G-8: Obama, Sarkozy y Merkel, encantados de haberse conocido

Ignacio Martínez | 9 de julio de 2009 a las 11:31

 

Aquí en España nos quejamos del buenismo del presidente Zapatero, pero las cumbres del G-8 no le van a la zaga. Primero, los líderes hacen exhibición de lo bien que les va la vida. Ahí tienen a Obama haciendo cosquillas a Sarkozy en presencia de Merkel. Después en las reuniones hacen brindis al sol de tamaño natural: por enésima vez han dicho que se van a poner serios para acabar el gigantesco fraude que se produce en los paraísos fiscales. También han dicho que para 2050 quieren que la emisión de gases de efecto invernadero se reduzca en un 80%. Los países emergentes más concernidos, como China, India o Rusia, le han dicho a los grandes occidentales que empiecen por dar ejemplo, que a ellos les da risa.

  • Pep

    Sus conclusiones acerca de la reunión son intachables.Es cierto, por desgracia es cierto.Desde esas encantadoras reuniones, todos regresaràn a sus países de origen y harán lo que más convenga a sus intereses.

    Pero el principio del artículo es lo que me hace más gracia.Me imagino una reunión de alto nivel,incluido el “Kroner” Berlusconi, y a un Zapatero o, más cómico todavía, a un Rajoy, haciendo cosquillas o gracias.¿Verdad que es impensable? Es que hasta para éstas cuchufletas somos patéticos.Pena me da.