Humilladero » Soledad SB

Archivos para el tag ‘Soledad SB’

Viernes Santo: El frío de la muerte

Manolo Ruiz | 7 de abril de 2012 a las 13:59

Frío. Mucho frío. Diferente al que te deja la Mortaja cuando pasa. El rigor de las temperaturas se marcó anoche un bis tras el de la Madrugada. Temperaturas gélidas, una humedad terrible y algunas escaramuzas de la lluvia no consiguieron reventar la tarde-noche del Viernes Santo. En el Zurraque, el que no termina de morir, se queda un año más en su Iglesia  a la espera de su besapiés del Domingo de Resurreción y, de la consagración del Templo como Basílica de Triana. No hubo sones de Gámez cuando el portentoso crucificado asoma, y un año más nos quedamos huérfanos de la elegancia de su más bella Señorita.Tampoco en Real de la Carretería las tenían todas consigo y la garra no pisó suelo del Arenal. Adiós al romanticismo penitencial.

La O se queda sin jardines pero gana un regreso algo más natura por el Arenal. La severidad del último ruán baja por la Costanilla con Cristo caído y la cantera de pequefrades que le anteceden, endulzando la noche. Espléndida, soberbia la Domus Aurea. Loreto es algo más que una advocación, es el abigarrado peso del manto de la fe.

Viene la Soledad rodeada de un gentío en busca de esa mirada que falta en la jornada. Un compás algo lento el del cortejo y mucho más el del altar de caoba y plata. Son momentos de elegancia en Molviedro cuando la banda del Sol interpreta Stmo. Xto. de las Siete Palabras, y con La Madrugá  la plaza  aguarda paciente la llegada de Montserrat.

Sorprende y gusta mucho, el atavío de la Dolorosa.  Potente el caminar de la Conversión con lo mejor del clásico Tres Caídas en los sones. De ensueño, la revirá del palio. Medida, milimétrica, cadenciosa, acompasada. Mucho novelero en busca del ¿rito? de escuchar Margot, cuando le anteceden y preceden dos grande obras como son Subida al Calvario de David Hurtado y Valle de Sevilla que se lleva la cola del palio en busca de Zaragoza. Retorno a casa. Hace frío doce horas después de que se hubiese rajado el velo del Templo…