Arenas: “El Gobierno de Griñán es bastante más endeble que el de Chaves”

Ignacio Martínez | 25 de junio de 2009 a las 8:43

 

Versión íntegra de la entrevista que publicaron los diarios del Grupo Joly en su edición impresa el domingo 21 de junio. Como ha habido diversas consultas sobre cómo consultarla entre las páginas de este blog, la cuelgo como una entrada normal. 

 

-¿Tiene usted un cuentakilómetros particular?

-Lo tengo. La media de los últimos cinco años es de 350 kilómetros diarios dentro de Andalucía. En coche, no cuento ni AVE, ni avión. En Almería estoy todas las semanas. En esta legislatura, estoy todas las semanas en Madrid, a las 9 de la mañana todos los lunes desde hace 18 años, 13 con Aznar y 5 con Rajoy. Y luego, a cumplir fielmente con mis obligaciones como senador. Hablo bastante en el Senado pero a alguna votación no he podido acudir. Antes vivía en el AVE, y ahora vivo en el coche.

-Ha sido candidato por Almería, ¿la siguiente vez lo será por Sevilla?

-La siguiente vez seré candidato por Almería. Almería me ha dado muchísimas satisfacciones, allí he encontrado una forma de entender Andalucía que será la protagonista del cambio en nuestra tierra.

-Sin embargo, en Sevilla tienen un problema. En estas elecciones, con un resultado tan aseado en toda España, en Sevilla capital han quedado por debajo del PSOE.

-Nuestro partido ya está en condiciones de ganar en cinco de las ocho provincias de Andalucía. En algunas de ellas ya hemos ganado, Almería y Málaga. Estamos a tiro de piedra en Córdoba, en Granada o en Cádiz, porque las diferencias son de 4, 6 y 7 puntos. Tenemos que tener en cuenta además que el último precedente es que el PSOE sacó en las autonómicas cuatro puntos menos que en las elecciones generales.

-¿Y las otras tres?

-Ahí tenemos dos asignaturas y media pendientes. Sevilla provincia, con un 33 por ciento de los votos, y Huelva con el 35. Y media asignatura pendiente en Jaén, con un 38 por ciento de los votos. En el caso de Sevilla, nuestro problema no es en absoluto la capital, sino en 25 pueblos de la provincia con muchísimos habitantes y donde estamos claramente por debajo de la media sevillana y andaluza.

-¿Al PP le falta el mundo rural para ganar?

-Hoy somos el partido que gana en las capitales, en las ciudades y en la costa. Nuestro problema está en los municipios del interior de Andalucía. Tenemos el mismo problema en Antequera, Ronda, Úbeda o Priego, del que podemos tener en Osuna o en Estepa. Así que para que se produzca el cambio lo que hace falta es que la intensidad se intensifique en 80 pueblos de la Andalucía del interior y sobre todo en 25 pueblos de la provincia de Sevilla. Hoy, al PP en Andalucía le faltan, para tener mayoría absoluta en el Parlamento, ocho diputados. Tenemos 47 y la mayoría absoluta son 55, el PSOE en Sevilla nos saca 5. Yo creo que eso lo dice todo.

-¿Le sorprendió la candidatura de Griñán?

-No, en absoluto. Creí desde el primer momento que esa batalla la ganaría Chaves. Conozco muy bien ese asunto. No es algo de ahora, se llevaba rumiando muchos meses, y triunfó la opción Chaves frente a la de Zapatero. Zapatero quería un cambio en Andalucía, con candidato o candidata que supusiera ese cambio generacional. Y Chaves lo que quería era continuidad pura y dura con respecto a su gestión, por lo tanto no me sorprendió.

-¿Ha habido tensión entre ellos?

-Creo que desde aquel momento Zapatero le está haciendo pagar una factura muy alta a Chaves. Para empezar, le nombró vicepresidente tercero sin competencias. Yo he sido ministro de Administraciones Públicas y sé que ese Ministerio si le quitas las funciones públicas y el control de los delegados del Gobierno pierde muchísimo peso. Y luego, yo creo que parte de esa factura la hemos visto en la entrevista de Griñán con Zapatero el miércoles, porque un presidente sin urnas no tiene peso político y creo que Zapatero no le ha perdonado todavía a Chaves que el candidato sea Griñán.

-Sin embargo, Griñán es un buen parlamentario, ¿no?

-Creo que Griñán es mejor parlamentario, mejor dialéctico que Chaves pero que no tiene ni su fuelle, ni su peso político, ni el predicamento entre sus compañeros. Ni tampoco tiene la ambición de volver a ser presidente. Yo creo que Griñán viene a jugar la prórroga, a intentar que haya prorroga porque la época del Partido Socialista en Andalucía está tocando a su fin.

-¿Cree que Griñán será candidato en 2012?

-Creo que no. No le observo impulso, ganas. Ni lo que hace falta para afrontar un proceso electoral y ser candidato a la presidencia. Va a ser un presidente de tránsito, sin aspirar al liderazgo político. El liderazgo político lo conserva Chaves y el Partido Socialista presentará otro candidato. Ya veremos si acierto o no. Aunque a nosotros nos interesa que Griñán sea el candidato.

-Usted también es un buen parlamentario.

-La verdad es que nunca me he sentido mal en el Parlamento. Pero no es cuestión de ahora; desde que era concejal en Ayuntamiento de Sevilla, no me he sentido mal en el debate parlamentario.

-Sin embargo tengo la impresión de que Griñán le ganó en su debate de investidura.

-Ahí tengo, exacta y casualmente, la impresión contraria. Yo creo que conseguí demostrar lo que luego se ha convertido en una evidencia. Me anticipé en el tiempo al decir que Chaves y Griñán eran más de lo mismo. No ha habido ningún elemento de ruptura en la etapa de Griñán con respecto a la gestión anterior, salvo la pérdida de peso político. En ese debate comenté que iba a ser un presidente tutelado, me sigo manifestando de la A a la Z en esa dirección.

-¿Es un presidente legítimo?

-Dije en ese debate que era un presidente legítimo de Andalucía por el apoyo del Parlamento, y por la propuesta de su partido. Pero el señor Griñán no es un presidente que tenga la legitimidad de las urnas y eso más que un análisis o un juicio, es una evidencia. Eso se paga muy caro porque es profundamente anormal, en términos democráticos, que de cuatro años de legislatura tengas uno con un presidente votado en las urnas y tres años con un presidente sin urnas.

-Pienso que él ganó el debate porque en su estrategia de hacerle muchas preguntas, se colocó usted mismo en un plano secundario.

-Con los años, me cuesta trabajo hablar de esas cosas en primera persona. Incluso da pudor. Pero una de las claves de mi victoria dialéctica, de nuestro éxito en ese debate, es que ninguno de los interrogantes que le planteé a Griñán para averiguar si estábamos en una etapa nueva tuvo respuesta. Le pregunté por la política económica, más de lo mismo. Si no, se traicionaría, porque él era el responsable. Pero Chaves le tiene tan poco respeto a Andalucía que se va a Madrid y nos deja al vicepresidente responsable del millón de parados. No encontré ninguna respuesta a las preguntas económicas, ni a las que se referían a los cambios de actitud en relación con la democracia, con la transparencia. Lo que encontré fue un candidato a presidente escondido en el silencio.

-Fue un desafío interesante por su parte ofrecerle la abstención de su grupo a cambio del compromiso de convocar elecciones autonómicas separadas de las generales. Pero no le respondió.

-Ese asunto lo debatimos en nuestro grupo parlamentario y confieso que llegué a plantearme que si obteníamos el compromiso de Griñán la única duda que tenía era si nuestro voto debería ser la abstención o favorable. Me parece que haber conseguido en ese debate un compromiso de celebración de elecciones separadas, incluso merecía un voto favorable para Griñán y me atengo a lo que ha pasado en los últimos meses.

-Si se refiere a las elecciones en Galicia y el País Vasco, la repercusión en toda España ha sido enorme. Eso nos lo perdemos en Andalucía desde 1990.

-A todas luces está claro que ha habido un debate muy profundo en Galicia, con motivo de su campaña electoral, y que lo ha habido en el País Vasco. Y en los dos sitios se ha cerrado con un cambio a través de las urnas, que son los cambios que de verdad importan a los ciudadanos, los que vienen a través de la alternancia. Ahí está Patxi López, ahí está Núñez Feijóo, y aquí hemos ido a un proceso de elección interna sin votaciones dentro de su partido que, insisto, dan legitimidad parlamentaria, pero que en absoluto dan la legitimidad del voto de los ciudadanos.

-Esa legitimidad también se gana sobre el terreno.

-A mí todavía me sorprende que el nuevo presidente de la Junta prácticamente no haya visitado algunas provincias de nuestra tierra. A algunas ha ido a un mitin electoral y no ha vuelto a aparecer. No veo en Griñán ni en su equipo la intensidad que requiere la comunidad más importante de Europa, que es Andalucía.

-Usted propone un pacto en Andalucía similar a lo que fueron los Pactos de la Moncloa en el inicio de la transición en España. ¿Cree que prosperará esta idea?

-Creo que no. Andalucía en este momento tiene cerca de un millón de parados que se merecen unos ‘Pactos de la Moncloa’ para esta tierra. Tenemos el doble de parados que hace 30 años, cuando empezaron los socialistas; tenemos la mitad de la industria que teníamos, y tenemos el Gobierno más conservador de todas las comunidades autónomas de Europa. Éste es un gobierno que le tiene alergia a las reformas. He propuesto un gran pacto de partidos, empresarios, sindicatos, ayuntamientos y cualquier tipo de organización social, porque creo que la falta de credibilidad que tiene el Gobierno andaluz para afrontar la crisis se puede resolver con la credibilidad que aportamos el conjunto de las fuerzas políticas y sociales. Chaves me contestó con cajas destempladas, me dijo que me tenía que callar porque había perdido las elecciones. Es el gran argumento de Chaves y de Griñán, que yo estaba en la oposición. Respondí con un documento de 100 medidas contra la crisis, y el martes le he entregado a Griñán otro documento con 15 reformas imprescindibles para Andalucía, encabezado por la primera, la madre de todas las reformas, que es la reforma educativa para varias generaciones que necesita Andalucía.

-¿Por qué cree que no se va a hacer?

-Primero porque el partido socialista no quiere y luego porque opta por un acuerdo sin reformas con Izquierda Unida. Pero lo que de verdad solventaría un futuro esperanzador para Andalucía, es un acuerdo con reformas profundas PSOE-PP.

-Muchas de las medidas que proponen ustedes coinciden con las del PSOE.

-No es verdad. En el documento del Partido Socialista sobre 41 medidas, la palabra reforma aparece una vez, para ofrecer una reforma de la Formación Profesional que lleva ofrecida hace 10 años.

-¿Qué quiere decir ‘reforma’?

-Reforma educativa en profundidad, de respeto a los profesores, de respeto a los alumnos, de valores en los colegios, de primacía de la comprensión, de dedicarnos a la lectura, mucha matemática, mucha lengua, mucho inglés, muchas nuevas tecnologías. Reforma fiscal; no podemos ser la comunidad autónoma qué más impuestos pague de España. Reforma de las administraciones, no podemos tener un aparato mastodóntico que impide el desarrollo de nuestra tierra, como la administración que tenemos en este momento. Reforma de las políticas activas, no podemos tener un millón de parados con un índice bajísimo de ocupabilidad porque no tienen formación. Quince reformas profundas. Se lo he dicho a Griñán en público, pero también en privado: “Mira Pepe, si quieres acuerdos con el PP, sobre las reformas que necesita Andalucía firmamos mañana, pero no me pidas fotos, ni escenas de sofá, ni firmas de documentos sobre la base de la propaganda”.

-El miércoles Griñán ha hablado con Zapatero de Canal Sur. Dice que no puede quitar la publicidad. ¿Qué haría usted? ¿Privatizaría algún canal?

-Siempre he sido partidario de la necesidad de una televisión pública, pero esa televisión se debe distinguir claramente de la oferta de las privadas. No tiene sentido es una televisión pública para competir con las televisiones privadas. En mi programa electoral de 1994 propuse una reestructuración de toda la empresa pública para que tuviéramos programación de calidad sin publicidad. Y soy partidario de la desaparición de la publicidad en Canal Sur, siempre que eso no signifique más impuestos para los ciudadanos, como se va a hacer a nivel nacional.

-Pero sin publicidad, la RTVA sería más deficitaria.

-Una de las claves de nuestra autonomía está en reducir las pérdidas del sector público, que nos cuesta 3.000 millones de euros al año, con empresas absolutamente innecesarias que están compitiendo con la empresa privada. Hay que ir a planes de austeridad en Andalucía y de reducción y racionalización del sector público. Se ha montado todo un entramado de empresas para sustituir al aparato administrativo de la Junta, eludiendo los controles del derecho administrativo. Dentro de ese gran plan de austeridad en Andalucía sería asumible la desaparición de la publicidad en Canal Sur TV, sin planes de austeridad no es posible.

-¿Cómo se puede hacer eso?

-Haciendo un análisis muy serio de reducción de costes en Canal Sur, y multiplicando la producción propia. No acudiendo todos los días a programas multimillonarios de fuera, cuando tienes una gran estructura de personal y se puede hacer sobre la base de un plan de 5 o 10 años. Y también se pueden estudiar, por qué no, la reducción de algunas programaciones, porque no es imprescindible que tengamos 24 horas de programación en las dos cadenas. De hecho, me parece terrible que hoy tengamos la programación que tenemos en Canal Sur 2 y no se retransmitan en directo los debates de control del Parlamento de Andalucía. Porque estoy convencido de que multiplicaría por 10 la audiencia de Canal Sur 2 por las mañanas, que la que tiene hoy es insignificante.

-Ustedes se abstuvieron en la elección del último director general de Canal Sur. No votaron en contra, había una especie de margen de confianza.

-Estuvimos pensando mucho. Se nos presentó; es un hombre de buenas maneras, de fácil comunicación, tuvo reuniones con algunos dirigentes de nuestro partido, y a mí las señales que me llegaron sobre la forma de ser del nuevo director general fueron positivas. Creo que en su momento acertamos profundamente, no dando nuestra confianza porque además estábamos convencidos de algo que pasó luego. Le preguntamos qué garantías de cambio nos ofrecía, y el equipo que construyó a su alrededor era de continuidad, al que nosotros no podíamos darle nuestra confianza. Tengo la esperanza de que eso vaya cambiando.

-Y sobre la neutralidad en la RTVA ¿ha visto cambios?

-En cuanto al pluralismo en Canal Sur, alguna señal positiva hemos observado.

-De la reunión de Griñán con Zapatero de esta semana, usted está profundamente descontento con el resultado de la financiación autonómica.

-El presidente Griñán ha hablado del fuero. Para mí el fuero es la igualdad de todos los españoles ante la ley, irrenunciable, y la solidaridad entre todos los españoles. No sólo unidad, si no también solidaridad. ¿Por qué se hace un nuevo sistema de financiación autonómica, cuando tenemos uno que está aprobado por unanimidad? Se hace exclusivamente porque lo provoca el nuevo Estatuto de Cataluña, y porque el sillón de Zapatero depende del pacto de Montilla con los nacionalistas. Por eso se revisa el sistema de financiación. Mientras lo que teníamos que hacer es garantizar el anterior, que tiene un acuerdo unánime, actualizando la población. Zapatero se ha pasado cinco años sin actualizar la población. Luego el fuero es igualdad y solidaridad.

-Eso también lo dice Griñán.

-Él habla de igualdad. De solidaridad no le he oído hablar ni una vez. ¿Y por qué no habla de solidaridad? Porque sabe que el nuevo sistema de financiación prima el Estatuto de Cataluña, que es profundamente insolidario. Muchos socialistas se retorcerían en la tumba si observaran que un estatuto autonómico dice que las inversiones son en función del producto interior bruto. O sea, a comunidades más ricas, más inversión, un disparate monumental que ha defendido Chaves y que está defendiendo Griñán. Segundo tema que es muy importante, no podemos sacrificar la financiación de todas las comunidades autónomas a que se cumpla el principio de ordinalidad en el Estatuto de Cataluña, que ya han defendido el señor Chaves y el señor Griñán. Por lo tanto, el fuero es la igualdad y es la solidaridad, y el huevo es que una comunidad autónoma con 8 millones de habitantes y un millón de parados, si hay una revisión del sistema de financiación, se coja por donde se coja, tiene que ser la comunidad que más gane.

-¿Que más se lleve de los 9.000 millones adicionales?

-Que más gane en el total y en la adicional. Si no es así, sería una auténtica traición para Andalucía. Qué ha dicho Griñán, que vamos a ser la comunidad con más inversiones del Estado. A buenas horas, mangas verdes, si somos 8 millones de habitantes. Segundo, nuestro estatuto lo dice, y tercero, eso es mentira, porque luego no se ejecutan las inversiones programadas para Andalucía. Cataluña tiene una cláusula de garantía, hay que reinvertir las inversiones no ejecutadas. Andalucía no. ¿Qué ha pasado en 2007 y 2008, con Estatuto? Que 800 millones de euros, que son miles de millones de pesetas, se han dejado de invertir. Y por último, me parece un auténtico fiasco que nos digan la gran mentira de que no se ha hablado de la deuda histórica cuando es imposible que no se haya hablado, y tengo constancia por arriba, por abajo, por activa y por pasiva, que tienen pactado el pago en especies de la deuda histórica.

-El presidente ha dicho que no.

-Pues a mí me ha dicho Elena Salgado en el Senado que sí. Y la consejera Martínez Aguayo ha dicho que sí en el Parlamento de Andalucía. Y Griñán no me ha dicho que no. Habrá pago parcial o total de la deuda histórica en especies a cambio de solares. Y eso me parece una ignominia, una humillación y una traición.

-Se critica mucho a Zapatero porque coge mucho foco, se le podría hacer a usted el mismo reproche, quizá por su personalidad. Brillan pocas figuras en el PP andaluz, aparte de usted. Dígame cuatro o cinco nombres de personas que estarían en su gobierno en 2012.

-Puedo contestar pero haciendo una matización, y es que yo tengo construido el gobierno del Partido Popular. Le doy una pista, importante, en primera y segunda fila de mi grupo en el Parlamento de Andalucía, yo creo que hay un gobierno infinitamente mejor para Andalucía que el actual gobierno de la Junta, que por cierto el gobierno Griñán es bastante más endeble que el gobierno Chaves. ¿Mi equipo en Andalucía? Es el equipo del partido, el grupo parlamentario, los alcaldes, hay nuevas figuras de esta etapa, Juan Ignacio Zoido que se ha consolidado en Sevilla, José Luis Sanz que se ha consolidado en Tomares, Ángeles Muñoz, en Marbella, José Antonio Nieto, en Córdoba, Antonio Sanz, Esperanza Oña, Carlos Rojas, alcalde de Motril. Mi equipo tiene mucho que ver con las personas curtidas que están en el trabajo y la organización, pero también tiene mucho que ver con personas con experiencia de gobierno en el ámbito local y que algunos de ellos ya tuvieron experiencia en los gobiernos PP de 1996 a 2004.

-¿Este Gobierno de la Junta es peor que el último de Chaves?

-Tiene mucho menos peso político que el anterior gobierno de Chaves, tiene menos capacidad para el impulso de la gestión política y desde luego es un gobierno al que le falta muchísima experiencia en la política de primer nivel. Probablemente haya personas que tengan el colmillo menos retorcido que algunos de los anteriores y que sean menos “maniobreros”, por buscarle alguna virtud. Quizá buscando el símil con aquel primer gobierno de Suárez, que se llamó el de los subsecretarios, el de Griñán parece más bien un gobierno de viceconsejeros.

-Veo que echa de menos a Zarrías.

-A Zarrías es imposible no echarle de menos. Pero yo creo que la vida política ha ganado muchísima serenidad con la marcha de Zarrías al lado de Chaves.

-En sus 15 reformas contra la crisis y el paro, plantea que se dedique un 6 por ciento del PIB a educación. ¿Eso significa subir cuánto respecto a la situación actual?

-Tenemos que subir en torno al 1,5 por ciento respecto a la situación actual. La clave de este asunto es que hay que someter a las cuentas públicas de la Junta de Andalucía a un plan brutal de austeridad. Yo sé hacerlo. Suprimí el 40 por ciento de las direcciones generales cuando llegué al Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales. Suprimí el 50 por ciento de los gastos de gabinete.

-¿Cuales serían sus prioridades?

-Los incrementos de financiación en educación y sanidad, las inversiones públicas y los gastos sociales. Esos capítulos tienen que preservarse siempre. Muchas veces me planteo dónde han ido los presupuestos multimillonarios de la Junta de Andalucía. El primer presupuesto de un billón de pesetas lo tuvimos en la etapa de Borbolla, y después ha estado la financiación europea, que ha sido clave en el cambio de infraestructuras y de comunicaciones.

-¿Qué nota le pone a la sanidad y a la educación regionales?

-Ahí están los grandes suspensos de nuestra autonomía. En materia educativa, según todos los informes nacionales y de la OCDE, somos los últimos. El peor sistema educativo de la OCDE, eso significa más paro para el día de mañana en una economía globalizada. Muchos de los países que se han incorporado en la ampliación de Europa, tienen menos PIB que España y tendrán más PIB que España en términos relativos por la formación y la preparación que tienen los que en ellos habitan. Educación, el gran fracaso de nuestra autonomía. Sanidad, un millón más de habitantes que Cataluña y la mitad de hospitales. A mí me parecen dos fracasos esenciales en la gestión de los socialistas en los últimos 30 años, junto al conjunto de las políticas económicas.

- Ya que ha mencionado los fondos europeos, durante el Gobierno de Aznar, del que usted formaba parte, en 1999 la Comisión Europea le asignó a Andalucía, 15.324 millones de euros de fondos estructurales y ustedes consignaron 11.406. Son 4.000 millones menos para el periodo 2000-2006.

-Se lo he leído a usted miles de veces.

-Lo he escrito muchas veces, pero miles…

-Bien, ocho o diez veces. Todos los informes que tengo discrepan de las cifras que usted apunta. Tengo informes de mis eurodiputados, de la Comisión Europea que discrepan de ese análisis.

-Hay una carta de julio de 1999 del director general de Política Regional de la Comisión Europea que está publicada.

-A mí me parece que los intereses de Andalucía no han sido nunca bien defendidos en el ámbito de la Unión Europea, por parte de los gobiernos socialistas. Creo que Andalucía y España son fuertes en Europa en la medida que hagan políticas acertadas de crecimiento económico y creación de empleo. Creo que las etapas de fortaleza en Europa han sido con los gobiernos del PP, porque se creaba en España el 70 por ciento del empleo de la UE, y además éramos gente antipática en Bruselas. Y hemos pasado a ser un gobierno en España muy simpático y que todo el mundo se pregunta por qué España es responsable del 70 por ciento de todo el paro de la UE, y tenemos pendiente la negociación de la perspectiva financiera, que nos afectan muchísimo a Andalucía con fecha del año 2013. Podríamos hablar de la remolacha, de qué ha pasado con el algodón…

-Tengo la impresión de que los intereses de España han sido siempre bien defendidos en Bruselas tanto por los Gobiernos del PSOE como por los del PP. Con los mismos altos funcionarios, por cierto. Y también con deslices. Del Fondo de Cohesión Andalucía recibió con los Gobiernos de Aznar la mitad de lo que representa en población y territorio. Y le pongo dos ejemplos: En 2001, Andalucía recibió 138,5 millones del fondo de cohesión, 6 por ciento total nacional, y Cataluña 1.067 millones, el 48 por ciento. Año 2002, Andalucía recibe 215,5 millones, 8 por ciento, total nacional, Madrid recibe 1.187 millones, 45 por ciento.

-Llevamos con esta polémica muchos años. Le repito que mis datos no coinciden con los que usted dice. Andalucía salió clarísimamente favorecida de la gestión de los gobiernos populares en Bruselas. Salió en la vía de los fondos, de la defensa firmísima de nuestros intereses, de la defensa de nuestra agricultura, todavía me estoy acordando de Loyola de Palacio y de Miguel Arias, y a mí me parece que lo más importante de todo es que cuando el PP gobernó, en Andalucía se crearon 900.000, un millón de empleos.

-En la campaña electoral se han dicho muchas barbaridades, como la afirmación que ha hecho el PSOE de que el PP era partidario de la pena de muerte y del despido gratuito.

-Más que barbaridades, eran grandes mentiras.

-Estoy de acuerdo. Pero también me ha sorprendido Rajoy cuando dijo que el PSOE está machacando la agricultura española. Me ha parecido otra gran exageración.

-Nosotros nunca hemos defendido la pena de muerte, ni el despido libre. En el año 97 ayudé a que hubiera una reforma del mercado de trabajo apoyada por sindicatos y empresarios, que hacía mucho tiempo que no se daba en España. Y, por cierto, en España quiénes han recortado las prestaciones sociales han sido los socialistas, con un recorte de pensiones brutal en el año 85 y el año 92 un recorte de todas las prestaciones por desempleo brutales. Soy de los que sostienen que la mejor política social es la que crea empleo.

-¿Y el asunto de la agricultura?

-En 2004 era vicepresidente del Gobierno que había perdido las elecciones y tuve la responsabilidad básica del traslado de funciones al nuevo gobierno. Eso me obligó a hablar muchísimo con el señor Rodríguez Zapatero, con el que tenía y tengo una relación cordial, con Rubalcaba, con Caldera, con Fernández de la Vega… Y en la primera negociación de los socialistas en Bruselas, en la que despreciaron la ayuda que yo le ofrecí con un gran ministro como el ministro Arias al frente, se despreció y esa negociación fue costosísima para España y para Andalucía. Le he ofrecido a Griñán un pacto para terminar con la polémica en los asuntos europeos, para defender juntos los intereses de Andalucía en Europa. Se lo ofrezco porque cada día el futuro de Andalucía depende más de Europa, y porque tenemos ahí pendientes frutas y hortalizas, el vino y muchas otras cuestiones. Deberíamos alcanzar ese acuerdo en el Parlamento.

-Andalucía recibe 250.000 millones de pesetas de subvenciones europeas para su agricultura al año; la mitad para aceite de oliva. Nadie se atreve a decir que el porcentaje del aceite es excesivo. Pero el aceite de oliva es el 20% de la producción final agraria andaluza y recibe la mitad de las subvenciones europeas, mientras que las frutas y hortalizas son la mitad de la producción final agraria andaluza y reciben el 5 por ciento de las ayudas.

-Quién no se dé cuenta de que la agricultura andaluza se ha transformado espectacularmente en los últimos 30 años, se está equivocando. Todavía hay gente que identifica la agricultura andaluza con los cultivos tradicionales. La gente se pone a hablar de trigo, de cebada o de girasol. No. Hoy el gran potencial de la agricultura andaluza está vinculado a las frutas y hortalizas. Si alguien hace los 350 kilómetros diarios que yo hago, comprobará lo que es la fresa o los cítricos en Huelva, lo que es la flor cortada en Chipiona o Sanlúcar, lo que son los frutos tropicales en la Axarquía, Motril, Salobreña o Almuñécar, y ya no le cuento lo que es Almería, en donde ha habido una transformación espectacular. ¿Qué problema tenemos? Que tenemos una provincia que prácticamente depende del olivar, y tenemos que mantener ese compromiso porque en los últimos 30 años no se ha sido capaz de generar economía productiva en Jaén, para que dependa de otros sectores.

-Las frutas y hortalizas tienen una clara vocación exportadora.

-Es una gran satisfacción que tengamos una producción tan competitivas, sin subvenciones. Suelo ir a Alemania con frecuencia, porque mi mujer tiene origen alemán y me siento orgulloso cuando voy a un mercado en Munich, o en Berlín, como fui hace 4 meses, y me encuentro los tomates y los pimientos de Almería. Tenemos que proteger a esa gran producción de frutas y hortalizas de la competencia desleal desde fuera y de las producciones de países terceros que no están ni comercializando ni produciendo en las mismas condiciones que nosotros. Y por otra parte hay provincias, Jaén la que más, que dependen de los cultivos tradicionales. Jaén durante muchos años ha sido mucho olivar y la fábrica de Santana en Linares, y eso es auténticamente trágico. Hay un informe del Consejo Económico y Social de Jaén que dice que la provincia puede alcanzar la convergencia con España, dentro de 50 años.

-Usted propone reducir consejerías y direcciones generales.

-Creo que se puede gobernar Andalucía perfectamente con diez consejerías.

-Tenemos 500.000 funcionarios en Andalucía, todas las administraciones confundidas. ¿No sería mejor quitar 100.000 funcionarios que eliminar unas consejerías y unos directores generales?

-A los funcionarios no se les puede tocar porque tienen derechos adquiridos, lo que hay en este momento en Andalucía es un exceso de politización de la administración pública. Tenemos la administración más política de España y de Europa. El día que llegue la alternancia, que yo espero que sea dentro de tres años, viviremos un auténtico problema, porque habrá miles y miles de familias que hoy están en la administración por razones políticas que a lo mejor dejan de estar en la administración. Por lo tanto, primer asunto es la profesionalización. Lo segundo es que tenemos la administración menos tecnológica de España. En este momento, sólo el 50 por ciento de los procedimientos administrativos de la Junta están informatizados, cuando debería ser el 80 por ciento, según el acuerdo de concertación con sindicatos y empresarios. A partir de ahí, lo que no puede ser es que se estén dando la suplantación de funcionarios y de funciones entre ayuntamientos, diputaciones y Junta de Andalucía. La reforma de la administración pública tiene que ser paralela al traslado de competencias y financiación a los ayuntamientos.

-¿Tendríamos que disolver las diputaciones?

-Le recuerdo que en el primer Estatuto se decía que las diputaciones serían la administración periférica de la Junta [artículo 4.4] y ese artículo se ha ultrajado. No planteo la desaparición de las diputaciones porque son fundamentales para el asesoramiento y la cooperación con los pequeños municipios.

-¿No podría hacer esa función la Junta, con su poderosa administración periférica?

-Si creemos de verdad en las autonomías, están mucho más cerca de los ayuntamientos las diputaciones que la propia administración periférica. Además de todo eso, ha llegado Feijoo y ha dicho “un 47 por ciento de altos cargos, fuera”; ha llegado Patxi López y ha dicho “un 25 por ciento de altos cargos fuera”; y ha llegado Griñán y ha dicho “un 5 por ciento de altos cargos, fuera”, y ni siquiera lo ha cumplido. Es ridículo; reírse de los ciudadanos. La Junta funciona mucho mejor con un 50 por ciento menos de altos cargos en Andalucía. ¡Funcionará mucho mejor!

-Los funcionarios actuales tendrán derechos adquiridos, pero a largo plazo ¿no hay que ir adelgazando el enorme peso de la administración?

-A largo plazo, la administración significará muchos más ordenadores y mucho menos personal. Es un proceso de 10 a 15 años que hay que ordenarlo. Lo he vivido en el Gobierno de España; cuando se gobierna, lo importante no es arreglar las cosas en media hora; lo importante es que las decisiones vayan en la buena dirección. Y la reforma de la administración pública en Andalucía puede tardar en hacerse cinco años, lo que sucede es que tiene que estar bien enfocada desde el principio.

-Dice usted que los catalanes se quejan, pero si se comparan con los vascos tienen razón en pensar que están discriminados.

-Eso es abrir el debate en la transición española, el grandísimo trabajo y gran acuerdo colectivo que fue la Constitución, y que creo que sigue siendo plenamente vigente. Entonces se dijo: hay dos comunidades que tienen un reconocimiento de derechos históricos, que son País Vasco y Navarra…

-Pero una cosa es el ‘derecho histórico de los vascos’ y otra que el País Vasco sólo entregue un cupo de 1.300 millones de euros al Estado, como única aportación fiscal.

-Eso, por supuesto, que es discutible. Lo indiscutible es que los constituyentes reconocen los derechos históricos vasco y navarro. Y que tanto en el concierto vasco y como en el navarro, los dos grandes partidos siempre han coincidido. Nosotros renovamos ambos; los conciertos no están en cuestión. A partir de ahí hay una cosa clarísima. El actual sistema de financiación autonómica de España que está vigente, tiene el apoyo expreso de Cataluña, de las 15 comunidades autónomas del régimen general, más las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. Ahora se rompe ese consenso por el nuevo Estatuto de Cataluña.

-ETA ha vuelto a matar el viernes, ¿su final está más más lejos?

-Estamos ante una oportunidad histórica para derrotar al terrorismo, porque es la primera vez después de 30 años de democracia que tenemos un Gobierno constitucional en el País Vasco y es la primera vez que puede caer todo el peso del Estado de Derecho sobre los terroristas.

-Llamaba la atención la sólida unidad sin fisuras de los mensajes de todos los dirigentes políticos. Era una sintonía inhabitual.

-Como firmé el Pacto Antiterrorista con Zapatero, como secretarios generales de nuestros partidos, y recuerdo otras épocas de reacciones sin fisuras. Lo más llamativo de este momento, sin embargo, es que el peso del Estado de Derecho que reside en la Autonomía vasca está comprometida con la derrota del terrorismo. El cambio cualitativo. Y luego, el día que ETA empieza su recta final es cuando todos hablamos de derrota. No de fin de ETA, sino de derrota de ETA. Ahí empieza el final de la existencia del terrorismo.

-Me ha sorprendido que no hay nada de energía en sus 15 medidas contra la crisis.

-Porque no es competencia autonómica.

-Pero ¿cuál es su opinión sobre el cierre de Garoña?

-Creo que en las centrales nucleares hay que actuar con mucho sentido común y que prevalezcan siempre los criterios de los expertos y de los técnicos. En materia de centrales nucleares y de Garoña seguiría la propuesta del Consejo de Seguridad Nuclear; me parece absolutamente ridículo que algunos quieran vetar el debate de las nucleares. Coincido con González en que es un debate imprescindible que tenemos todos que mantener y la posición de Zapatero me parece completamente demagógica y terrible, porque intenta ser una posición vinculada a lo políticamente correcto, como con la inmigración, y hace un daño a la sociedad extraordinario.

-¿Griñán nos engañó cuando hizo los presupuestos de este año previendo un aumento del 1 por ciento del PIB o simplemente leyó mal los informes internacionales?

-Chaves y Griñán nos engañaron en las elecciones autonómicas sobre la crisis y en los debates de investidura sobre la crisis. Y nos han engañado con los presupuestos para el año 2009 que tenemos en Andalucía, que nada tienen que ver con la realidad. Y Zapatero y Griñán nos han engañado señalándonos brotes verdes en las elecciones europeas. Y hay una cosa que está clara: con engaños, con presupuestos falsos y subiendo los impuestos, no salimos de la crisis.

-Hablando de brotes verdes ¿qué le ha parecido la manifestación de los béticos el lunes pasado?

-La manifestación me ha parecido una vez más la explosión de los sentimientos de esta ciudad. Tenemos en la retina la manifestación que en su día se promovió por el sevillismo cuando decidieron, por razones burocráticas, descender al equipo a Segunda, y salió la ciudad a la calle. Y ahora la ciudad sale a la calle en torno al Betis. Esta ciudad es bética y sevillista a la vez.

-La ciudad es ambas cosas, pero usted es sólo una.

-Sigo siendo sevillista, me emocionan esas manifestaciones, porque además hay muchos amigos míos que estaban en la manifestación del Betis. Pero le digo otra cosa: el mismo sentimiento que ponemos en torno al Sevilla y al Betis, lo deberíamos poner también en otras cosas. Me gustaría que cuando se pretendía cerrar Astilleros, y eso lo tengo en la memoria, y hubo que salir a la calle, pues hubiéramos salido muchos más sevillanos. Y lo digo en tono autocrítico.

-Han despreciado tanto desde el PSOE como desde el PP el resultado de UPyD, que me parece muy interesante. Incluso para ustedes, porque si UPyD consolida su resultado en las municipales tendrían una bisagra en el centro.

-Estamos ahora en un estudio exhaustivo de los resultados electorales, pueblo a pueblo, barrio a barrio, y ése será el análisis importante para preparar las elecciones municipales. No desprecio los resultados de UPyD. Mi primera impresión es que en Andalucía han tenido más votos procedentes del Partido Socialista que del Partido Popular. Si no, no hubiera sido posible que recortáramos cerca de 11 puntos en Andalucía. Éste es un proyecto personal de Rosa Díez, que me parece una persona respetable, pero con una clarísima indefinición ideológica. Yo creo que los proyectos de perfil personal, que no tienen que ver con fundamentos ideológicos asentados, son de corto recorrido. No le auguro a esta formación política muchos años de vida.

-¿Bárcenas es inocente?

-Yo creo en la inocencia de Bárcenas, porque nos la ha demostrado con infinidad de documentos, y porque durante muchos años en el PP nos ha demostrado su decencia y su profesionalidad.

-¿Ha trabajado con usted cuando era secretario general, no?

-Bárcenas ha trabajado con los secretarios generales del PP en los últimos 25 años y entre otros, conmigo.

- Y Camps ¿también es inocente?

-Yo creo con la sociedad valenciana que Camps es inocente, que es profundamente honesto, y que se ha demostrado también en este caso con el incremento de apoyo en las elecciones.

-El apoyo popular no exonera a ningún político de un posible delito. Gil era votado masivamente en Marbella y era un delincuente condenado por los tribunales.

-La comparación en este caso es especialmente odiosa. Camps es un hombre de una trayectoria ejemplar, y creo que así lo comparte la inmensa mayoría de los valencianos.

-¿Usted cuando se compra los trajes, los paga con dinero y no pide recibo?

-La mayoría de ellos los he pagado con tarjeta, y excepcionalmente algo habré pagado con dinero en metálico.

-Pero se quedará un recibo.

-Pero si usted me pregunta dónde están los recibos de los trajes que me he comprado, yo estoy seguro de que no los tengo.

-Pero la tienda tendrá una copia.

-Yo no guardo ningún tipo de recibo de las compras que hago, a veces mi mujer me ha comprado algún traje, otras veces me los he comprado yo y lo que sí le garantizo es que todos los he pagado con mi dinerito.

-Una última pregunta sobre eso: si su mujer fuera farmacéutica y usted cogiera dinero de la caja de la farmacia para comprarse unos trajes, en la contabilidad de la farmacia debería estar contabilizado el dinero que se saca, porque la farmacia pagará impuestos sobre ingresos y gastos.

-Yo no tengo ni idea de lo que hace Paco Camps en la farmacia de su mujer. Mi abuelo era farmacéutico, el abuelo de mi mujer también, uno en Olvera, otro al lado de Munich, y nunca he oído yo esas prácticas.

- A Correa usted lo apartó cuando llegó a la secretaría general del PP.

-Nunca en mi vida he tenido una conversación con ese señor. Lo he saludado en algún acto público en el que hemos coincidido y la verdad es que no me dio buena impresión desde el principio.

-¿Qué hay en Gürtel? Porque el PP admite hay que hay algo, cuando se cesa a alcaldes y a exconsejeros de la Comunidad de Madrid…

-Lo que no hay en Gürtel es ninguna trama del PP, como ha querido intentar demostrar el PSOE. La única trama de financiación ilegal que ha habido en España fue la de Filesa, Malesa y Time Sport con condena judicial. En Gürtel lo que no hay es ninguna trama que tenga que ver con el PP.

-Con financiación irregular, vamos.

– Ninguna trama que tenga que ver con el PP, y por supuesto, bajo ningún concepto, ninguna financiación irregular. Las dos cosas. Y por lo que se está viendo hay personas que se han intentado aprovechar del PP y hay personas que se han intentado aprovechar de dirigentes del Partido Popular, de las relaciones con cargos públicos del PP para hacer negocio. En mi opinión eso es lo que hay.

-Camps, al menos ha pecado de ingenuo en esta historia. Sus conversaciones con El Bigotes…

-Yo creo que es un tipo que tiene una trayectoria ejemplar, que es profundamente honrado.

-No hablo de honradez. Su relación con estos señores de la trama demuestra cierta ingenuidad, por el trato deferente con ellos.

-Camps es una persona extraordinariamente cercana con todo el mundo. Cuando yo he visto alguna conversación en un medio de comunicación, es lo que he visto. Aparte de la situación tan penosa que se crea en su familia, ponen de manifiesto cómo es Camps. Y desde luego Paco Camps lo que tenía muy claro es que había una empresa que estaba colaborando, que todas las adjudicaciones que recibía por parte de la Generalitat eran en concursos públicos y nunca ha movido un dedo a favor de esa empresa. Nos lo ha trasladado a los demás y yo le creo.

-¿Cree que ha habido un delito en la subvención de 10 millones de la Junta presidida por Chaves a la empresa Matsa en donde trabaja su hija Paula?

-El problema no es la hija de Chaves, sino Chaves. El problema son los abusos de los que llevan gobernando 30 años y están convencidos de que nunca van a perder las elecciones. Se consideran impunes, que pueden hacer lo que quieren. Tengo clarísimo que ha habido comportamientos irregulares, que se ha cambiado una norma para favorecer a una empresa, que el señor Chaves era absolutamente incompatible para participar en esa decisión.

-¿Tenía que haberse inhibido?

-Sí, se tenía que haber inhibido con todas las consecuencias. Y no debería haber permitido que se cambiara una norma para darle una subvención a esta empresa. Y si hay delito o no, lo dirá un juez en su día. .

-¿Qué iniciativas van a tomar al respecto?

-La iniciativa más importante es una comisión de investigación en el Parlamento andaluz. En segundo lugar, vamos a demandar a la Junta de Andalucía que declare la incompatibilidad del señor Chaves. Vamos a pedir por la vía contenciosa-administrativa el expediente que se nos ha negado, ultrajando la tarea de los diputados, y vamos a acudir a los tribunales también para demandar responsabilidades penales si consideramos que las hay. Las estamos estudiando, por si no se nos permite la investigación parlamentaria. Si el único camino que se nos deja es la investigación judicial, acudiremos a ese camino.

-Hablando de obstruccionismo. ¿No opina que el PP en Valencia está practicándolo para evitar el nombramiento de Leire Palín como senadora?

-La verdad es que yo ese asunto lo he visto en los medios de comunicación, he leído que el PSOE se queja de que no permitimos el nombramiento, pero no sé exactamente qué pasa.

-Aducen un defecto de forma, que al parecer nunca había impedido que se nombrara a los senadores. Es algo que si se lo hicieran al PP en Andalucía, usted protestaría seguro.

-A nosotros obstruccionismo en el Parlamento por cuestiones de formas, lo padecemos todos los días.

-¿No se compadece de Leire Pajín porque está allí en la misma posición teórica que usted aquí?

-Con toda sinceridad, para compadecerme me hace falta un poco más de cercanía a los personajes. Pero no me compadezco porque además está sobrada de contundencia y de brío en afirmaciones calumniosas la señora Pajín. Pero, en fin, le deseo es que se resuelva el problema de forma y que si tiene que ser senadora, por supuesto que lo sea. Es una cuestión menor. Otra cosa distinta es que en Andalucía han llegado incluso los del PSOE a querer proponer a los candidatos que le correspondían al PP, eso lo hemos vivido en nuestra tierra, nos pasó hace poco con la propuesta de nombramiento del Consejo Audiovisual.

-¿Qué opina de la situación del director del CNI? ¿Cree que ha cometido todas las arbitrariedades que se le atribuyen?

-Tengo la información que tiene usted. Si se confirman estos datos en el Parlamento o por vía judicial, en un gobierno democrático no duraría el director del CNI ni un minuto en su cargo.

-Le he oído criticar mucho a Chaves con el tema del urbanismo. Creo que con razón, porque durante mucho tiempo el urbanismo no fue una prioridad de la Junta. Sin embargo cuando ha llegado una consejera que se ha preocupado por la ordenación del territorio, tampoco le ha gustado.

-Lo que yo le afeo al PSOE es que ha estado 25 años dormido. La Junta tiene competencias urbanísticas desde hace 27 años en materia de ordenación del territorio, y ha tardado 20 años en poner encima de la mesa el primer plan de Ordenación del Territorio de Andalucía. Eso se lo afeo al PSOE con toda claridad. Segunda cuestión, en los últimos tres o cuatro años ha habido un cambio permanente de normas, lo que ha creado una inseguridad jurídica brutal en todo el sector.

-¿Pero ya que tenemos un POTA usted propone entre sus 15 medidas derogarlo.

-Hoy está congelado el 95 por ciento del planeamiento urbanístico en Andalucía. Solamente un 5 por ciento está adaptado. Las comisiones provinciales de urbanismo son políticas al 100 por cien y tienen que ser técnicas y profesionales. La inspección urbanística no funciona, siempre llega con 5 años de retraso, y yo lo que digo es que el actual POTA es una barbaridad que pretenda implantar los mismos criterios de crecimiento para municipios pequeños o grandes. Los mismos criterios poblacional o de suelo para Torremolinos o Marbella, que para Pruna o Torre Alháquine. Pretendo que haya un nuevo plan de ordenación del territorio de Andalucía y que no vea la luz si no está consensuado con los ayuntamientos andaluces, por que si no seguirá paralizado. Y me parece demencial el discurso que se está haciendo contra lo inmobiliario y lo turístico, porque eso ha sido una fuente de recursos en Andalucía en estos años y lo seguirá siendo en el futuro. Hace poco estuve en una cena con el Premio Nobel Krugman y al final le preguntaron a Krugman ¿qué futuro le ve usted a Andalucía y a España?, y dijo dos palabras: “El clima”.

-Krugman no cree en los brotes verdes, piensa que el final de la crisis está lejos. Zapatero y Griñán hablaron el miércoles del proyecto de la ‘economía sostenible’. Y de dedicar 35.000 millones de euros en los próximos 10 años a este experimento.

– A mí me parece lo de la economía sostenible un lema publicitario. Chaves nos hizo perder una legislatura entera con la segunda modernización, luego el único tema de la pasada legislatura fue la reforma del Estatuto, para luego incumplir su espíritu y su letra. Y ahora pues quieren que salgamos de la crisis a base del lema publicitario de la economía sostenible. Y de las crisis se sale con reformas profundas y no con lemas publicitarios. No pensará Zapatero que el empleo que da en Andalucía el sector inmobiliario y los servicios mañana los vamos a incorporar a Internet, cuando además estamos a la cola España y Europa en el uso de Internet.

-Lo que parece que se arregla es la persecución a los chiringuitos.

-Los socialistas deberían haber dejado en paz a los chiringuitos. El problema no es quién tiene la competencia sobre los chiringuitos, porque además a veces cuando la Junta reclama una competencia, es para echarse a temblar. Reclamaron las políticas activas de empleo que son un perfecto desastre y han estado congeladas tres años. Reclamaron la competencia en justicia y tenemos una situación caótica. La solución de los chiringuitos es dejarlos en paz, porque dan empleo, están incorporados a nuestro paisaje natural, son un complemento más de nuestra oferta turística, y es lamentable que hayan dedicado tanto tiempo a la cruzada contra los chiringuitos teniendo encima de la mesa un horizonte de un millón de parados.

-El modelo urbanístico de la costa ha sido el mismo para todos los ayuntamientos, ya fueran del PSOE, del PP, de IU o incluso del GIL.

-Discrepo, creo que las grandes aberraciones en la costa han sido protagonizadas por ayuntamientos sobre todo del Partido Socialista. Sé muy bien lo que se ha hecho en Chiclana, en Mijas, la connivencia del partido socialista con Gil, porque entendían que Gil era una opción que restaba votos al PP. Y lo que ha pasado en toda la costa es que ha fallado rotundamente el planeamiento urbanístico general y han fallado rotundamente la inspección urbanística y los controles de la Junta. Desde luego me niego a equiparar gestiones municipales como las de Torremolinos o Fuengirola, como grandes emblemas de alcaldes costeros populares, con las gestiones que han hecho los socialistas.

-Menciona a Gil. En el año 95, el PP y el GIL llegaron a unos compromisos por los que el GIL se abstenía en la Diputación en el momento de la votación y Jesús Gil conseguía el apoyo del alcalde popular de Benahavís para salir de presidente de la Mancomunidad de municipios de la Costa del Sol Occidental.

-Todo el mundo sabe que Gil se entendía con el PSOE, eso es un secreto a voces. La Junta de Andalucía se pasó un montón de años sin presentar ni un solo recurso en Marbella. Todo el mundo conoce las visitas de Gil a la sede de la presidencia de la Junta de Andalucía, o sus encuentros con consejeros de la Presidencia. Y es verdad que en el año 95, el PP ganó en la Diputación de Málaga y lo que no hizo el señor Gil fue aliarse con el PSOE e IU para quitarnos la Diputación, pero nosotros gobernamos en Málaga por los votos de los ciudadanos, no por ninguna alianza con el señor Gil.

- Pero consiguió el voto de Benahavís para ser presidente de la Mancomunidad de municipios de la Costa del Sol.

-En este momento, con toda sinceridad, del voto de Benahavís no me acuerdo. Me parece que eso en todo lo que ha sido la tarea de Gil, no tiene ninguna relevancia. Nosotros fuimos la primera fuerza en la Diputación de Málaga. Pero todo el mundo sabe muy bien quién estuvo mirando para otro lado todo el tiempo cuando gobernaba Gil.

-Dice el presidente del Gobierno que lo más duro ha pasado ya.

-Yo creo que lo más duro está por llegar. Creo que el próximo otoño va a significar lo más duro de toda la crisis económica porque es cuando vamos a ver en carne viva cómo afectan los problemas de financiación a las familias, las pymes y los autónomos. Y, sobre todo, porque en nuestra tierra vamos a observar cómo más de 300.000 familias tienen que afrontar el nuevo curso sin ingresos. Aunque estos meses vamos a vivir un poco el espejismo de los contratos temporales que trae el sector servicios y básicamente el turismo.

-¿Es usted partidario de fusiones de cajas de ahorro andaluzas con cajas de fuera de Andalucía, o da prioridad a las fusiones interiores?

-Hace muy poco tiempo me pronuncié a favor, si se daban las condiciones económicas y financieras, de la fusión de Unicaja con Caja Castilla-La Mancha, por lo tanto es ir contra el sentido común, contra el sentido de la economía nacional, contra el sentido de los tiempos y de la globalización, oponerse a fusiones entre cajas que no sean de la misma comunidad. Es absolutamente disparatado. En segundo lugar, cuando se trata de fusiones y hay ofertas de cajas de ahorros de la misma comunidad desde luego son preferibles y hay que anteponerlas en mi opinión.

-¿Qué le parece la posibilidad de la que se está hablando ahora entre Unicaja y Cajasur?

-Se está hablando mucho de esa operación. Y a mí me parece que se debería hablar menos. Nosotros hemos sido un ejemplo de responsabilidad y de discreción en este asunto. Tenemos toda la información, de todo lo que acontece, desde el primer día y nos hemos pasado un mes y medio en silencio. Creo que los políticos hablando todo el día de cajas de ahorros le hacen mucho daño al sistema financiero, y por otra parte creo que hay una cuestión importantísima: Córdoba es Cajasur, Cajasur es Córdoba. Lo que sea bueno para Cajasur es bueno para Córdoba y viceversa. Y al final la decisión hay que tomarla teniendo en cuenta intereses sociales, económicos y el interés general de Córdoba, pero que esa decisión nunca puede afrontarse guiada por un criterio político o por un criterio partidista y la clave está en los consejeros de administración y en los órganos de esas entidades.

-Felipe Benjumea, el presidente de Abengoa, hace unos días criticó que la sociedad andaluza tienda a ensimismarse en sus tradiciones y pidió que se asuman más riesgos, se innove más, se busquen mercados exteriores. Era una llamada a la sociedad civil y a los empresarios para que sean más ambiciosos.

-He leído la referencia en la prensa y en líneas generales me pareció una conferencia muy acertada. En Andalucía nos hace falta la alternancia, en términos políticos, pero nos hace falta, sobre todo, atrevernos con el futuro. Estoy convencido de que el día que Andalucía se atreva con el futuro, seremos los primeros de España y los primeros de Europa. No hay una comunidad que tenga las condiciones que tenemos nosotros para el desarrollo y el crecimiento económico, y eso no tiene que ver, en absoluto, con despreciar nuestras tradiciones. Tenemos un clima excepcional, tenemos una gran capacidad de trabajo, sobre todo demostrada cuando los andaluces salen fuera de nuestra tierra a Cataluña, el País Vasco, a Madrid, o los andaluces que hicieron prosperar a Europa desde la terrible emigración. Tenemos unas tradiciones admiradas por todo el mundo, unas fiestas que resultan muy gratas a todos los que nos visitan. Y tenemos en general una gran calidad de vida en Andalucía, y a mí me parece que todo eso hay que ponerlo en valor para atreverse con el futuro y no tengo ninguna duda que el día que la mayoría de los universitarios andaluces quieran, no como ahora ser funcionarios, si no ser, en el día de mañana emprendedores, autónomos o profesionales independientes, habremos ganado al futuro sin duda.

 

Perfil

Nació en Sevilla en 1957, aunque lo bautizaron de inmediato en Olvera (Cádiz). Su abuelo era el médico del pueblo y atendía todos los partos menos los de su hija. Así que él y sus tres hermanos nacieron en Sevilla, en donde ahora vive con su mujer, Macarena Olivencia, y sus tres hijos, Marta (16), Javier (13) y Carlitos (5). Su hija es la más aficionada a la política de la familia, pero aunque ya tiene edad de militar en Nuevas Generaciones no está apuntada en el partido. Llegó a Sevilla con nueve años para estudiar interno en el Colegio Claret, en donde hizo todo el bachillerato. El mismo colegio en el que estudiaron Felipe González, Braulio Medel o Manuel Pimentel. En el escaso tiempo libre que le deja la actividad política, es un lector entre clásico e histórico. Le gusta la obra de don Antonio Domínguez Ortiz, y está leyendo el libro que ha escrito sobre el 23-F Javier Cercas, ‘Anatomía de un instante’, y otro sobre los últimos días de Negrín. Tiene entre manos novelas de Unamuno y pendientes para el verano alguna de Cortázar. No es uno de los centenares de miles de españoles apasionados por la trilogía Millenium. Sus lugares favoritos en Andalucía son Ólvera y Tarifa; en el resto de España, Santander, y en Europa, Munich: la madre de su mujer es alemana, oriunda de un pueblecito al Este de la capital bávara, Herrsching. En cine se ha especializado en cine infantil, por su condición de padre, pero su pasión es el cine histórico. El 90 por ciento de su tiempo libre, que no es mucho, se lo dedica a sobre todo a su familia. También al dominó y al pádel. Su compañero favorito de dominó es Curro Romero, de quien dice que juega tan bien como toreaba. Han ganado ya varios campeonatos en verano, en la zona de Marbella, Estepona, Benahavís. El dominó le relaja, como el pádel, en el que tiene de compañero a otro torero, Paco Ojeda. En ambos dominios está rotundamente prohibido hablar de política.

  • María

    A Arenas se le ve en buena forma. Tiene razón cuando dice que este Gobierno de la Junta es peor que el anterior, pero claro Griñán no tiene un Griñán en Economía, ni un Zarrías en Presidencia y Martínez y Ávila tardarán en coger el aire a sus puestos. En donde Arenas no tiene razón es en sus críticas al PSOE en asuntos europeos. Siendo antipático no se consigue mucho, durante mucho tiempo. Ni en la UE, ni en los negocios, ni en las urnas.