Alta Velocidad » Archivo » En contra del PER

En contra del PER

Ignacio Martínez | 23 de mayo de 2010 a las 10:10

Me ha sorprendido la extraña unanimidad hostil que ha obtenido el dirigente de CiU Duran Lleida a su opinión contra el plan de empleo rural y el subsidio agrario. La indignación de partidos y sindicatos andaluces ha sido tan intensa que tiene algo de impostura. De campaña electoral. Este sistema, que junto a la renta agraria cuesta para Andalucía y Extremadura unos 800 millones al año, no es muy caro en términos totales. Por poner una comparación, el millón y medio de pensionistas andaluces cobra 1.000 millones de euros al mes. Y el subsidio agrario supone unos ingresos por beneficiario muy modestos. Pero no deberíamos estar satisfechos con la perpetuación de este sistema, ni defenderlo como si nos fuese la vida. Claro que no se puede quitar el PER en esta coyuntura. Pero para este modelo de subsidios y para cualquier otro es pertinente pedir que atienda a quien de verdad lo necesita. Y que su actividad genere desarrollo.

Comparto el criterio de que en España hay subsidios a la minería o a la producción de automóviles mucho más elevados. Estaría bien que la Administración General del Estado hiciese una cuenta transparente de todas las subvenciones que hay. Y que supiéramos a quién beneficia. No estoy tan seguro de que fuese muy juicioso hacer un cálculo regional. Y sería muy saludable que las ayudas públicas por desempleo generaran conocimiento, experiencia o mantenimiento en alguna actividad. Pero el PER escasamente cumple esa función. Es cierto que el sistema actual encubre casos de economía sumergida y fraude. Que seguramente también los hay en la misma medida entre los beneficiarios de la minería asturiana o la industria del automóvil catalana.

Habría que mirar más lejos. Ningún partido o sindicato de los que protestan, que yo sepa, ha planteado programas de desarrollo comarcal con partidas europeas o nacionales de fondos estructurales, tecnológicos e incluso agrarios, que anime a la iniciativa privada, cree tejido empresarial y diversifique la economía. Hay que tomarse mucho más en serio el desarrollo rural. Y, en paralelo, ir abandonando la defensa numantina del PER. Hay que ser más ambiciosos, nos conformamos con poco.

  • Antonio

    Hay mucho fraude en el PER y mucho fraude en el desempleo general. Los subsidios deben ser para quien los necesita. Y si fuese así, nos ahorraríamos mucho dinero. Mucho. Y con las subvenciones a empresas, lo mismo.

  • Alfred

    Las subvenciones han de ser eliminadas en todas partes y en todos los casos. Es una medida coyuntural para paliar un déficit en una actividad determinada o para faborecer un desarrollo que con capital privado no se consigue. Pero de todos modos tiene que ser provisional y con caducidad. De lo contrario nos encontramos con que no se hace nada por desarrollar la actividad privada y la generación de empleo. No se puede vivir de la sopa bova.

  • ferran

    Pongamos un ejemplo de lo que supone la subvencion al automobil. Indirectamente la ayuda a las fabricas de automobiles, redundan en la industria auxiliar.En Martos – Jaen – esta establecida la multinacional Valeo que fabrica elementos para la industria del automobil. Delphi – esta o estaba en Andalucia – En Linares tambien salen beneficiados. Se entiende que se benefician directamente de la situacion del automobil. Si el sector no va, resulta que un sector de la economia andaluza se ve perjudicado. Estas no son subvenciones a fondo perdido como el PER. Son subvenciones que benefician a !todos!. Naturalmente los que solo vean que Nissan o Seat estan en Barcelona ya tienen montado el “agravio comparativo”

  • Pep

    Querido Ignacio, como siempre, tus artículos inducen más a apostillar que a rebatirlos. Lo leído estos días en distintos periódicos ,a tenor de las declaraciones de Durán, te sume en la indignación o el simple desprecio. Del subdirector de un diario andaluz he leído “el ignorante éste de Durán Lleida”. Comienzo a valorar las palabras de Machado, pero ya no será una de las dos Españas que te helará el corazón, será toda ella. La coherencia y el sentido común fenecen en la podrida olla del odio y la sinrazón. Todo vale, todo es jaleado en aras a no se sabe qué.

    La referencia al PER de Durán no es más que una de las mil que están encima de la mesa. Con más o menos sentimiento, pero una más de las que exponer en el diluvio que está cayendo. A mi entender no se trata de si el dichoso subsidio tiene ribetes fraudulentos o no, que los tiene, o si fue una inversión felipista para el voto cautivo, que lo fue. Porque los argumentos son pobres, como por ejemplo que el invierno crudo y atroz ha impedido la eficaz labor en la agricultura. ¿Y la agricultura de Lugo? ¿O las labores del campo en Cuenca? ¿Qué me dices de la pera o el melocotón en Lleida? Acaso los perjuicios no son comunes? Y no tienen PER.

    También hablas de hostilidad e impostura. Claro que hay hostilidad, han llegado a pedir que se retracte y que pida excusas. ¿Acaso es la solución para resolver los problemas de una España hundida? Naturalmente que no.No es más que una de las incontables propuestas que Durán, con toda educación y respeto somete a reflexión o diálogo.Nada más que eso.Media España no soporta a la otra media –Machado-.Doliente, áspera, vengativa y agresiva. ¿Envidia, quizá?

    “Hay que ser más ambiciosos, nos conformamos con poco”. Esas palabras tuyas dan broche de oro a la cuestión. Yo no quiero pertenecer a una sociedad subsidiada, subvencionada, porque solo aporta conformismo, inmovilismo y atraso. Y además hiere mi dignidad, no quiero que me den, prefiero poder dar. No creo necesario acudir a la cueva de Zaratustra a pedir consejo a Segador, sabes de quien te hablo, porque, al final, el sentido común acostumbra a poner las cosas en su sitio.

    Yo quiero una Andalucía osada, valiente, arriesgada, haciendo bandera de su enorme potencial, jamás subsidiada. Si me he equivocado en mi interpretación, te pido excusas.

    Un abrazo.

  • pe314to

    Voto PSOE, pero lo de Duran LLeida, es cierto. ¿Como es posible que personas que viven en la ciudad, que no ven el campo ni de lejos ni han trabajado en él en su vida,tengan cartilla agricola compran peonadas en pueblos del Aljarafe?. Y que me dicen de la vida de los jóvenes de los pueblos: magníficos coches, copas hasta altas horas de la noche,….de curro nada de nada, se está mejor con el paro. Hay que acabar con esta lacra y ayudar realmente a los que necesitan de la ayuda, los padres de familia.
    Sintetizando: hemos creado una generación de irresposables y vagos que pululan por todos los pueblos de esta nuesta pobre Andalucia.

  • Rafi

    A mi me ha parecido correcto lo que dice Durán,el subsidio agrario deberia haber desaparecido ya y haberse sustituido por otro que lo cobren los que de verdad son jornaleros.Yo vivo en un pueblo donde nos conocemos todos y me atreveria a decr que la mitad de los que lo cobran no van al campo ni de perol.Se de personas que trabajan en bares,en fabricas de dulces,costureras, peluqueras y no voy a seguir,pero el fraude es generalizado.