Alta Velocidad » Archivo » Instituciones amortizables

Instituciones amortizables

Ignacio Martínez | 31 de mayo de 2010 a las 16:08

El consejero de Gobernación es muy partidario de que existan las diputaciones. Sostiene, en una entrevista en El País, que sin ellas los pequeños ayuntamientos no podrían sobrevivir. Enternecedor. No dice, pero lo sabe, que el servicio de las ocho diputaciones andaluzas a los pequeños municipios nos cuesta a los contribuyentes unos dos mil millones de euros al año. Y tampoco dice que el partido que gobierna en todas las andaluzas es el suyo, el socialista. Y, desde luego, Luis Pizarro sabe que las diputaciones son una fuente de poder, influencia, favores y empleo nada desdeñable. Reparten dinero y no dan disgustos a los ciudadanos.

Alcaldes que fueron presidentes de diputación, como Monteseirín en Sevilla, De la Torre en Málaga o Rodríguez-Comendador en Almería, añoran aquellos tiempos felices, cuando no tenían apuros presupuestarios, ni presión social alguna. Por eso, PSOE y PP las cuidan como oro en paño. A ninguno le ha importado quitar del Estatuto de autonomía el artículo 4.4 que estableció en 1981 que las diputaciones serían la administración periférica de la Junta. Socialistas y populares coinciden en que las diputaciones están en la Constitución y ahí deben seguir. A Baltar (PP) le ha servido la de Orense para crear una dinastía política, por poner un ejemplo lejano. Y el PSOE se maridó con Enciso para conseguir la de Almería, por citar un caso próximo.

Ha crecido tanto la administración periférica de la Junta, que le sería fácil ocuparse de los pequeños y de los grandes municipios. Pero qué se le va a hacer, el consejero del ramo es muy partidario de una fórmula que cuesta al erario público español 23.650 millones de euros al año, en esta época de escasez. Pizarro es el padre de una ley de autonomía local que aprobó el Parlamento andaluz la semana pasada. En teoría, las diputaciones deberían convertirse en empresas de servicios, que atenderían a los ayuntamientos a petición y cobrarían sus trabajos. Un nuevo papel en el que estarían en competencia con empresas privadas, con lo que su prestación tendrá que ser asequible y eficiente. Ya veremos si se lleva a cabo.

Lo mejor sería integrar estas instituciones en las administraciones autonómicas y simplificar el aparato burocrático del país. Pero como el que no se consuela es porque no quiere, les añadiré que esto pasa en todas partes. En 1947 se creó un organismo con sede en París, para repartir los 13.000 millones de dólares del Plan Marshall. Cuando cuatro años después terminó su trabajo con éxito, los allí presentes, embajadores, altos funcionarios y personal diverso, tenían claro que se querían quedar en la capital francesa. Y así surgió una década después la OCDE, que hoy día tiene 1.700 trabajadores de todas clases y cuya función de asesoramiento y guía espiritual de la economía mundial es perfectamente amortizable. Como las diputaciones españolas.

  • grelatri

    Como van a querer perder las diputaciones si son nidos de defenestrados politicos don de pierden el puesto pero no sus sustanciosos sueldos la gran mayoria no tienen escrupulos en gastar el dinero del Pueblo con desfachatez impresionante.Noticia de hoy en E.Sur el señor Monteseirin vergonzosamente se va a Barcelona en avion y manda a su chofer y su escolta a Barcelona con su coche oficial para que le recoja en el aeropuerto y esto por supuesto lo pagara como siempre el pueblo por educacion no escribo lo que realmente pienso de semejante satrapa.

  • Carmen

    Las diputaciones, efectivamente, no tienen mucho sentido en la España autonómica. Pero no podemos hacer desaparecer estas instituciones de un día para otro. Ni lo pueden hacer el PSOE o el PP en solitario. Es posible que no tengan mucha utilidad, pero va a ser difícil absorber a este personal.

  • Geógrafo Subjetivo

    Más allá de la gestión concreta la cuestión es que las diputaciones tienen escasísima utilidad, tan poca que ni la mejor de las gestiones las justificaría. En las comunidades uniprovinciales los municipios pequeños viven igual que en las provincias donde sí las hay.

  • ferran

    Creo que el que este atento,se ha percatado de la embestida que ultimamente se esta haciendo desde el centralismo – el situado en Madrid !claro! – contra las autonomias. Lisa y llanamente piden su eliminacion con el argumento del coste que representan. De momento mientras arrecia este discurso ya proponen recortes y criticas multiples a lo nefasto que resulta el Estado autonomico.

    En este panorama tenemos las Diputaciones provinciales con aromas del antiguo franquismo, que siguen tan campantes en nuestro ordenamiento autonomico y que son cuerpos que intentan doblar o suplantar funciones que son propias de las autonomias. Seria un buen ahorro su eliminacion, pero el sentimiento y poder centralista todavia presente se resiste. Un anacronismo bendecido por el nefasto bipartidismo PP+PSOE

  • Bosco

    Cuando un profesor contratado solicitaba entrevista con un ilustre Rector de una Universidad española para comunicarle que se le acababa el contrato y no quería irse, éste le contestaba “no te preocupes, si aquí vienen los pintores y los albañiles y no se van”