Alta Velocidad » Archivo » Adiós mister Bush

Adiós mister Bush

Ignacio Martínez | 21 de enero de 2009 a las 12:30

“El poder de Estados Unidos, por sí solo, no nos puede proteger, ni nos da derecho a hacer lo que nos plazca. A todos los pueblos y gobiernos que nos están viendo hoy, desde las mayores capitales al pequeño pueblo donde nació mi padre [Kenia]: sabed que Estados Unidos es un amigo de cada nación y cada hombre, mujer y niño que busca un futuro de paz y dignidad, y que estamos listos para ser líderes una vez más”.

El hombre más esperado del siglo ha despedido con cordiales y educadas formas, pero con durísimas palabras a su antecesor, George W. Bush.

“Para nuestra defensa rechazamos como falsa la elección entre nuestra seguridad y nuestros ideales”.

Hubo frases en el discurso de toma de posesión del nuevo presidente que parecían golpes directos contra Bush. Hemos tenido mala suerte con este hombre, que perdió las elecciones de 2000 frente a Al Gore por 543.816 votos populares, pero ganó en votos electorales por el complejo y arcaico sistema americano. Sin embargo, lo peor no fue que ganara en el 2000 por los pelos y gracias a una discutida validación del voto en Florida. Sino que los norteamericanos lo ratificaron con una clara victoria en 2004.”

“Los cínicos no pueden entender que el suelo bajo sus pies ha cambiado. Lo que nos preguntamos hoy no es si el Gobierno es demasiado grande o demasiado pequeño, sino si funciona, si ayuda a las familias a encontrar trabajos con salarios decentes, una sanidad que puedan pagar o una jubilación digna”. Bush no es el culpable único de la crisis económica mundial que padecemos, y que está afectando a España de manera especial. Pero no hizo nada por evitarla y ha dejado tras de sí un país empobrecido y un Gobierno cuestionado e incapaz de atender a los más desfavorecidos.”

“Recordad que generaciones anteriores derrotaron el fascismo y el comunismo no sólo con misiles y carros de combate, sino con alianzas sólidas y convicciones duraderas: nuestro poder crece mediante su uso prudente, nuestra seguridad emana de la justicia de nuestra causa, la fuerza de nuestro ejemplo, de las cualidades atenuadas de la humildad y la moderación”.

Bush metió a su país en la guerra de Iraq de manera irresponsable. E involucró a otros países y a otros mandatarios como el español Aznar. Mintió sobre la existencia de armas de destrucción masiva en Iraq, que quiso invadir desde el ataque a las torres gemelas en septiembre de 2001, aunque retrasara la guerra ante la oposición frontal de Colin Powell, como contó Bob Woodward en su libro Bush en guerra.

Obama ya ha tomado posesión y Bush ya se ha ido; ayer abandonó Washington en un helicóptero con su familia. Me cuesta trabajo establecer cuál de las dos cosas me produce más alivio.

  • pep

    Alivio,alivio, porque la llegada de Obama , por si mismo, implica la salida de Bush.Dejando de lado las consideraciones políticas,estratégicas, raciales, etc., me han impresionado las imágenes de negros sollozando.Las lágrimas mezcladas con la alegría, la alegría de la esperanza.Porque es demasiado tiempo el que ésta minoría de color ha vivido con la esperanza de la normalidad, de sentirse iguales a todos los demás.Ahora hay un presidente de los suyos.”I have a dream”, el sueño se ha desvanecido para reencarnarse en Barack Obama.

    Esperanza también es la que el pueblo americano y parte de la humanidad,ha depositado en el nuevo presidente para remediar la ingente avalancha de conflictos y contenciosos que le esperan en el despacho oval.Ya se ha comentado que en vez de los cien días de benevolencia hacia su gestión, solo dispone de cien horas.Démosle tiempo,vale la pena.

    De los Bush,Aznar y muchos otros,–tal vez… ¿Zapatero?–,tan solo recordar las palabras de Shaw :”Ahora necesitamos unos cuantos locos, pues mira en que situación nos han puesto los cuerdos”.

    Saludos cordiales.