El Vía Crucis de los botellines

Manolo Ruiz | 30 de enero de 2013 a las 10:52

Que se está a tiempo de enmendar, reconducir la vía dolorosa por la que ha iniciado su senda este Vía Crisis queda claro. Que no lo van a llevar a efecto, también. El ego, la falta de responsabilidad y sobre todo sensibilidad, traen un considerable retraso en la campana de los sentimientos. Es más, llegará fuera de hora al control de la sensatez.
Con cada aparición en los medios de Carlos Bourrelier, crece la animadversión sobre la figura del hermano mayor de las cofradías de Sevilla. Tras el espantoso ridículo cosechado y la mofa generalizada que se gestó en la redes en las previas de la elección de las imágenes que compondrían la representación iconográfica de los 14 pasajes del Vía Crucis, nuevo chaparrón de críticas tras conocerse la negativa de la subdelegación del Gobierno a dar luz verde a los horarios e itinerarios anunciados . El Cecop manda y mucho en la Semana Santa y hasta en la vísperas. Nadie contó con él, y él lo cuenta todo a su manera. Desde el ordena y mando.

Pantallas para tapar, corralitos para parcelar y  tribunas para fantasmear. Esa es la disposición arquitectónica prevista para el recorrido del Vía Crucis. El de la fe, porque fe hay que tener y mucha para hacerse al cuerpo de que salvo por María TV, usted podrá disfrutar / participar del evento. Le queda la opción de en plan hoolligan, llevarse la bufanda de su cofradía, preparar su lote de bebidas+bocatas e irse a las pantalla de las setas. Allí con un poco de suerte, el Cecop social puede sacar otra vez las sillitas blancas de terrazita playera y seguir el evento en pantalla gigante.

No habrá público en la Catedral,  y estará restringido, parcelado y aforado en la Avenida, y vámonos que nos vamos (Bourrelier dixit)que ni los del cortejo de cada Hdad. tienen derecho a completar el clásico de mármol a mármol.

Posiblemente planificarlo peor, es imposible. Y es que como dice el Twittero @7vueltas   la cosa se está poniendo para ir a ver algunas salidas, cervecitas, a casa a descansar y después entradas.

  • Zapat

    Lo mejor que te he leído en tiempo, Manolo. Amén.