Archivos para el tag ‘cofradías’

El portavoz y el muñeco

Jesús Ollero | 28 de julio de 2015 a las 13:26

Que Sevilla tiene poca o ninguna solución para según qué cosas es un tema probado e irrefutable, pero resultan ciertamente decepcionantes algunas situaciones que, por absurdas, distraen de lo verdaderamente importante.

Desconozco el motivo (ni me interesa), pero no termino de entender qué ha movido a un portavoz municipal tan inteligente como Daniel González Rojas a entrar en una espiral que me desconcierta por irrelevante. Las cofradías son un tema proceloso y la muy antigua ciudad de Sevilla acogerá siempre con recelo cualquier comentario que proceda de la coalición de izquierdas a la que representa.  Aceptado el barco como animal de compañía, resulta tan insulso el tuit de origen como la vorágine subsiguiente. Está claro que el vídeo busca repercusión y recuperar los tuits desacreditar al portavoz. ¿Qué busca la denuncia? Frenar un tema irrelevante desde luego que no.

La discrepancia nunca debe zancallidear al respeto. Dicho lo cual, el vídeo de Álvaro Ojeda me parece una catetada del estilo de las anteriores, solo que las anteriores nos podían hacer hasta gracia porque trataban de Cataluña, Gibraltar, etc. El extemporáneo comentario del portavoz de IU es tan desafortunado que no merece mayor debate. Lícito. Desafortunado. Cualquiera tiene amigos muy capillitas que utilizan términos similares para referirse a según qué imágenes. Pero claro, son de los nuestros. Pleistocenario yo puedo criticarlo pero tú no que de algún modo se apoya en la ligereza del tuit de @rojosevillano. La procedencia de según qué comentario influye en el cariz del mismo. Está claro que a González las cofradías no le aportan pero su indudable peso en la ciudad a la que representa y su marcada función social bien podrían moderar en el futuro sus consideraciones al respecto.  Desde una perspectiva desapasionada puede hasta tener razón (ojo, reconoce el valor artístico de las imágenes) pero Sevilla sin pasión no se sostiene. Como cofrade de máxima tolerancia doy un valor cero a todo esto, aunque conviene recordar eso de respetar para ser respetados y tal.

Ignoro si la denuncia de González por “incitación a la violencia” va a llegar a algún sitio y si tiene base jurídica. Pero nos estamos instalando en una costumbre de zurrar a todo y por todo nada gratificante y que demuestra que la masa es moldeable y que los dirigentes no dan la talla. ¿Las dos posturas son criticables y defendibles? Pues sí, aunque a mí no me gusta ninguna, la verdad.

Igual los políticos deberían dedicarse más a pensar en el bien común (por común me refiero al de todos, a las cosas que individualmente nos gustan y nos afectan y a las que no), y la gente a pensar más en general. Igual pido mucho…

Particularmente, los debates entre partidarios y detractores de las cofradías me resultan una rotunda pérdida de tiempo. El que quiera que participe y el que no, pues no. Tú por aquí y yo por allí. Parece tan sencillo que resulta imposible.

PD: El tuit sobre el trolleo, los fetos y las monjas al que se hace referencia en todo este tema es una manipulación hilarante. Recuerdo aquella conversación y da un poquito de vergüencita que se descontextualice de esa manera tan grosera.

Los errores de Zoido respecto a la revista Mongolia

Jesús Ollero | 21 de enero de 2013 a las 15:05

Las críticas de Juan Ignacio Zoido, alcalde de Sevilla, a uno de los carteles promocionales de la presentación que la revista Mongolia realizará este jueves 24 en la Casa de la Provincia (la Diputación cede el espacio para este acto) presentan varios errores y algunos de ellos perfectamente evitables. Por cada retuit (unos 250 al final de la mañana de este lunes) o comentario de apoyo se podían encontrar en proporción cuatro en contra. El principal problema fue amplificar un contenido irrelevante, pero no ha sido el único.

 

Cartel de la presentación de Mongolia que aparece en la web de la Casa de la Provincia

Cartel de la presentación de Mongolia que aparece en la web de la Casa de la Provincia

El concepto: Zoido, seguramente de buena fe, mezcla el mal gusto con la falta de respeto. Una publicación, persona o institución de fuera de Sevilla difícilmente tendrá la medida justa para valorar el impacto de utilizar una imagen de forma distorsionada. En este caso, Mongolia se autodefine como revista satírica (irreverente, por tanto). Su reacción ha dado pie a una catarata furibunda en contra de su partido y de su propia figura por parte de tuiteros de todo el país. La revista, de impacto reducido y de orientación política expresamente opuesta al regidor sevillano, lanzó el guante y el alcalde lo recogió.

El contenido del tuit: Una cosa es no compartir el uso de la imagen de la Macarena y otro meter por medio algo tan delicado y de uso tan maniqueo como las libertades. El mal gusto no tiene por qué atentar contra las libertades de nadie. “La libertad de unos termina donde empieza la de otros. Hay necesidad de ofender los sentimientos de los sevillanos?” Dos cuestiones.
Difícilmente podremos concluir que se discuten las libertades respectivas. Está claro el discutible gusto del cartel, pero el público de la revista no es, digamos, afín a esos sentimientos a los que se refiere el alcalde. Había otras formas de cuestionar el cartel que provocaran menor impacto negativo. ¿Realmente necesitaba el alcalde esa expresión pública?

La localización: El radio de acción básico de Zoido es Sevilla (acaso Andalucía). Las reacciones en su contra le hicieron ser tendencia antes en Madrid que en Sevilla atraídos por su cargo de relevancia en el PP. No le expliquen a un gallego las tradiciones de un extremeño, o al menos no espere ni intente que las comparta. Y, por contra, no hay mejor forma de llamar la atención en una zona geográfica que utilizar de manera irrespetuosa símbolos arraigados en esa área.

La publicidad: Zoido cuenta con casi 30.000 seguidores en twitter, la mayoría vinculados de una u otra forma a las cosas de Sevilla. Consiguió propagar una imagen negativa de la revista y de un acto con dirigentes de IU (el histórico dirigente comunista Felipe Alcaraz) y del PSOE (Mercedes de Pablos, hasta hace unos días edil en el Ayuntamiento de Sevilla) pero, y ahí el error, eso suponía propagar la publicidad de una revista de escaso impacto real. Un comentario incluso califica a Zoido como el mejor community manager de la revista. Sin duda, le ha dado una gran publicidad a la publicación. ¿Cuántos sevillanos conocían la revista? ¿Cuántos conocían este acto de presentación?

Los efectos colaterales: En plena crisis del PP, cualquier excusa es buena para atizar al político de turno. Zoido, que lleva en esto relativamente poco, acaba arrastrando toda la imagen negativa de Bárcenas y de las políticas sociales del gobierno de Rajoy. Más aún, su intervención elevó muchos comentarios en contra de la iglesia en su conjunto (no de las cofradías, ignoradas por completo fuera de Sevilla), comentarios además en ese tono selvático que a veces se ve en twitter.

Reacción cero: después de dar una elevadísima difusión al cartel, no hay la menor reacción ante la incesante catarata de mensajes (la mayoría neutros o contrarios). Ni para matizar ni para reafirmarse. Lo único, para subrayar que lo organiza una institución (Diputación) gobernada por el PSOE (se ha apresurado a matizar que sólo cede el espacio). El tema se ha dejado correr, algo bastante cuestionable cuando el foco del incendio viene de su propia intervención.

El propio Zoido: Dos cosas le acaban pasando factura de forma inopinada. Su intervención fue criticada por muchos al entender que estaba ocioso, algo complicado con su acumulación de cargos y funciones. Para colmo, este 21 de enero es el cumpleaños del alcalde, lo cual reforzaba este arbitrario concepto. La nueva foto de su perfil en twitter intenta transmitir cercanía y pensar en positivo, pero en esta mini crisis de redes provocó algunos comentarios ciertamente hirientes hacia su persona.