Crisis planetaria

Ignacio Martínez | 5 de junio de 2010 a las 8:58

Ha dicho Leire Pajín que tenemos una crisis económica, pero no política. Esta joven no podría ganarse la vida como pitonisa en el Oráculo de Delfos. Ya aventuró el acontecimiento planetario de los dos liderazgos progresistas a ambos lados del Atlántico, y no sólo ha sido una pifia la Presidencia española de la UE de Zapatero, sino que Obama vive sus peores momentos en la Casa Blanca, debilitado por los acontecimientos, a merced de la BP, Netanyahu o Corea del Norte. Hay quien le compara ya con Carter. Total, que Pajín, se pone otra vez el uniforme de pitonisa y se lanza: no hay crisis política. Disiento. La hay en su partido, en el PP, en toda Europa y en el resto del mundo. Ella misma, con su particular gracejo, la podría haber calificado como crisis planetaria.

El PSOE es un hervidero de rumores, contactos, inquietud. Se busca sustituto. De la vieja guardia como Solana o Rubalcaba; de la nueva vía, como Blanco o Chacón, de la periferia como el extremeño Fernández Vara. Algunos destacados militantes del PP no ocultan su desapego de Rajoy, que desde el anuncio del ajuste ha hecho declaraciones más propias de una barra de bar que de un estadista. Mientras, el país ve atónito como se hunde la Bolsa, porque Hungría, que sólo representa el 0,8% del PIB de la UE, ha anunciado que el anterior Gobierno, como en Grecia, falseó sus cuentas públicas. Estamos pasando de la desconfianza al pánico y no aparece en el horizonte nadie que inspire seguridad.

Otras políticas son posibles. En el pleno de mayo del Parlamento Europeo, el líder ecologista francés Daniel Cohn Bendit dijo que lo que le estamos pidiendo a Papandreu es imposible de lograr. Se preguntó cuánto tiempo necesitarían Francia o Alemania para reformar su sistema de pensiones, ¡y se le está pidiendo a Grecia que lo cambie en tres meses! En el mismo pleno, el líder liberal belga Guy Verhostaff propuso la creación de un Fondo Monetario Europeo, que actúe como fondo de inversión y solidaridad y frene la especulación.

Cohn Bendit apunta una audaz iniciativa política: el desarme entre Grecia y Turquía. Para que los turcos se retiren del norte de Chipre. El líder verde ofreció unos datos espectaculares de venta de armas a Grecia, que con once millones de habitantes tiene un ejército de 100.000 soldados. En los últimos meses, Francia ha vendido seis fragatas a los griegos por 2.500 millones de euros. Helicópteros por 400 millones. Varios aviones de combate Rafale a 100 millones la unidad. Una factura de más de más de 3.000 millones. Y Alemania le ha vendido seis submarinos por otros 1.000 millones. ¡Les prestamos dinero para que nos comporen armas! Recortar de aquí es más eficaz que bajar sueldos de menos de mil euros, sostiene Dani el Rojo. Estas cosas se podrían afrontar si sólo hubiese una crisis económica. Pero la crisis política planetaria no deja espacio para la imaginación.

  • Bosco

    Querido Ignacio, ni que decir tiene que comparto la teoría de Daniel El Rojo, pero puestos a ahorrar nos podíamos ahorrar los gobiernos de cada nación, los parlamentos y toda la parafernalia que hemos montado y que esta crisis está dejando con el culo al aire.
    Aquí quien realmente manda son los mercados financieros, la demostración está clara todo el mundo quiere tranquilizar a los mercados financieros, quieren darle confianza, nadie habla de quien nos tranquiliza a nosotros y quien nos va a dar a nosotros confianza en los mercados que al fin y al cabo son los auténticos gestores de está crisis mundial.
    Con respecto a la crisis política es innegable que la hay, pero yo voy más lejos que tú, hay una crisis del sistema capitalista y no te digo ya de los partidos políticos, otra cosa es lo que piensen algunos jóvenes que están encantados de haberse conocido y que poco o nada saben ni conocen de una sociedad de la que, para empezar, les separa sus astronómicos sueldos y sus problemas que, a saber, son tres; si, no y abstención, claro que para resolver esas dudas tienen al portavoz que se lo apunta con la mano. Da mucha tranquilidad saber que hasta tres son capaces de llegar

  • RF

    Amigo don Ignacio,

    prefiero pensar que somos tremendamente afortunados. Tiempos emocionantes. Estamos ya viviendo el final de una época. Espero impacientemente la aparición del primer libro de historia que nos lo cuente. Como el príncipe Hubertus zu Löwenstein nos contaba la caída del “Imperium Romanum” en su clásico ROM REICH OHNE ENDE.

  • ferran

    Ciertamente me producen una gran envidia la capacidad tecnologica de Francia y Alemania para poder fabricar y vender estos productos “malditos” que sirven para matar personas. Recordemos que en plan mas cutre España fabricaba y vendia minas antipersonal que sobre todo en Africa estan matando a inocentes.

    Mal por mal, me quedo con las fragatas, los helicopteros, los aviones. Aunque la conciencia de pais quede tocada, es mejor negocio que el de las minas