Juegos Olímpicos e Irlanda: dos elecciones decisivas

Ignacio Martínez | 2 de octubre de 2009 a las 8:01

 

Si quieren ustedes un ejemplo de organización opaca, endogámica, poco representativa y escasamente democrática, el Comité Internacional Olímpico no es una mala muestra. Resulta que un centenar de hombres y mujeres van a decidir hoy la suerte de las cuatro ciudades que compiten por organizar los Juegos Olímpicos de 2016; a saber, Río de Janeiro, Madrid, Chicago y Tokio, por ponerlas en el orden en el que un servidor cree que van a quedar. La clasificación nada tiene que ver con la calidad de las candidaturas. Río parece que es la peor en este campo, pero le toca. El método es perverso, tanto que ahí tienen al Rey de España, a los presidentes de Estados Unidos y Brasil o al primer ministro japonés pasilleando y compadreando con aristócratas, ex atletas, hombres de negocios y burócratas de los cinco continentes.

Copenhague no es el reino de Dinamarca, es el reino del lobby, y hasta allí han ido para presionar a alguno de los cien miembros de este jurado de élite hasta 400 personas de una delegación española que se antojará razonable si Madrid gana y excesiva si pierde. En el caso de que todas las delegaciones hayan utilizado la misma infantería y caballería que la nuestra, cada miembro del COI con derecho a voto ha tenido que soportar estos días la presión permanente de 16 lobbistas. Un estrés. Algo tan importante, caro y decisivo para el país organizador y para el mundo entero como unos Juegos Olímpicos no debería estar en manos de tan pocas personas, elegidas por un sistema de cooptación, que ha permitido en el pasado turbios casos de corrupción. Pero esto es lo que hay. Que Dios reparta suerte.

Los 500 millones de ciudadanos de la Unión Europea tenemos también hoy una cita en las urnas, aunque de menos riesgo y más representatividad. Tres millones de electores irlandeses van a decidir la suerte del Tratado de Lisboa por segunda vez en dos años. En junio de 2008 lo rechazaron, pero hoy dirán que sí. Por varias razones: se les permite mantener su estatus de neutralidad militar, se les consienten sus privilegios fiscales y las leyes comunitarias no condicionarán su prohibición del aborto. Es difícil construir Europa. Dinamarca cuando rechazó el Tratado de Maastricht en 1992 no quería oír hablar de la identidad europea de defensa. Los daneses recordaban los tanques alemanes por las calles de Copenhague en los 40. Y, sin embargo, los irlandeses no quieren saber nada de la OTAN, cuyo protectorado militar sobre la Unión figura en el Tratado.

Pero hay una cuarta razón, más poderosa, para que los irlandeses digan hoy que sí al texto de Lisboa: la crisis económica ha golpeado al dragón irlandés duramente: su economía tendrá un retroceso del 9% este año y está previsto un 3,5% adicional el que viene. Así que los irlandeses ya piensan que es mejor estar mal acompañados que solos. Esto nos garantiza que al menos ganaremos una de las dos votaciones decisivas del día.

  • María

    Estoy oyendo a Obama en defensa de Chicago y, francamente, ni fú ni fá. Creo que Madrid tiene posibilidades y también pienso que se jugará la designación con Río.

  • Raúl

    Hola,creo efectivamente que Irlanda dirá que sí en el referéndum al Tratado de Lisboa “versión light”, para eso se han cambiado cosas a su medida. Europa irá a varias velocidades, pero irá todo el mundo tarde o temprano… es algo que conviene a todos. Sólo sería deseable más democracia en la elección de nuestros representantes, es decir, elección directa de un presidente de la Unión Europea.

    En cuanto a lo de Madrid 2016, sé que es políticamente incorrecto, pero cuando no se lo den (porque no se lo van a dar ni en broma) me alegraré profundamente. Todavía recuerdo el boicot y el ninguneo de toda España cuando Sevilla se presentó por segunda vez y ya estaba en la recámara la candidatura de Madrid.

    Un saludo.

  • Raúl

    Por cierto, se me olvidaba… sólo una cosilla. El famoso dragón rojo es de Gales, no de Irlanda. Es un pequeño fallo que no le quita credibilidad y razón a su artículo.

    ¡Un saludo!

  • Ignacio Martínez

    Lo siento, Raúl, pero no he dicho nada sobre el dragón rojo. Desde el auge de las economías de Corea del Sur, Taiwán, Hong Kong y Singapur, conocidos como los cuatro dragones asiáticos, se le llama ‘dragón’ al país que consigue un fuerte crecimiento en un espacio de tiempo muy corto. Es el caso de Irlanda, que por cierto sería un dragón verde, obviamente.

  • Raúl

    De acuerdo, si lo del dragón lo ha dicho en ese sentido el equivocado soy yo. Pensé que lo había confundido (por aquello de la cercanía) con el “Dragón Galés”, símbolo del País de Gales y que aparece en su bandera. http://es.wikipedia.org/wiki/Bandera_de_Gales

  • NATALIA

    Ojalá que gane Madrid!!!!!!!!!!!!!!