Humilladero » Archivo » Raúl Sánchez: Dos años es mucho tiempo

Raúl Sánchez: Dos años es mucho tiempo

Manolo Ruiz | 11 de abril de 2012 a las 10:07

 

Semana Santa 2012 lo que pudo ser y no fué y es que dos años es mucho tiempo…


Dos años es mucho tiempo sin ver los ojos verdes de la Virgen del Rosario, sin que las mujeres del Cerro inunden el centro de Fe detras de sus benditos titulares, sin que Cristo agonice en la Alcazaba, sin Almas, sin Gracia y Amparo….
Dos años es mucho tiempo sin que Martínez Montañes vea pasar por delante suya a su Jesus de la Pasión y al diálogo imposible de San Juan con Su Madre Merced, sin que los pasos de San Esteban desafíen a la puerta ojival, sin que el misterio de las Tres Necesidades salga milagrosamente y pose sus garras de dragón en la antigua calle Varflora, sin el llanto Sublime de la Virgen del Valle…
Dos años es mucho tiempo sin penitentes estudiantes siguiendo al Cristo de la Buena Muerte, sin escuchar las bambalinas de la morena de San Lorenzo, sin el Gitano de la Cava y su Madre Patrocinio, sin Candelaria…
Dos años es mucho tiempo sin el dolor de Cristo flagelado… sin Victoria, sin el tintineo de los rosarios por la antigua Plaza de los Carros, sin que la Virgen de las Lágrimas vea sin consuelo como exaltan a su hijo mientras escucha el relinche de los caballos, sin que Cristo sea descendido de la cruz por la Magdalena, sin Ángeles…
Dos años es mucho tiempo sin que La Calzada se haga Cofradía… sin que Jesus sea Presentado por el cobarde de Pilatos en la calle Oriente, sin Sangre… sin mi Madre Encarnación… sin sentir que llevo sobre mi cuello a la Madre de Dios…
Dos años es mucho tiempo sin que el Cristo del Descendimiento y Maria Santisima en su Soledad salgan a evangelizar Pilas la noche del Viernes Santo…
Dos años es mucho tiempo para todo eso… pero si le añadimos que este año La Paz no paseó por el Parque, que la Virgen de las Penas no trasladó a Su hijo al Sepulcro por San Andres, que no hubo Lágrimas de Guadalupe, que la Hiniesta no lloró por las calles de Sevilla la Buena Muerte de Cristo, que no sonó Jesus de las Penas en San Vicente, que la ultima Cena se celebró dentro de los Terceros, que el Tiro de Línea no invadió Sevilla, que Dolores y Misericordia no obró el milagro de salir a la plaza de Molviedro, que la Virgen de las Aguas no paseara por la plaza Nueva, que la Virgen de las Tristezas no luciera esplendorosa su magnífico tocado por la ciudad…
Dos años es mucho, muchísimo, vivencias que se fueron y que nunca volverán, vendrán otras a buen seguro, pero lo que se fué se nos escapó de las manos, maldita e inoportuna lluvia. Se acabó una Semana Santa con el sentir de que ni siquiera empezó y es que no es fértil el agua que cae en Semana Santa.

Raúl Sánchez, en twitter @RASAMA_

Los comentarios están cerrados.