas o algo peor.Pero no. Es la maniobra que, dicen, tiene prevista MarianoRajoy si la cosa se pone más procelosa de la cuenta después del 20D. No es de ayer, de hecho venía explicada en algún medio digital la semana pasada, pero que Pablo Iglesias la soltara en público y que se hiciera viral fue una secuencia lógica.

Si Soraya va a ser presidenta o no ya se verá (ahora o más adelante), pero no deja de ser llamativo que todos, todos, los candidatos del resto de partidos están deseando vérselas con Rajoy y sus torpezas pero no con la menina, que no hay mayor evidencia del temor hacia alguiente (dentro y fuera de una organización) que el uso de un término tan despectivo hacia quien, según alguien de extensísima trayectoria en la materia, “es la cabeza mejor preparada de la política española”.

Con su metro y medio y sus taconazos, Soraya aguantó gran parte del día entre las tendencias con un notable rechazo entre el activismo podemita y una evidente expectación en el resto. El personaje velazqueño trae a la campaña un ramalazo barroco que seguramente necesitaba una carrera tan exageradamente larga (en realidad llevamos en campaña más de lo que uno consigue recordar) para retomar impulso.

En Twitter se recordaba con insistencia que Albert Rivera, al que se considera personaje clave en el futuro de la política española porque su partido parece destinado a decidir quién será presidente o presidenta, descartó su apoyo al PP de Rajoy, pero en ningún momento ha metido en el ajo a la velazqueña vicepresidenta.

Lo que ha quedado meridianamente claro es que la gente que ha comentado el tema en redes ve perfectamente posible este movimiento de Rajoy para, después de las elecciones, dejar el camino libre a su número 2, la que este lunes ya ocupará su lugar en el debate de candidatos de Atresmedia. Al margen de que Sánchez, Iglesias y Rivera prefieran como rival a Rajoy, igual al final van a debatir con la candidata del PP…

 

Entre la diferenciación y el bucle

Jesús Ollero | 5 de diciembre de 2015 a las 7:16

Las campañas suelen pretender amarrar el voto propio y rascar el máximo del ajeno. Los indecisos van por libre y son el anhelo de todos y la abstención, esa masa aforme e ignota, directamente se obvia. Y con ese panorama tan habitual y el añadido de captar al cabreado, la campaña en redes amenaza saturación y bucle. Trayectoria en círculo desde todas las tendencias. Y en general, círculos estancos.

Los partidos de siempre han optado en el arranque de la campaña por el clasicismo más ortodoxo y aburrido: #Vota(tal) más el lema de campaña (#EspañaEnSerio y #ElCambioQueUne). Curioso que en las elecciones que se presuponen más abiertas e impredecibles se tire de lo más elemental, clásico y, me permitan, superado. Directo sí es, pero lo ha sido siempre. Y el siempre no está claro que juegue a favor esta vez.

Los partidos nuevos, emergentes, cool, etc, están mejor organizados en redes pero, a la hora de la verdad, no guardan una línea homogénea en sus tags. Podemos ha optado de salida por #PodemosGanarElFuturo, perfectamente hilado (como casi todo lo que hacen) con su marca y Ciudadanos va y viene con las consignas. Sus líderes actúan por el estilo, y las más de las veces sin etiquetar términos.

La carrera electoral no es exclusiva de España. De hecho este fin de semana hay comicios en Venezuela y Latinoamérica está plagada de procesos en curso, así que ojo con el etiquetado y las estrategias. Sintagmas básicos como #EleccionesGenerales o #EleccionesGenerales2015 directamente no valen. Porque se cuelan como churros usuarios, consignas y mensajes del otro lado del charco. Ruido, en definitiva.

Pero no deja de sorprender lo poco que se usa #20D, fácil, intuitivo y españolamente exclusivo. Se sostiene que los hashtags largos funcionan mejor, y el funcionamiento de Twitter lo corrobora, pero igual resulta más rentable pensar en que lo recuerde el usuario y en cómo cruzar públicos para rascar que en las tendencias y en esa obsesión por diferenciarse. Tanto, que se corre el riesgo de no salir del bucle.