Manual de instrucciones para formar gobierno

Ignacio Martínez | 21 de marzo de 2010 a las 10:03

Ya saben que a los periodistas nos encanta el deporte de especular con el Gobierno que viene, sea nacional, regional o local. Hay que añadir que a los lectores les complace semejante ejercicio, porque tiene éxito de público. Ahora intentamos adivinar cuándo, cómo y con quién aparecerá el gabinete Griñán II. Y se me ocurre proponer un test de memoria histórica. ¿Qué hizo Escuredo en el verano del 82 para componer el primer Gobierno autonómico andaluz? Pues una cosa muy simple: puso a un licenciado en Derecho en Gobernación, a una administrativista en Presidencia, a un economista en Economía, a un inspector fiscal en Hacienda, a un arquitecto en Política Territorial, a un agricultor en Agricultura, a un inspector de Trabajo en Trabajo (y a otro inspector de Trabajo de viceconsejero del ramo, el actual presidente Griñán), a un médico en Salud, a un profesor en Educación, a un doctor en Filosofía en Cultura y al director de una feria de muestras en Turismo.

Si alguien piensa que cualquiera vale para no importa qué cosa, que imagine a Guardiola poniendo a Messi de portero o defensa central. Pero con el tiempo las cosas se instalan en la rutina y durante el largo califato de Chaves se consagraron una serie de costumbres perversas en el manual-de-instrucciones-para-formar-gobierno, basadas en tres principios: la provincia, la familia y el género. Así de pronto surgían encargos de laboratorio. Por ejemplo, sin ánimo de señalar: mujer, Educación, de Almería. Haría bien el presidente en zafarse de semejante práctica, pero no lo hará. No puede. No lo ha hecho en la composición de su primera Ejecutiva, en la que ya se adivina algún movimiento adelantado, para compensar otros que prevé en el Gobierno. Aunque creo que es sincero cuando hace el discurso del mérito y la cualificación, ni en el primer escalón ni en los segundos niveles del gabinete Griñán I ha destacado especialmente ese criterio.  

En todo caso, no estaría mal recuperar algo del sentido común de los primeros nombramientos del lejano verano del 82. No suena mal que los economistas se ocupen de áreas económicas, los médicos de la sanidad y los políticos puros de Presidencia. No se trata de reclamar tecnócratas, sino de exigir un alto conocimiento y experiencia en la materia que se va a gestionar. Pero en fin, este juego de teorías e hipótesis tiene como principal virtud la de ser un deporte efímero, porque la solución está al caer. Es cuestión de días más que de semanas. Que dios reparta suerte.

  • María

    Pues yo creo que Griñán va a hacer mejor gobierno ahora que hace un año. Se va a quitar imposiciones, va a corregir sus propios errores y hasta es posible que no tenga en cuenta tanto como Chaves los equilibrios provinciales. Ojalá sea verdad que quiere a los mejores; es lo que quiero pensar por el bien de todos.

  • Bosco

    Lo siento por María, pero Griñan ha seguido cumpliendo la norma llamada Derecho Foral Antequerano cuyo artículo único dice: Antequera tiene derecho a un consejero perpetuo en el gobierno andaluz que se llamará Paulino, en el supuesto caso de que se cesara se nombrará a persona afín quien a su vez será sustituida a su cese por Paulino.

    Que conste que no tengo nada contra Paulino, creo que fue un magnifico alcalde (siete años), un magnifico consejero de agricultura (diez años), de turismo (tres años) y lo será de también de cultura al fin y al cabo es como agricultura pero sin agro,se me olvidaba concejal breve de Marbella y 28 años diputado.
    Sólo una pregunta, ¿tan mal andamos en el PSOE para que alguien tenga que ser consejero toda la vida?

    PD: además del fondo de compensación interprovincial creo que debo empezar a reivindicar en fondo de de compensación de nombramientos políticos
    Bosco DNI: 25550755D