The Economist fulmina a las cajas de ahorro

Ignacio Martínez | 24 de noviembre de 2009 a las 8:54

The Economist ha dedicado un artículo a las cajas de ahorro españolas con el título “Las cajas de ahorros y sus problemas”. Añade un subtítulo significativo: El sufrimiento de las cajas de ahorros no significa alegría para los bancos”. He aquí un resumen: 

“Los bancos españoles afrontan un lúgubre 2010. Si bien es cierto que los bancos que cotizan en Bolsa obtuvieron beneficios netos por valor de 4.000 millones de euros en el tercer trimestre del año, la mayoría de los economistas predicen que España no saldrá de la recesión hasta mediados de 2010 como más pronto. Márgenes en disminución y menores volúmenes de préstamos reducirán los beneficios al igual que aumentará la morosidad debido a que se espera una tasa de paro del 20%. Los bancos comerciales dicen que un pequeño consuelo es que las cajas de ahorro, que no cotizan en Bolsa, lo están haciendo aún peor. Las 45 cajas españolas han sido duros competidores de los bancos y les fueron despojando constantemente de parte del mercado estos últimos años”.

 

“La propiedad de las cajas es mutua y las controlan una mezcla de depositantes, empleados y, ante todo, políticos locales. Como estuvieron toda una década beneficiándose del auge del sector español de la construcción y aprovechando su fuerte presencia local, en estos momentos posen el 56% de las hipotecas en España. Los préstamos a los promotores inmobiliarios suman cerca de una quinta parte de sus activos. El estallido de la burbuja inmobiliaria las ha dejado a las cajas con más préstamos incobrables –el 5,2% de sus préstamos tienen morosidad que supera los 90 días, en contraste con el 4,4% de los bancos- y con un número excesivo de oficinas bancarias. La solvencia no supone un problema para la mayoría de las cajas, pero unas cuantas precisarán dinero público”.

 

“Puede que las fusiones entre las cajas sean buenas nuevas para los bancos: la historia muestra que las entidades resultantes de fusiones pierden cuota de mercado a corto plazo. Los analistas sostienen que al menos el 20% de las oficinas de las cajas estarán a disposición de todos. Cataluña, donde hay poco presencia de bancos, es especialmente atractiva. No obstante, no deben esperar un gran cambio en los equilibrios de poder. La mayor parte de las fusiones anunciadas hasta ahora son de poca monta. Y una semiparálisis en el sector de las cajas supondrá menos créditos y más retraso en la recuperación de todos. El volumen total de préstamos en el sistema se podría reducir, según Analistas Financieros Internacionales, el 10% entre 2009 y 2011. En lo que va de año, los créditos se están reduciendo más en los bancos, lo que es otra razón para que no cacareen”.

  • Esteban

    ¿Han leído esto los curas de Córdoba? ¿Y los granaínos todos? Somos unos catetos. Es un consuelo que PP y PSOE estén empeñados, juntos, en la fusión de Cajasur con Unicaja.