Archivos para el tag ‘Andrea Levy’

Salpicar en el desierto

Jesús Ollero | 14 de junio de 2016 a las 6:25

Aspiraciones territoriales al margen, la realidad española invita a que los partidos intenten mimar de manera expresa el multilingüismo y el carácter pretendidamente plurinacional del Estado, de forma que no se le toque la moral a quien no tiene al concepto de España entre su devocionario, sector de la sociedad española cada vez más amplio por otra parte. Votos son amores y no buenas razones, con lo que los guiños idiomático-territoriales se suceden, solo que no se reciben de igual manera en función de la procedencia y las pifias se castigan de manera inmisericorde, en particular si te llamas Mariano y te apellidas Rajoy.

alde1 podemos_euskadi1

Del mismo modo que el hecho de que Andrea Levy pronunciara en catalán una parte de su alegato final en el debate a 4 femenino del día 9 sin ser recibido con palmas y ovaciones entre quienes profesan la defensa a ultranza del catalanismo, que la campaña de Rajoy en Euskadi presente un error gramatical de magnitud mayúscula ha recibido toda clase de chanzas, risotadas e incluso apoyos.

Sí, apoyos. El intento de traducir el lema A favor al euskaldún se ha convertido en un tiro en el pie de propociones bíblicas. Alde, así sin más, significa Fuera o Largo, con lo que unido a Rajoy en la publicidad publicada en la prensa vasca inundó las redes de peticiones para que, efectivamente, se vaya. Según me explica con gran conocimiento del tema Reyes Prados (periodista sevillana y presentadora de televisión en Euskadi), se debe declinar ese Alde para que obtenga el significado pretendido por el PP: Rajoyen Alde significaría A favor de Rajoy y Rajoy Alde como sugiere el cartel sería Fuera Rajoy, que viene a ser lo que propugnan todos y cada uno de los partidos que concurren a las elecciones del 26J bajo unas siglas distintas a las del PP. Añade la compañera que allí arriba esto está al alcance de cualquiera con conocimiento del idioma, con lo que, ¿de dónde viene semejante tiro en el pie?

Y ojo, que a Podemos le pasó algo similar en pleno lanzamiento de la precampaña para las elecciones anteriores. Quiso propagar como lema No más corrupción en euskera traduciendo como Korrupzio gehiagorekin, cuando significa Con más corrupción. Aunque Bildu mostró gran interés por difundir este error –a nivel local son aliados pero en las Generales ceden muy a su pesar muchos votos por la mayor influencia podemita en Madrid– la repercusión del patinazo amoratado es, por descontado, virutilla al lado del cachondeíto antiRajoy. Pero parece mentira lo fácil que les resulta a algunos meterse en un charco en medio del desierto y saltar encima.

 

Flojita y botando

Jesús Ollero | 11 de junio de 2016 a las 6:18

Partiendo de la base de que Podemos no sólo lo aprendió pronto sino que hace de ello una de sus principales bazas, los partidos los suelen ganan los que no cometen errores. Y no, normalmente los voceros podemitas no los cometen y aguardan la cagada de rigor de los demás. El debate de mujeres, como concepto de por sí cuestionable y además con la mitad de participantes fuera de las listas del 26J, se recordará apenas por un fallo. Un despiste, una desaplicación que diría Vicente Cantatore. No parece que ganara Bescansa, que concede poco margen de patinazo –aún menor que el resto de cabecillas de su partido–, en general se asume que ganó Arrimadas –salvo en los círculos de Podemos, obvio–, hubo bastantes coñas sobre si Levy era un robot y se llamaba Andrea o Androide y había interés en ver en la arena a una jurista de prestigio y larga trayectoria: Margarita Robles.

Robles, salvo juventud, lo tenía todo. Respeto, experiencia en gobiernos, formación impecable, carrerón judicial… No extrañaría que, a priori, las demás guardaran cierta distancia con ella para no meterse en un jardín, pero en el jardín se metió una persona que se ufanó de haber abandonado la cúspide judicial para ayudar a su país. A hacer puñetas todo lo que pudiera decir Robles y aportar (es un decir) las demás. La magistrada resbaló de manera torpe y diletante. Y de forma absurda e inocua, por la obviedad del fallo. Pero en esta era digital donde se reflexiona entre poquísimo y nada, no se perdona nada y si a la gente, en general, les estaban disgustando Levy y Robles, el resbalón fue la puntilla de la mujer del PSOE. Nada de lo expuesto en Antena 3 trascendió lo suficiente para tapar el error de Robles y las risas de Arrimadas. Decir que el PSOE no ha colaborado con la justicia cuando se quiere nombrar al PP es perdonable, pero a falta de audiencia (12,7% por 26,7% de Supervivientes), en Twitter se huele la sangre como en pocos lugares. Igual Robles, que la puso flojita y botando, tendría que replantearse si compensa dejarlo todo para salvar a un país así.

 

Tuits de campaña