Archivos para el tag ‘Manuel Campo Vidal’

Y tú menos

Jesús Ollero | 16 de diciembre de 2015 a las 7:05

Preocupante al máximo que finalizado el debate la opción más votada por el triunfo dialéctico de Mariano Rajoy y el de Pedro Sánchez fuera ninguno. Perdieron los dos, pues. Más de un tercio de los votos al final del debate optaron por no dar ojana al bipartidismo. Entre los que eligieron a uno, claramente fue más votado Sánchez, exabrupto sobre la honradez al margen. Aunque, en fin, todo esto de los votos on line tiene sus aristas y los simpatizantes de los emergentes evidentemente optaron en masa por la opción y tú menos.

Otra cosa es cuando se observa a usuarios, vamos a decirlo así, independientes y vemos que el debate suscitó tanto interés como aburrimiento. Nada que ver, por supuesto, con el de Atresmedia porque Podemos abrió otra línea de conversación con #Elverdaderodebate y los partidos se esmeraron es llevar la charla a su barrio. Ahí pinchó, como en el decorado, la música, los rótulos, el moderador… la Academia de la Televisión. Como bien señaló Fernando Tascón, faltó unificar un hashtag que aglutinara a los usuarios, pues cada cadena optó por el suyo propio y apenas #caraacara2015 reunía algunas conversaciones.

Twitter asegura que el debate generó 1,7 millones de mensajes durante su emisión, lejos de los 2,4 de Atresmedia, pero el desglose es descorazonador para los planificadores de acciones digitales, pues cara a cara al margen #YoVotoPP, #PedroPresidente, #Eres (los de Andalucía, sí), #Bárcenas y #empleo fueron los temas más comentados. Todo muy visto, todo muy pobre.

Al punto, que quien animó de verdad el seguimiento digital fue el impertérrito Campo Vidal. Cuando la gente se cansó de ridiculizar el decorado y el grafismo ochentero, la música de carta de ajuste etcétera, el ¿moderador? fue el gran impulsor de memes de la noche. Los hubo antológicos, dado el alto grado de espesura de la cita. Para colmo, se le consideró mayoritariamente perdedor de un debate que no ganó nadie. Y Vicente Vallés fue el ganador del anterior… Cómo está la política, oigan.

Periscope y la entrevista ‘mobile’

Jesús Ollero | 13 de diciembre de 2015 a las 7:09

PARAFRASEANDO a Guerra, a la campaña electoral no la reconoce ni la madre que la parió. El esfuerzo digital ya es enorme, tan importante como la capacidad para patear el país con actos repletos de los más calurosos abrazafarolas y palmeros, y empieza a tener complementos muy interesantes.

Twitter ha organizado esta semana dos sesiones de Q&A (pregunta y respuesta en inglés) a través de su herramienta Periscope con un formato tremendamente dinámico, absolutamente adaptado a los dispositivos móviles (indispensable a estas alturas) y con unas características muy a considerar, pues cada respuesta se ciñe automáticamente a 30 segundos (lo que exceda de ese tiempo no sale en el streaming) y es el propio invitado quien maneja el dispositivo que hacer de cámara (en plan selfie pero de vídeo), en este caso un tablet.

Este formato se estrenó en España en la campaña de mayo con Cristina Cifuentes y tras Rivera este viernes intervino Manuel Campo Vidal, moderador del debate entre Rajoy y Sánchez del lunes. Fuera ha tenido momentos pintorescos como la recordada intervención de Donald Trump el pasado septiembre, cuando los memes más grotescos inundaron la red a colación de las controvertidas respuestas de este magnate de lengua suelta. Twitter organiza Q&A desde 2011, pero la inclusión de una retransmisión en vídeo a través de Periscope le aporta su auténtica dimensión.

#AlbertResponde era la primera tendencia en Twitter antes de comenzar. Bueno, es que si Twitter no consigue aupar un hashtag de un evento organizado por ellos sobre un tema de máxima repercusión, pues… Si Podemos repite de forma machacona cinco cosas que hará en cuanto lleguen al poder, Rivera destacó dos: reforma del modelo laboral y pacto nacional por la educación. Habló de todo un poco y poco de todo. Por supuesto, no todo fueron flores. Twitter ardía con ataques de todo pelaje hacia el candidato de pasarela, que para zurrar los círculos se organizan como nadie.