Leganés

Ignacio Martínez | 3 de febrero de 2008 a las 14:02

La Biblia habla de nacer con dolor, pero nada dice de morir con dolor. Es más, me pido morir sin dolor, motivo por el cual quizá deba evitar vivir en el Madrid de Esperanza Aguirre. No se pierdan el reportaje que Rafael Méndez publica hoy en El País sobre el caso del hospital de Leganés, titulado La infamia. Vi hace años a un familiar morirse de cáncer de pulmón. En aquella época no había cuidados paliativos. Me hubiese gustado tener a un doctor Montes y a su equipo cerca.

  • Mª José

    He leído conmovida el relato de Martínez Reverte sobre la muerte de su madre. Cómo la ayudó a terminar con dignidad y sin sufrimiento. Mi madre murió, tras meses de terribles dolores, sin que ninguno de nosotros pudiéramos aliviarla. No teníamos ningún doctor Montes cerca. Más bien, los médicos nos racaneaban la morfina con el pretexto de que adelantaría el final, cuando ya el final era lo único que deseábamos para ella. El final de su dolor y el del nuestro. Nadie, ni los médicos, ni la iglesia, ni dios mismo que bajara a la tierra tiene derecho a imponer su teología sobre el dolor de los demás. Es, ciertamente una infamia

  • EL PERRO ANDALUZ

    TOTALMENTE DE ACUERDO CON LA POSIBILIDAD DE ELEGIR EL MOMENTO MAS ADECUADO PARA TU MUERTE.
    ¿PERO LO HAS DE HACER TÚ, O UN FAMILIAR?.
    ¿LO DEBE HACER UN FAMILIAR O UN “DR. MONTES”, QUE SABE CUÁL ES EL MOMENTO MAS PROPICIO PARA ADOPTAR LA DECISIÓN?.
    UN FAMILIAR CERCANO SABE QUE UNA ACERTADA DECISIÓN (SUYA) PUEDE TRAER CONSIGO UNOS PINGÜES BENEFICIOS (PARA ÉL).
    EN CUANTO A UNA MUERTE RÁPIDA, UNA BOMBA DE E.T.A. O DE AL QAEDA LO RERSUELVE FÁCILMENTE.

  • andres

    Yo también pido morir sin dolor, y la verdad cuando el final está cerca, creo que da igual que el momento lo elijas tú o tus familiares más cercanos que si están contigo en el hospital será porque te quieren y desean lo mejor para ti. La mejor muerte.
    Pero de todo esto, me quedo con que la politización de la vida en este país está llegando a umbrales insoportables. La sanidad pública está terriblemente politizada, los jefes de equipo se eligen cada vez más según sus afinidades políticas y los protocolos se modifican por razones presupuestarias o ideologicas con absoluto desprecio a la vida y al bienestar de los enfermos.

  • Mª José

    En respuesta a “un perro andaluz”, no se trata de que nadie tome la decisión por tí sobre el mejor momento para tu muerte. Se trata de aplicar la sedación necesaria para evitar el sufrimiento innecesario,que está aprobada por la OMS y la propia Iglesia católica y sobre la que aquí, en Andalucía, tú puedes decidir en el Registro de ültimas Voluntades- o algo así se llama- mucho antes de que te encuentres en esa difícil situación. Y se trata de que aplicando la sedación, han acusado de asesinato a unas personas; que éstas han sido encontradas inocentes de ese cargo e incluso de mala praxis médica y de que encima los acusadores se niegan a rectificar. Se trata de hipocresía y de mentira. Se trata de tirar la piedra y esconder la mano. Lo dicho, una infamia