El Nobel a Obama es una pifia monumental

Ignacio Martínez | 10 de octubre de 2009 a las 9:28

Un amigo norteamericano con el que coincidí anoche no daba crédito a la noticia. Se creía que era una broma. El Nobel de la Paz para Obama. Una pifia del comité noruego que quiere relanzar su premio y busca una figura estelar para darse importancia. Ya le dieron el galardón en 1978 a Menahem Begin, primer ministro de Israel, que había sido el jefe de los comandos que perpetraron el atentado contra el Hotel Rey David de Jerusalén en 1946, en el que murieron 92 personas. Acompañó en aquella ocasión al israelí premiado un dictador como el presidente egipcio Anuar El Sadat. En fin, el premio de este año es más digno, porque Obama no ha hecho nada vergonzoso en el pasado. Pero es que tampoco ha hecho gran cosa como presidente. El premio se lo ha dado el comité noruego a sí mismo y han invitado a Obama a la entrega. Catetos.

Etiquetas: , , ,

  • Carmen

    Pues a mí me parece mejor que se lo den a Obama que a Arafat o Begin. Obama no tiene las manos manchadas de sangre. Y esto le obligará a ser muy ciudadoso en la solución de las guerras de Iraq y Afganistán o en su mediación en Oriente Medio. ¡No está tan mal hombre!

  • Carlos X

    El Nobel de la Paz a Obama es una gran inversión, creo que deberían hacerlo con cada nuevo presidente de los EEUU. A los 8 ó 9 meses de mandato se le reconoce la labor y durante tres años y pico, en el mejor de los casos 7 años, los tendremos tranquilotes en la Casa Blanca sin mandar a los marines de paseo por la responsabilidad que supone la medallita.

  • Jotaeme

    Obama, como JFK, no ha tenido tiempo de incumplir ninguna de las promesas que ha hecho ni compromiso alguno asumido pero está en el mundo desde hace apenas dos años. Se supone que el Nobel premia una trayectoria y aquí, lo que se dice una trayectoria, no hay. No coincido con Carmen en que no está mal pero en estos casos uno piensa -serán los años- que podía haber sido peor.

  • Absalón

    Voy a escribir que lo del Nobel de la Paz es una “merienda de negros” y me gustaría que no se tomara como un chiste fácil, pues lo es se lo den a quien se lo den. No hay absolutamente nadie en el planeta Tierra que se merezca un Premio de… la Paz. Es una falacia. No hay nadie, repito, nadie en el mundo merecedor de eso. Deberían eliminarlo.
    Y otra cuestión, sr. Martínez: se acuerda usted y censura el galardón a Begin. Bien. ¿Por qué no censura también el concedido a Arafat, jefe de Al Fatah, organización de terroristas palestinos que atentaba contra civiles?

  • Ignacio Martínez

    Querido Absalon: También censuro a Arafat. Me parece muy mal su Premio Nobel de la Paz. Está aquí escrito en este blog, en el post del 7 de enero de 2009.

  • Absalón

    Agradecido. Un saludo.