Pérez Burrull y la televisión

Ignacio Martínez | 19 de enero de 2009 a las 19:37

El escándalo del estadio Bernabeu el domingo, con un arbitro malo que beneficia al equipo grande no es nuevo. Dos penaltis no pitados contra el Real Madrid que le cuestan la expulsión al jugador del Osasuna que es víctima de las faltas. A ver si de una vez por todas se acepta que la televisión ayude a los árbitros. Está tan claro que son dos penaltis para cualquier espectador imparcial que ayudaría a evitar las injusticias y algún ridículo a ‘chuletas’ como Pérez Burrull, que encima le dice al jugador que no se sabe tirar, insistiendo en que simuló el primer penalti. Juanfran es un héroe: no perdió los nervios, ni le entró un ataque de ansiedad, ni le pegó al árbitro. Su control emocional es a prueba de bomba. La Fifa debería adoptar las nuevas tecnologías si quiere remediar estos problemas. Ya hay un ojo de halcón en tenis. ¿Por qué no en fútbol?

Los comentarios están cerrados.