Alta Velocidad » Archivo » El berrinche de Zapatero y Díaz Ferrán

El berrinche de Zapatero y Díaz Ferrán

Ignacio Martínez | 31 de julio de 2009 a las 6:44

Resulta curiosa la relación de patio de vecinos en la que se han metido Zapatero y Díaz Ferrán, los presidentes del Gobierno y la patronal española. Parece que es por la reforma del mercado laboral, pero hay asuntos laterales que envenenan la relación. La cosa empezó bien, cuando en febrero de 2007 el propietario de Marsans sustituyó a José María Cuevas al frente de la CEOE, mediante un dedazo del que había sido jefe de los empresarios españoles durante 23 años. Con la crisis, la relación se ha ido deteriorando. En un acto público en mayo, Díaz Ferrán cometió el desliz de decir ante un micrófono, que suponía cerrado, que la culpa de la situación económica en España no era de la crisis internacional, sino de los años de Zapatero. También prodiga elogios a su amiga Esperanza Aguire, con la que comparte ideas neo liberales.

Pero la mala relación con Zapatero no la produce el fracaso en la negociación entre patronal y sindicatos, con el Ministerio de Trabajo de testigo. Esa negociación la ha llevado a cabo el presidente de la patronal andaluza, Santiago Herrero, que sabe ser duro en el fondo y suave en las formas y ha mantenido una cordial relación tanto con la administración central, como con la autonómica. Así que, aquí hay algo más. ¿Esperaba Díaz Ferrán que el Gobierno mediara con Argentina para recuperar los avales que había puesto en la compra de aviones a Airbus para la compañía Aerolíneas Argentinas, una empresa que ya vendió? Si el Gobierno no lo ha hecho, puede que esté molesto por eso. Y si lo ha hecho y los argentinos se han quedado con el dinero, entonces es Zapatero el que cree que el otro le debe algo y no lo está agradeciendo como debería.

Para evitar estas contradicciones entre el interés particular y el general, el presidente de la CEA Santiago Herrero se opuso al cambio de modelo en la cúpula de la patronal española cuando se fue Cuevas: mejor un gestor con experiencia sin grandes intereses en grandes empresas, como patrón de la CEOE. Pero Cuevas se encomendó a Díaz Ferrán, que en su toma de posesión hizo un canto al liberalismo y a las excelencias del mercado. Esto no le impidió, cuando llegó la crisis, reclamar un paréntesis en la economía de mercado, para que las ayudas públicas llegaran a bancos y empresas en apuros. Y ahora, sobre la marcha, suspender el paréntesis para proponer una reforma en profundidad de las relaciones laborales.

En fin, en el radar del Gobierno, Díaz Ferrán viene y va. Esto es lo que puede haber provocado lo que él mismo califica como “berrinche” del presidente del Gobierno. Él cree tener más controlada la ruta de Zapatero, en su opinión discurre en la estela de los sindicatos, no en balde el presidente y el secretario del sindicato UGT Cándido Méndez son íntimos.

Y así, pasito a paso, han llegado ambos al desencuentro actual.

Los comentarios están cerrados.