Igual-dá

Ignacio Martínez | 21 de marzo de 2009 a las 11:47

Un asiduo lector del blog nos envía esta simpática lección de lengua española, que reproduzco tal cual:

 

¿PRESIDENTE o PRESIDENTA?

En español existen los participios activos como derivados de los tiempos verbales.

El participio activo del verbo atacar, es atacante; el de salir, es saliente; el de cantar, es cantante; el de existir, existente.

¿Cuál es el participio activo del verbo ser?

El participio activo del verbo ser, es “el ente”. ¿Qué es el ente?.

Quiere decir que tiene entidad.
Por ese motivo, cuando queremos nombrar a la persona que denota capacidad de ejercer la acción que expresa el verbo, se le agrega al final “-nte”.

Por lo tanto, a la persona que preside se le dice presidente, no presidenta, independientemente del sexo que esa persona tenga.

Se dice capilla ardiente, no ardienta; se dice estudiante, no  estudianta; se dice paciente, no pacienta; se dice dirigente y no dirigenta.

Nuestros políticos -y muchos periodistas- no sólo hacen un mal uso del lenguaje por motivos ideológicos, sino por ignorancia de la gramática de la lengua española.

Pasemos el mensaje a todos nuestros conocidos con la esperanza de que el mismo llegue finalmente a todos esos ignorantes. 
El que mandó esto frustró a un grupo de hombres que se había juntado en defensa del género.

Ya habían firmado:

el dentisto,
el poeto,
el sindicalisto,
el pediatro,
el pianisto,
el turisto,
el taxisto,
el artisto,
el periodisto,
el violinisto,
el telefonisto,
el gasisto,
el trompestisto,
el techisto,
el maquinisto,
el electricisto,
el oculisto,
el policío del esquino
y, sobre todos, ¡el machisto!

 
POR FAVOR, PÁSENSELO A LA MINISTRA DE IGUAL-DÁ.

  • mabarroso

    La palabra presidenta está reconocida por la RAE y recogida en su diccionario

  • agradecido

    Oooooooooleeeeee, gracias, muchas gracias por darme el argumento para llamar a muchos ignorantes, pues el rebote que cojo cada vez que se oye decir eso de los/las, o lo que usted dice de presidente/a. Creo que tenemos un idioma excelente, para que políticos sin escrúpulos, ni suficiente preparación gramatical, nos lo estropeen.

  • agradecido

    Perdón, en el comentario de antes se me olvidó incluir entre los ignorantes a muchos periodistas, que también los hay.

  • Jotaeme

    Amén, Ignacio. Ahora sólo falta que los periodistos le echen, con perdón, coj.ones y que las periodistas y mediopensionistas en general sean rigurosos con el lenguaje que es, nada menos, que la herramienta de trabajo. Y lo mismo que dice tu bloguero amigo vale para ‘tonteridas’ como deslocalización, poner en valor, conveniar, fuego amigo, hoja de ruta, Lleida, Girona… y gilipollece varias. A los defensores del ‘politiqués’, extraña lengua hablada por los politicos con nómina o con aspiraciones de tenerla, feministas profesionales -también con nómina y/o subvenciones a fondo perdido por dar la misma conferencia veinte veces- y progreruditos a a violeta, siempre les digo lo mismo: intenta leer en voz alta un texto escrito de manera moderno/tontuna. Verás qué risa.

  • pep

    Matricula de honor para el de Lleida,Girona…y gilipolleces varias.

  • grámatic@

    Muy bien por el escrito, pero aunque correcto que pena que el excelente (como arriba dicen) idioma que tenemos sea también “excelentemente” machista. Y no se sientan intimidados porque ahora se quiera hacer justicia y comenzar a paliar tantos siglos de uso de un lenguaje que ha beneficiado la posición del varón. Por supuesto entre otras palabras, usos y expresiones cito una: “cojonudo” y “coñazo”…con perdón, la palabra que alude al órgano (no órgana) femenino es el peyorativo… qué casualidad una vez más…que sea un hombrecito el que escribe la carta y que sea un hombrecito el que la publica.

    Bla..Bla…Bla… y mis aplausos a la PresidentA

  • Jotaeme

    A las femilistas -no es una errata- siempre les pasa lo mismo. Cogen el manual de uso de la cosa/coso por un lado sólo -no he visto a nadie de entre estas sacerdotisas que reivindique con vehemencia el uso de la palabra, por ejemplo, asesina- y sacan su propio manual para repetir, ¡mira que son jartibles! lo de ‘coñazo’ sin reconocer lo obvio que tambén se dice tontopollas, apollardao, cojonazos, juancojones, cornudo… Y si tener en cuenta que la gramática usa como genérico el neutro, que no el masculino, aunque coincida. Y sin tener en cuenta que la economía es uno de los valores de la lengua y sin tener en cuenta que su mente es mas cerradita que el schoscho de una Barbie. Mira que se lo han explicado veces y no lo entienden porque no les sale del… níspero/níspera. Son tan ‘furras’ y tan chachisuperguay que se creen que por inventar algo así son muy ingeniosas y que por manipuar el lenguaje desaparece el problema. Como los niños que se tapan la cara con la manos y dicen ¡¡¡no estoy!!!. Sólo un recordatorio para la gramatiparda: uno de los pueblo mas machistas de mundo y de la historia, los incas -y sus derivados primos, quechuas y aimaras- no contemplaban el masculino en su lengua, sólo el femenino, y bien que apiolaban a las señoras. Estos asuntos no se solucionan nombrado ministra a una becaria,ni siendo más hembristas que los masculinistas; a ver si aprendemos antónimos. Por cierto, para hacer justicia están los tribunales. Y como he dicho siempre: no presumo de ser hombre pero que no me obliguen las erizas estas a pedir disculpas por ello.