Obi-Wan Kenobi

Ignacio Martínez | 14 de marzo de 2010 a las 13:02

Como si fuese el maestro jedi Obi-Wan Kenobi, Griñán le dijo ayer a Zapatero que la fuerza estaba con él. La fuerza del sur. Y el presidente se agarró a la idea: en la clausura del congreso regional de los socialistas andaluces dijo que el cariño y la confianza que respira en su partido le dan  fuerza para seguir adelante, y que la fuerza de las convicciones del PSOE le llevan a proclamar su superioridad intelectual, política, de valores y de principios sobre la derecha. Simple. Como su explicación de que la crisis que vive el país es resultado de la crisis financiera internacional. De la que saca tres lecciones: hay que  poner reglas a los mercados financieros, apostar por una economía de la innovación, y evitar que la austeridad perjudique la cohesión social. También sostuvo que si se acierta en las políticas adecuadas, en unos meses, poco a poco, se creará más y mejor empleo que antes. Hizo críticas y chascarrillos sobre Aguirre y Rajoy, le dirigió un par de indirectas a Arenas y terminó con una devolución de la cortesía de la fuerza: “Por el PSOE de Andalucía, siempre”.

Griñán, en su habitual estilo didáctico, explicó los problemas de productividad de Andalucía, y defendió la idea de una economía de la igualdad. Más allá del género o el poder adquisitivo, se extendió en la igualdad de acceso a internet, los idiomas, la formación universitaria o la cercanía a los servicios públicos. La desigualdad genera ineficiencia, según el  patrón del socialismo andaluz.

En su nueva ejecutiva no hay pesos pesados, sino más bien penenes. Jóvenes muy prometedores o a medio hacer, algún discreto funcionario del partido, e incluso dirigentes de segunda fila en su provincia en puestos de suave escaparate regional. No parece mucho, pero el elenco mejora si se compara a los que entran con los que salen. Pensará Griñán que a Suárez los penenes de 1976 le salieron bastante buenos. En todo caso, en un partido tan institucional como el PSOE andaluz, la clave de los cambios la dará el gobierno Griñán II. Si van a aparecer galácticos, será en el inminente nuevo Gabinete, el equipo con el que se jugará las elecciones de 2012. Zapatero prometió ayer nuevas mayorías a los suyos. Al presidente le acompañará la fuerza, pero su solvencia como augur está en entredicho desde que nos arrasó la crisis. Veremos.

  • Pep

    Querido Ignacio, al hilo de tu articulo me asalta la duda de si mis últimas reflexiones y estado de estupefacción con respecto a la política en general, podían esconder lagunas invisibles o errores de criterio. O lo que es peor, ver las cosas de forma tendenciosa o interesada, que siempre algo hay. Pero no, me explico. Esta vez ha sido el Congreso regional de los socialistas andaluces, pero da igual, ya todo es lo mismo. Las proclamas del líder Zapatero “hay que poner reglas a los mercados financieros, apostar por una economía de la innovación, y evitar que la austeridad perjudique la cohesión social”, son peroratas de una vacuidad insultante, incluso para el dócil y domesticado elector. Ni siquiera son un engaño, una burla, no son más que la ineptitud y la incapacidad para sacar adelante un proyecto –político—para el que no están preparados la mayoría y en el que las arcas ya no pueden colmar al resto.

    Parece que todo el mundo pagará el peaje por incurrir en excesos ,sí, pero.., centrémonos en España, toda. Hay que regenerar la política, o mejor, al político, se debe activar el reset y partir de cero. No hay oradores, no hay gestores, no hay líderes, no hay innovadores. Pero sobran cargos, sobran ineptos, sobran cobradores y ¡uf!, apestan los corruptos. Es necesario obviar estúpidos recelos entre pueblos, ancestrales odios de tiempos ya olvidados, asimilar de una vez que nuestro hábitat natural es el mundo, no nuestras locales y mezquinas parcelas, formar con acierto y rigor las futuras generaciones en el conocimiento y la instrucción, en el orden, la disciplina y la educación. Ser tradicionalistas en lo íntimo –cofradías, sardanas—pero globalizadores en el rigor, en los objetivos y en las alianzas. Menos folcloristas, todos, más regeneracionistas, más innovadores y, porque no, más trabajadores.

    Y cruzar los dedos para que un día la democracia –lo menos malo, dicen—permita señalar con el dedo y sancionar a todo aquel que ostentando un cargo público burle por acción u omisión la confianza otorgada por la ley y por el elector, que es más importante. En una palabra, lo que en régimen laboral se da en llamar despido procedente (Y exigencia de responsabilidades). En su proclama Zapatero nos alecciona con iniciativas ; yo le brindo otra, REGENERACION DE LOS POLITICOS.
    Un abrazo.

  • Ignacio Martínez

    Querido Pep: Estoy completamente de acuerdo contigo. El problema de Zapatero es que tiene que venir a Andalucía a dar ánimos, porque se le viene abajo uno de los santuarios de votos del PSOE. Y, como habrás visto en la encuesta de La Vanguardia de hoy, el otro feudo electoral que es Cataluña está más o menos igual. Con este panorama a lo mejor el PSC consigue una fórmula para seguir en el Gobierno catalán, coaligado con CiU o como sea. E incluso el PSOE es capaz de seguir gobernando Andalucía con IU. Pero lo que está cada vez más claro es que perderán las próximas elecciones generales. Que parece que es lo único que les preocupa. Y claro, Zapatero no es el más indicado para dar ánimos. Su discurso en el congreso andaluz del PSOE fue, con mucha diferencia, peor que el de Griñán. La regeneración de los políticos es necesaria, pero nada fácil. Sobre todo mientras el pueblo español, en su infinita sabiduría, cada vez que va a votar elige a más diputados de PSOE y PP que en la anterior elección. Y así, los dos grandes tienen un oligopolio bien defendido y alimentado por los ciudadanos. Aquí tendría que ocurrir como ya ha pasado en Alemania, que los dos grandes partidos pierden un montón de votos al unísono para que escarmienten. En todo caso, es un placer leer tus comentarios.

  • ferran

    Esto del “oligopolio” es una definicion contundente y evidente que emplea Ignacio Martinez para definir la situacion politica española y que no tiene perspectiva de variar.Vistas las calamidades por incompetencias a que han llevado al pais estos del PSOE: ¿Cuantos son los que creen firmemente que los que aspiran a coger el podr – PP – tienen credibilidad y las formulas maravillosas para salir de este atolladero?.
    El tamdem PP+PSOE, se ha instalado en el deseado bipartidismo y a pesar que se puedean aparentemente despellejar, cuando llega la ocasion son capaces de entenderse como en el caso de Euzkadi.
    En este bipartidismo se encuentran seguros. Permanentemente estan maquinando proyectos de leyes electorales que puedan expulsar del arco parlamentario a los pocos partidos que en algo les pueden condicionar para no llegar al poder absoluto. Naturalmente me refiro a los partidos nacionalistas con una cierta representatividad, pero lamentablemente son partidos a los que siempre se les definira como “chantajistas”, y asi estamos.
    Sin llegar a la italianizacion, seria interesante que el arco parlamentario español estuviera mas repartido y representado. Con el bipartiddismo no caben nuevas formuls ni evolucion. Los dos defienden ferreamente su territorio. Continuara siendo una lucha por el poder. Unos para mantenerlo y otros para conseguirlo. Decia Churchill que un npolitico es el que piensa en las proximas elecciones, y un estadista el que piensa en las proximas generaciones. Lamentablemente no tenemos estadistas. !Hay que aguantarse!