Alta Velocidad » Archivo » Las barbas del vecino

Las barbas del vecino

Ignacio Martínez | 26 de abril de 2010 a las 7:22

Ya conocen el refrán: cuando las barbas de tu vecino veas cortar, pon las tuyas a remojar. A primera vista podría parecer una alusión a la crisis griega. Pero no. Entre otras cosas, porque la deuda pública acumulada por Grecia respecto a su PIB es el doble de la española. Lo que no garantiza a España quedar al margen de los vaivenes griegos. Tanto los tiburones especuladores como los temerosos inversores privados son sensibles a las noticias sobre las delicadas finanzas públicas helenas. Los mercados ni siquiera se tranquilizan cuando la Eurozona le ofrece créditos por valor de 30.000 millones de euros. Nadie se fía de nadie. Por eso la Bolsa española bajó la semana pasada.

Pero las barbas del vecino en este caso son los resultados electorales que los grandes partidos están teniendo en las países más poderosos de Europa. El Reino Unido lleva casi un siglo con primeros ministros conservadores o laboristas. Pero hay elecciones generales allí el 6 de mayo, y no son cosa de dos. En septiembre hubo elecciones en Alemania, donde democristianos y socialdemócratas no llegaron juntos a sumar el 57% de los votos. Y esas dos grandes formaciones germanas llegaron a acumular en sus buenos tiempos el 90% de los votos de la República Federal. En Francia en las europeas del año pasado los verdes empataron a votos con el Partido Socialista, que en los últimos 30 años ha dado un presidente de la República y media docena de primeros ministros.

Algo está cambiando en el ambiente. Pero PSOE y PP viven alegremente, instalados en la ignorancia, culpando de todos los males de este país a su adversario. Con la crisis están sufriendo mucho las grandes marcas y el público se lanza en manos de las marcas blancas. También en política: candidatos de formaciones nuevas o tradicionales outsiders resultan a los ojos de los ciudadanos más estimulantes que los líderes de las siglas establecidas.

En España deberían tomar nota los dos grandes partidos nacionales. Anda Cospedal indignada por las nutridas protestas contra el proceso a Garzón, tras su intento de investigar los crímenes del franquismo. Sostienen los dirigentes populares que cuestionar al poder judicial es poner en riesgo la democracia. De acuerdo. Pero cuando Garzón inició la instrucción del caso Gürtel, esa actuación judicial les pareció nada menos que un complot del Estado, a pesar de que puso en pie una importante trama de corrupción en la que estaban inmersos muchos dirigentes y cargos públicos del PP. ¿Esas críticas no pusieron en peligro la democracia? La actitud del PSOE respecto al agua tampoco se queda atrás; la última vez en el Estatuto de Castilla-La Mancha, con posiciones autonómicas distintas según el territorio de que se trate.

Los discursos de socialistas y populares invitan a los españoles a elegir entre lo malo y lo peor. Si siguen así, el bipartidismo, como ha pasado en otros lugares de Europa, no aguantará. Es cuestión de tiempo.

  • Esteban

    No comprendo bien el tema del agua y el PSOE. Parece una excusa para hacer la equidistancia. Es verdad que los discursos políticos deberían ser los mismos en todos los territorios, y en Andalucía, por ejemplo los socialistas están en Córdoba por la capitalidad cultural del 2016 y en Málaga por la de Málaga. Nadie de moja. Pero lo del PP respecto a los jueces es de broma: cuando los persiguen a ellos es un complot y cuando son sus compañeros ideológicos los que persiguen es el Estado de derecho el que actúa.

  • Degades

    Lo que está ocurriendo en Europa y puede llegar a ocurrir en España se debe en mi opinión a un cierto hartazgo de la población por los dos grandes partidos que en cada país europeo suelen alternarse en el Poder, bien porque en el fondo ambos apliquen una política similar en ciertos aspectos fundamentales de gobierno; bien por que, aplicando esas mismas medidas, no logran solucionar los problemas estructurales que aquejan a la sociedad, como el paro, la inseguridad ciudadana por el aumento de la delincuencia, la no integración de los colectivos de inmigrantes, etc., y como ha podido verse con especial virulencia en el estallido de la grave crisis económica que ha afectado y afecta a Europa; o bien por los posibles casos de corrupción que pueden llegar a salpicar a esos partidos. Y este hartazgo se manifiesta en la aparición y relativo éxito de partidos antes residuales de uno y otro signo que la gente empieza a votar, o en el incremento de la abstención, del voto en blanco y el voto nulo.
    En España, a donde las tendencias europeas suelen llegar algo más tarde, el bipartidismo, de momento, sigue siendo fuerte, pero el desencanto de la población hacia la clase política se está manifestando claramente en el abstencionismo, como ocurre en Cataluña, en donde éste alcanza unos porcentajes elevadísimos, particularmente en los referendums soberanistas, un verdadero fracaso para los políticos nacionalistas catalanes, señal del abismo existente entre éstos y la sociedad que dicen representar.

  • Víctor

    “Es cuestión de tiempo”, es cuestión de mucho tiempo, señor Martínez; en estos momentos no se advierte en este país, desde cualquier apreciación, ningún partido que pueda aproximarse a los dos grandes, me refiero en obtención de escaños. El electorado español quiere garantías, partidos con solidez, experimentados, no quiere riesgos. Con esto quiero decirle que nuestras barbas, por ahora y según creo, están a buen recaudo…

  • ferran

    Sr.Degades. No intente Vd sacar conclusiones facilonas en cuanto a la participacion en los referendums “informales” y no vinculantes que se estan celebrando en Catalunya. No se vale hacer comparaciones de situaciones radicalmente diferentes.A diferencia de otras democracias,- caso Suiza por ejemplo – no es esta una de las que se distinga por tener en cuenta la opinion democratica de sus ciudadanos. Muy bien apunta la guerra a deguello de los dos que se alternan en el poder. ¿Esta es la situacion idonea para dirigir el pais?. Ni una sola accion de referendum de consulta en tantos temas y en esta situacion lo mas inteligente es la befa y mofa a un referendum popular con ayuda de voluntarios ,que surge de la sociedad y no vinculante que se celebra en Catalunya sobre lo que se piensa acerca del independentismo.
    Sin apoyo mediatico,y con los obstaculos e impedimentos de los medios oficiales, la participacion ha sido la adecuada en las circunstancias. Le recuerdo que el primer referendum de esta serie que se celebra en Arenys de Munt, se amenaza de denunciarlo ante el Fiscal general, enviar a la GC y por supuesto promover que grupos fascistas como la Falange haga acto de presencia. Parece que la “cosa” no aparentava ser tan intrascendente como muchos quieren presentarnos. La expresion mas directa democraticamente de la ciudadania como es un referendum, parece ser no esta mentalizada en nuestra reciente democracia. Pues que sigan los dos grandes partidos mutuamente a deguello

  • Degades

    Sr. Ferrán:
    En mi comentario he puesto los referendums soberanistas catalanes como un simple ejemplo que, le guste o no, refleja el sentir general del electorado ante su clase política, pero también se podrían poner los ejemplos de algunas elecciones autonómicas o generales en donde también ha sido muy alta la abstención, no solo en Cataluña sino en el conjunto de España.
    Estoy de acuerdo con Vd. en que los referendums o consultas populares son una saludable práctica democrática de la que, sin duda, debería hacerse más uso, pero siempre y cuando estuviesen dentro de la legalidad.

  • Pep

    Querido Ignacio,
    Entre estornudo y estornudo secundados por “quejíos” cervicales, me permito comentar aspectos de tus artículos .Sin debate, sin discusión, solo confirmando el interés que me suscitan. Te lo escribo a modo de memorándum para no colmar tu paciencia y que después no me riñas.

    Las verdaderas convulsiones españolas casi siempre han tenido su origen en Cataluña.

    Todas las instancias del Estado, todas, peligran, el momento es muy delicado.

    La licencia literaria del barroco y lince Juliana, no va muy desencaminada.

    La situación del TC, es sencillamente esperpéntica, impropia de una democracia.

    El espíritu de Montesquieu no está ni se le espera. No hay tal separación de poderes.

    No abogo por la renovación de magistrados. Sino por un pacto de Estado que supere el dichoso estado de la transición y ponga al día sus estructuras.

    Si el Estatut no cabe en la Constitución, habrá que cambiar la Constitución. Como cualquier país europeo…y no pasa nada.

    Después de treinta años el verdadero poder sigue residiendo en la capital de España por la misma derecha pura y dura, excluyente con todo lo que no sea centralismo. El espíritu castellano.

    En España no se entiende el nacionalismo –“periférico”-, el español, si. Se quejan del bipartidismo pero no se aceptan opciones minoritarias. Árbitros.

    Los referéndums para la independencia en Cataluña son motivo de guasa y topicazos, ignorando que los propios catalanes somos los primeros en tomarlo con cierta laxitud y, en todo caso, a muchísima distancia. Por cierto, con poco más del veinte por ciento de participación, los resultados reflejan unos números muy superiores a muchos partidos de carácter nacional. Aún revestido de cachondeo y jolgorio dominguero. Cataluña no es independentista y el PP es un irresponsable en fomentar la catalanofobia y los boicots.

    Resulta absolutamente incomprensible e inaceptable que una región aspire a administrar y liderar su propio destino. Pero hay quien sí. Se conforman con la eterna dependencia del arcaico y egoísta centralismo. Pero hay muchos que no.

    Con lo negado que soy, he procurado hacer un esfuerzo de síntesis.
    Un abrazo.

  • ferran

    Acaba de inagurarse un hospital publico en la ciudad fronteriza catalana de Puigcerda que dara asistencia conjunta a los ciudadanos -franceses y españoles – a ambos lados de la cada vez mas simbolica frontera. Autoridades importantes de ambos paises han protagonizado la inaguracion.
    La noticia para muchos podra parecerles intrascendente, pero tiene una fuerte carga de simbolismo y apunta el proceso cada vez mas intenso en las cooperaciones entre vecinos de paises de la UE.en las relaciones sociales que todo esto comportara, cuya meta final, a pesar que alejada es el deseo de una UE de los pueblos. Dificil pero se estan poniendo los humildes y discretos pasos.
    “Patriotismos constitucionales”, “Unidades de la Patria”, “Hispanidades”, “Estatutos”…Etc. todo esto tiene una evolucion hacia la UE que la marca el Hospital de Puigcerda. Pues miren Vds. Nos podremos sentir comodamente andaluces, catalanes o de donde sea, pero al final el nexo comun de union sera Europa. Esto los nacionalismos de Estado no lo entienden ni aceptan – como el español – pero vamos avanzando, a pesar de las convulsiones que se apuntan en su articulo “Cuando las barbas….”