Humilladero » Bourrelier

Archivos para el tag ‘Bourrelier’

Filtraciones

Manolo Ruiz | 26 de septiembre de 2016 a las 14:16

Pensábamos que la nueva etapa que se abría en el Consejo de Cofradías de Sevilla, tenía entre sus objetivos de comunicación, dar un cuarto de vuelta sobre las -pocas y malas- publicaciones en Redes Sociales – y más concretamenete, en el perfil oficial de Twitter –  que mantiene operativo el ente de San Gregorio, hasta la llegada de Joaquín Sainz de la Maza. Sí es cierto que ahora es más fluida, pero también que lo es más centrada en los actos oficialistas a los que se ven invitados. Ni las procesiones de Glorias o traslados como el de la Paz con motivo de su Coronación Canónica, tienen cabida en la red de microblogging.

Las designaciones por colleras de cartelista y pregonero, supusieron una novedad en tanto en cuanto se adelanta la fecha del segundo, y por ello, se le abre un periodo algo más extenso para la elaboración, con lo cuál el encargado de declamar la fiesta desde el atril del Maestranza, disfrutará de algo más de desahogo respecto de ediciones anteriores. Pero el Consejo, acabó perdiendo por otro lado, el doble impacto que la separata de anuncios tendría en los medios locales, y sobre todo, en los diferentes soportes digitales. No digamos ya, de la repercusión 2.0 que acarrea cualquier noticia del calado que el cofrade sevillano tiene en su quiniela de los anuncios.

Una vez más, el Consejo debilita su postura de hermetismo en la toma de decisiones, por la constante violación de los secretos del designio. El nombre del elegido, era más noticia en las redes sociales por su más que probable salto al escenario, que por sus excelsas crónicas sobre flamenco, o el incondicional amor verde que profesa.  Desde las escalinatas de mi templete, nada que reprobar a la prensa que que sacó su nombre: es su pan, pero un poco de memoria selectiva sí se le puede rogar  a algún estrecho de miras, para que cese el repudio a otros informadores, ya que en su momento y con su pan en juego, pudieron hacer algo similar: adelantar algo.

A fecha de hoy, ya sabemos quién es el elegido y por qué y de quién fue segundo plato . Nada nuevo que no hubiese sufrido el bueno de Carlos Bourrelier, pero que peor cartel tenía entre los medios y el cofrade de a pie, a los que les faltó conocer de cerca a la persona.

Última chicotá: el cartelista provoca en quien firma una ilusión por apreciar algo diferente, al menos, en base a lo bueno conocido.

Cerezal Triana

Perlas en el báculo

Manolo Ruiz | 14 de julio de 2016 a las 1:18

El báculo, símbolo del oficio pastoral, es un bastón que maneja con beneficio -espiritual- y soltura el prelado de la Diócesis. Anoche, a los pies de Santa María de los Reyes, Monseñor Juan José Asenjo Pelegrina, presidía la jura de cargos de la Junta Superior del Consejo de Cofradías que comanda Joaquín Sáenz de la Maza, abriendo una nueva singladura del ente con sede en San Gregorio, y que debe servir para algo más que promover Fratérnitas y tratar de que los delegados de día saquen con más o menos holgura, los trances  de meter en la cintura del tiempo a los miles de nazarenos que pasamos por la Carrera Oficial.

Foto Manolo Ruiz para El Palquillo

Carlos Bourrelier y el Arzobispo de Sevilla tras la jura del nuevo Consejo de Cofradías

Aprovechó el Prelado ante tan concurrido foro, para sacar algunas de sus habituales cargas de profundidad, especialmente contra la sociedad que habita en el universo cofradiero.

Hemos sido objeto de duras críticas infundadas.

André Bretón dejó escrito que al principio no se trata de entender sino de amar. Quizás Monseñor, lo que pretendíamos los cofrades es que nuestro Pastor nos entendiese para que nos amase.Cierto es que el tiempo ha conseguido volver algo mansas las turbulentas aguas de su llegada, como también lo es, que algunas de sus decisiones, o más concretamente de la Archidiócesis que su  Excmo. y Rvdmo. Sr. Arzobispo preside, no han sido del agrado popular de los fervorosos hermanos afectados en concretos casos de peticiones para el Culto a sus devotos titulares. La última revisión de las Normas Diocesanas, no mandan claro el mensaje de fraternidad que se promulga desde el púlpito,con lo que podrá entender que el cofrade en sus ratos de libre barra cibernética o de madera al calor de un par de botellines,cuestione algunas de las muchas revisiones decretadas. Yo también. El Consejo, ha recibido lo suyo por mérito y deméritos, pero sí me gustaría destacar la cercanía de muchos de sus componentes, la amabilidad mostrada, las atenciones recibidas y sobre todo, cómo han empatizado al calor de las críticas vertidas.Ahí Carlos Bourrelier ha sido capitán general, entendiendo, comprendiendo y teniendo tiempo de dónde no lo hubo para hacerse cuanto menos de entender, ofreciendo cuantas explicaciones fueron precisas. Que le vaya bonito Carlos.

Las recientes elecciones han de servir para cerrar una relación de carácter institucional y que deseo que a partir de ahora sea de carácter amistoso.

Como declaración de intenciones, es loable. Un paso largo y reposao necesario para rebajar el grado de institucionalidad creado y amparado desde la Plaza Virgen de los Reyes. Entiéndase más en el debe de la Delegación Diocesana, que en el haber del estamento gregoriano. La confianza que genera el ex Hermano Mayor de la Esperanza entre un amplio sector de las hermandades-no de sus hermanos mayores que ejercieron el voto de su conciencia o interés- y el grado de implicación, obediencia y servicio de Joaquín, los vínculos del macareno con Palacio y su talante, así como el de su equipo trabajo, dará a buen seguro con ese deseo de amistad.Pero espinas habrá; hablamos de un universo paralelo como es el de la nube en la que viajamos los cofrades que antes que nada, somos cofrades, por más que lo políticamente correcto sería decir que somos hombres de Iglesia al servicio de la Iglesia. No parecen palabras de entusiasmada gratitud hacia quienes prestaron un servicio por petición expresa.

 

La primera misión que os encargo es ser servidores de la verdad.

La verdad está ahí fuera, ¿verdad Fernando? ¿Quiso decir que alguna se quedó dentro? La callada por respuesta al cobijo del dicho popular sobre la velocidad de los asuntos de Palacio, fue recogida con algunas caras de asombro y giros de cuello aliviando corbatas.

El Consejo debe instruir en el fortalecimiento de la vida cristiana de los miembros de las Hermandades.

Bueno, ¡pararse ahí! El Consejo podrá como hasta ahora elevar los mecanismos para el encuentro, los retiros, las prácticas, charlas o conferencias. Las convivencias o combebencias al final corren por la cintura de los mayordomos y diputados de formación a los que hay que dejar trabajar con libertad de actuaciones y decisiones, principalmente porque conocen de primera mano la realidad de los estratos sociales de sus hermanos, sus verdades del día a día y su participación e implicación, testimonial o cuantitativa según qué casos, en el entorno que mejor conocen y dominan.

No podéis olvidar que las hermandades son asociaciones públicas de fieles.

No, gracias. No podemos. No paran de recordarlo y ahora con las Normas Diocesanas, de refrendarlo. Ahora que regula el qué, el cómo, cuándo, dónde y cuánto se ha de pasar por caja, debería también ser condescendiente con los presupuestos que se manejan, porque no sólo de caridad vive el alma del cofrade, sino también del mantenimiento del legado heredado entre generaciones o aquél que se ha de ampliar y cuyo volumen hace posible el mantenimiento de artesanías y puestos de trabajo.

La crónica, la jura, el discurso de Sainz de la Maza y una amplia galería de fotos, las tienes en el siguiente enlace que publicó ayer El Palquillo.

El nuevo Consejo de Cofradías jura sus cargos.