Alta Velocidad » Archivo » Gürtel: la verdad es joven y bonita

Gürtel: la verdad es joven y bonita

Ignacio Martínez | 7 de abril de 2010 a las 10:24

Hay un cuento que relata la historia de un hombre que busca afanosamente la verdad durante años. Y un día, en una cueva escondida, de una montaña perdida, en un remoto país la encuentra. Pero resulta ser una vieja, bruja y fea. El hombre le explica su angustia, porque todo el mundo quiere conocer cómo es la verdad, y la realidad es embarazosa. Pero ella le ofrece la solución: “vuelve y di que soy joven y bonita”. Emociona la solemne declaración de Cospedal sobre la voluntad de su partido de que se sepa toda la verdad sobre el caso Gürtel. Pero lo que el PP quiere no es exactamente la verdad, sino salir lo más airoso posible del trance.

El levantamiento del secreto del sumario nos ha permitido saber que los investigadores del caso atribuyen a Luis Bárcenas, gerente y tesorero del PP durante 30 años, un enriquecimiento ilícito de 1,3 millones de euros, 225 millones de pesetas. Bárcenas, el hombre de los dineros del Partido Popular, suspendido provisionalmente en sus funciones de tesorero, conserva su escaño en el Senado, su despacho en la calle Génova y abogados pagados por su partido. Para saber toda la verdad sobre Gürtel debería ser el propio PP quien contara qué gestiones intentó Bárcenas entre la trama de los presuntos corruptos y responsables de su partido que adjudicaban contratos en las instituciones. Y qué éxito tuvo en esa labor.

Pero los partidos ponen el prestigio y buen nombre de la organización delante de cualquier otra consideración. Por eso su primera reacción siempre es defensiva. En el caso de Rajoy hay un pecado original como el de Zapatero con la crisis. El presidente del Gobierno sostuvo indignado que no venía una crisis y acusó al PP de antipatriota por decirlo. Tras ese empecinamiento inicial, ahora le cuesta la misma vida convencer al país de que llega la recuperación. A Rajoy le pasa lo mismo con Gürtel: primero dijo que esto era un complot del Estado, y adujo como prueba la torpe coincidencia del juez Garzón y el ministro Bermejo en una cacería en Jaén.

Pero no había un complot del Estado, sino una banda organizada, que hizo regalos a ocho consejeros de Camps, a sus padres y sus suegros. Y a la presidenta de las Cortes valencianas. Algunos presentes son de escaso valor, pero también hay relojes de 2.400 euros y maletas de más de mil. A quienes ahora reclaman la verdad hay que recordarles que primero dijeron que a Camps no le habían regalado los trajes, después argumentaron que todo el mundo recibe regalos: y como prueba de cargo ahí estaban las anchoas del presidente cántabro Revilla. Más tarde, Camps se sacó de la manga que había pagado los trajes sin factura y con dinero B de la caja de la farmacia de su mujer…

Y cuando el sumario nos desvela nuevos datos sobre la trama, llega Cospedal y nos dice que la verdad es joven y bonita. Conmovedor.

  • Manuel

    Cuanto más sabemos del tema Gürtel más a pitorreo suena todo. Esperemos que la gente les lea la cartilla a los políticos (tanto de un color como de otro) en las urnas.

    Un saludo

  • Degades

    La palabra “verdad” no suele figurar en el vocabulario de los políticos, es, para desgracia nuestra, la gran desconocida de la clase política española, como demuestran siempre que tienen oportunidad para ello, es decir, en sus discursos, en sus promesas, tantas veces incumplidas, sobre todo en períodos electorales, etc.; a lo sumo, a lo más que llegan son a las medias verdades que son todavía peores que las mentiras, algo a lo que sí son muy aficionados. Y quiero aclarar que cuando digo los políticos hablo en general, no dudando que los haya veraces y honrados, pero no suelen ser la regla. De manera que defensa de la verdad y honradez son dos cualidades que brillan por su ausencia cuando tratamos de la clase política, que es precisamente lo que está ocurriendo en estos momentos con los casos de corrupción que afectan al Partido Popular, si no al partido en su conjunto, sí a algunos de sus dirigentes destacados, enriquecidos gracias a la trama Gürtel. Es cierto que no se puede comparar, al menos con lo que se sabe hasta la fecha, con los casos de corrupción que afectaron al PSOE en el pasado, como el caso Filesa (grado difícil de alcanzar por cierto); pero, aunque sea en menor medida, no deja de causar indignación y una creciente sensación de impotencia en la ciudadanía, sobre todo teniendo en cuenta que el PP es la alternativa al Gobierno de Zapatero para reconducir y enderezar a este país. Entre la demostrada incapacidad de Zapatero por sacar a España de la tremenda crisis económica en que se encuentra y, ahora, la corrupción salpicando al Partido de Rajoy, pues vamos apañados los españoles.

  • RF

    Noto que mis amigos extranjeros nos miran desde hace unos días con especial admiración. Sobre todos los escandinavos; sin duda se acuerdan de aquel ministro sueco que tuvo que dimitir por haber cargado el gasto de un billete de avión que podía haber tenido un carácter privado a su ministerio.

    Esplendorosa cleptocracia la nuestra… La verdad es que comprendo que nos envidien.

  • Jotaeme

    Gran hallazgo para el vocabulario sociopolítico: la cleptocracia.

  • Eduardo

    Estoy seguro que alguna vez seremos como ese ministro que dimitió por un billete de avión, pero antes hay que denunciar y sacar todos los Gurtel de uno y otro partido. Por ejemplo: regalos como los de Gurtel se dan todos los días y nadie dice nada, todos se callan, caso de las Cajas, los Consejos está formados por Políticos y los que no son los ponen los Políticos y todos reciben muuuchos mas regalos que los del Gurtel, las Diputaciones, las empresas de la Junta… pero aquí nadie dice nada, ahora toca Gurtel.