¡Váyase del Betis, señor Lopera!

Ignacio Martínez | 1 de junio de 2009 a las 7:19

Cuando me hice bético, el equipo estaba en Tercera. Hoy estamos mejor que entonces. El que no se conforma es porque no quiere, ya ven. Uno puede cambiar en la vida de oficio, pareja, nacionalidad y hasta ideas políticas, pero no cambia jamás de equipo de fútbol. Y se sufre un montón en días como ayer. No es mi primer descenso a Segunda, aunque éste ha sido más duro, porque hace tres semanas pensábamos que nos habíamos salvado, como las tres temporadas anteriores. Pero no. Varios amigos y familiares me decían en las vísperas que si con el descenso se iba Lopera, sería un consuelo. Estoy en desacuerdo. Un equipo como el Betis con casi 40.000 socios no puede bajar a Segunda. Poli Rincón decía ayer en la radio que no puede ser que todos los jugadores y entrenadores que vienen al Betis sean malos, que el problema es otro.

Y el problema del Betis es otro: la falta absoluta de liderazgo. El ex presidente de la Junta, José Rodríguez de la Borbolla, en un artículo publicado hace dos años, escribía que “los que puedan, tienen que hacer algo por el Betis”. Y los que pueden son pocos. Entre ellos, el propio Gobierno autónomo. La Ley del Deporte obliga a las autoridades a la tutela de las sociedades anónimas deportivas, digo yo que debería incluir una fiscalización de las cuentas, como con las cajas de ahorro.

Otro bético, el empresario José Moya, explicó en un artículo en 2007 en el Diario de Sevilla cómo se había producido la llegada de los Lopera y los Gil al frente de los clubes, en los años 80. “La reforma fue iniciada por el nefasto director general de Deportes Romá Cullás, bajo el mandato del ministro Solana. La mayoría de los clubes tenía deudas cuantiosas. Pero en vez de buscar una refinanciación, se les obligó a convertirse en sociedades anónimas, con elevadísimos capitales sociales. Esto propició la pérdida de control de los clubes por la masa social y la aparición de especuladores que bajo el paraguas de un inapropiado marco mercantil están gobernando a su antojo estas entidades. Con posterioridad se refinanció con dinero de las quinielas la deuda con los organismos oficiales. De esta forma, los salvadores de los equipos vieron ingresar en sus sociedades la mayor parte de los recursos económicos que en su día tuvieron que adelantar. Qué fácil hubiera sido hacerlo al revés, primero refinanciar y luego constituir las nuevas sociedades. En resumen, los salvadores están gobernando a su capricho los clubes, sin los esfuerzos económicos que tanto pregonan”.

Cuando Benito Villamarín llegó en los años 50 a presidente del Betis puso orden, dio estabilidad y seguridad a la sociedad. Eso es lo que falta ahora. No es un problema de dinero, ni de jugadores, ni de entrenadores. El señor Lopera debería reconocer que ha fracasado en su pretensión de convertirse en el líder de este club. Y debería marcharse. Ahora hace falta otro Villamarín que nos devuelva a Primera. Porque, no se engañen, lo rentable será estar en Primera sin Lopera, no como hoy, que estamos en Segunda y con Lopera.

  • Un Palangana

    Soy sevillista. Toda mi familia es betica y tengo el alma partida entre la pena de ver a los míos sufrir y la alegría de que al menos esta temporada ellos no se jactaran de “mis desgracias” balompédicas por que lo suyo será, me imagino, mucho peor.
    Lo que si quiero deciros es que espero que pronto retornéis a primera.
    Eso si, sin Lopera. ¿Cómo habéis sido tan ciego durantes años con este señor? ¿No os disteis cuenta que cuando mi equipo estaba en circunstancias bastante peores que la vuestra actual fue el catalizador que unió al sevillismo con sus insultos y maniobras para hacer desaparecer al mi Sevilla del alma? (jugadores de 20 duros, unos van con una banderita y nosotros con copa…) En esta ciudad el señorío es una virtud y le disteis ala a quien no tiene esa virtud. En cualquier caso, si este segundazo sirve para que el Betis sea lo que jamás debió perder, el señorío, bienvenido sea y que, como digo, pronto volváis a primera. Mucha suerte (buena, claro esta).

  • Txapela

    Ya está usted sugiriendo que Mamá Junta acuda en ayuda del niñito descarriado. Siempre igual. Mire, la Administración tiene cosas mucho más importantes de las que ocuparse que un club de fútbol. Y más en estos tiempos. Ahora toda la culpa es del tal Lopera. Pues haberse dado cuenta mucho antes, cuando la mayoría de los béticos lo aclamaron como a un caudillo salvador… Pues eso, tarde o temprano eso es lo que pasa con los caudillos. Así que de Junta nada. A hacerlo mejor el año que viene, a meter goles como rosquillas y a regresar a Primera. Y punto. Y de ayuditas del Gobierno autonómico, ni una. Ni ley del deporte ni gaitas, hombre. Sólo nos faltaba eso, con la que está cayendo. Vamos, anda!!!

  • Ignacio Martínez

    José Carlos, de El Arahal, me manda este mensaje:
    “Tanto va el cántaro a la fuente…”; “Quién juega con fuego…”… y puedo seguir así hasta hartarme, aunque el hastío es inmenso a estas alturas.
    Desde que conseguimos la gloria de la última copa del Rey y nos codeamos con los mejores de Europa, ganando al Chelsea, el beticismo ha pasado por el purgatorio expiando todas las culpas endosadas por el máximo accionista.
    Lo dijo Marcelino, lo dijo Serra Ferrer, … sobraban muchos jugadores y sería grande el Betis si se confiaba en un proyecto nuevo, empezando de cero y con garantías. No hizo caso en absoluto el de la calle Jabugo y se limitaba a poner parches, enrareciendo y viciando el ambiente y creando un panda de asalariados o mercenarios que no sienten unos colores, unos sentimientos, una afición.
    Y ahora en segunda seguirá D. “Manué”, haciendo de las suyas, terriblemente mal y nos costará sangre, sudor y lágrimas subir a primera. Mirad el ejemplo de la Real Sociedad. Los ingresos no serán los mismos. Y el aguante pasa factura a los corazones en verde y blanco.
    Después de cuatro años yendo a por agua, el cántaro del segundazo se rompió sobre la crisma de la afición más grande del mundo. Lo que no se puede decir de un equipo miserable que no ha dado nunca la cara por ella ni de un máximo accionista que tiene demasiadas cosas que tapar y esconder. ¡Márchese ya, Sr. Lopera!

  • Ignacio Martínez

    Txapela: Sobre la Junta estoy diciendo que tiene una misión fiscalizadora de las cuentas. Lo mismo que es una autoridad para las cajas, que ejerza un control como autoridad deportiva sobre la gestión contable de los clubes. No he dicho nada de ayudas.

  • Antonio

    Siempre hay algún cafre que dispara primero y pregunta después. Txapela, ¿quién ha dicho nada de ayuditas del Gobierno autonómico? Aquí lo que he leído es que la Junta debería haber controlado el desmadre de las cuentas de Lopera. Y sobre aclamarlo como un caudillo, te diré que Lopera no está ahí por aclamación alguna, sino porque compró la mayoría de las acciones. Y esa es nuestra tragedia. En fin, menos guasa y un poquitio de respeto, que estamos de luto.

  • Carmen

    Lo importante es tener buena salud, un trabajo decente y ser feliz. Y a Lopera a ver si se le indigestan sus acciones.

  • Txapela

    Estimado Antonio:
    “los que puedan, tienen que hacer algo por el Betis”. Y los que pueden son pocos. Entre ellos, el propio Gobierno autónomo.
    Lo anterior es del texto del sr. Martínez. No mío. Y yo, eso, lo entiendo como petición de ayuda.
    Tengo en el trabajo compañeros béticos que pueden dar fe de mi respeto, al que por cierto tú sí faltas con el apelativo cafre. ¿Que no lo han aclamado algunos verdiblancos a Lopera como caudillo? Mira, han llegado a dar palizas. Sólo les faltaba la camisa parda. ¿Y éstos, no son cafres?
    Y aquí paro, pues podría quedarme mucho más a gusto recordándole lo que muchos béticos le desean a mi equipo… que por cierto, sigue en Primera.
    Aúpa ATHLETIC.

  • Ignacio Martínez

    Dos comentarios: 1. En este blog no está permitido faltar el respeto a ningún comunicante. 2. La polémica sobre la frase que hace alusión a la Junta es interesante. Pero la última cita de la frase está incompleta: “El ex presidente de la Junta, José Rodríguez de la Borbolla, en un artículo publicado hace dos años, escribía que “los que puedan, tienen que hacer algo por el Betis”. Y los que pueden son pocos. Entre ellos, el propio Gobierno autónomo. La Ley del Deporte obliga a las autoridades a la tutela de las sociedades anónimas deportivas, digo yo que debería incluir una fiscalización de las cuentas, como con las cajas de ahorro”. Está claro que yo no estaba aludiendo a subvenciones, sino -por ejemplo- al control que las autoridades deben ejercer para que a las asambleas del Betis no asistan personas que no tienen derecho a estar allí. Eso pasa en el Real Madrid y tiene que dimitir un presidente. Aquí, no.

  • MARIA

    POBRE LOPERA ESTARA LLORANDO COMO UNA NIÑA, PORQUE PARA EL SU VIDA ES EL BETIS,no se porque a la hora de buscar culpables se echa mano de el..me da una pena terrible porque estoy totalmente segura que lo estara pasando MUY MAL..