Alta Velocidad » Archivo » Diputaciones: patada a seguir

Diputaciones: patada a seguir

Ignacio Martínez | 13 de junio de 2010 a las 12:25

José Blanco, número dos del PSOE y ministro de Fomento, no para de sorprender a la afición. Se le quiso poner la etiqueta de tonto y ha resultado listo y largo. Así hemos pasado de Pepiño a don José; la víctima ha acabado beneficiada por la campaña de desprestigio, al hacer la comparación entre la caricatura y la realidad. Ya ha habido otros casos en la política española similares, como el del ministro de Exteriores Fernando Morán, un hombre culto aunque de humor variable, al que se le pretendieron adjudicar todos los chistes de tontos que había en la tradición popular. Fue un buen jefe de la diplomacia española, que lideró la fase final de las negociaciones para la entrada de España en la Comunidad Europea, hace justo 25 años. Tuvo un inconveniente histórico: que lo sustituyera Francisco Fernández Ordóñez, el mejor ministro de Exteriores de la democracia. Y su referencia se empequeñeció.

Blanco consiguió la semana pasada reunirse con un centenar de empresarios de la construcción para darles malas noticias, como el retraso o la suspensión de muchas obras públicas importantes. Y, sin embargo, a la salida todo el mundo comentaba lo bien que había estado el ministro. Lo que demuestra que cuando uno es serio y cuenta las cosas como son, aunque el contenido no sean grato, el interlocutor lo agradece. Sobre todo porque tocar la tierra con los pies siempre da seguridad. Blanco, desde que la crisis se llevó por delante la popularidad y la sonrisa del presidente del Gobierno, no ha dudado siquiera en ir a programas rosas de la televisión, buscando audiencias masivas, para tratar de trasladar confianza a los ciudadanos.

Y como él también ha cogido confianza, se atreve a decir en público lo que mucha gente reconoce en privado sobre la reforma institucional que necesita el país. Y ha soltado una patada a seguir al balón de las diputaciones: se ha preguntado en voz alta si sirven para algo en la España de las autonomías. Algunos llevamos años proclamando que los gobiernos regionales han solapado la función de las diputaciones. He oído de sus labios a Joaquín Almunia que llegó a plantear su desaparición a la ejecutiva del PSOE cuando era el secretario general. Pero hasta ahora nadie lo había dicho en público. Las diputaciones de España cuestan 23.500 millones de euros al año y las ocho andaluzas 2.000 millones. Ya ven que hay muchos millones de razones para seguir este debate.

  • cristóbal gil

    qué fácil es decir, adiós a las diputaciones. y con los funcionarios que trabajan ahí qué se hace…. todos a la puta calle, se cambian de administración o se van a trabajar con pepiño?….

  • Raúl

    Los anadalucistas llevan muchos años reclamando la desaparición de las diputaciones provinciales. La última vez fue Pilar González (PA+PSA) no hace mucho.

  • Gavilan

    Que pregunten en los miles y miles de pueblos pequeños de este país si sirven las Diputaciones. Y que los partidos politicos, PSOE PP PA e IU, saquen a todos los que tienen en ellas colocados así veran como los 23.500 millones de euros/año que dicen que cuestan se reducen.

  • pelotas

    Y los patronatos, consorcios, fundaciones, sociedades, agencias, mancomunidades, entidades supramunicipales, entidales locales autonomas, comarcas (pretendidas por el P.A.) … y demás organismos, y panoplia para colocar y articular los partidos o solucionar problemas familiares varios, ¿que?

    el problema ha sido esto ultimo, posiblemente,no hay politico que se precie que no obvie la igualdad entre los ciudadanos.

    Desaparicion de las diputaciones, …. y de lo demás.

  • gadir

    Los funcionarios pasarian a la junta de andalucia, porque lo que el dinero que se ahorran no se en que seria, porque lo que gasta la diputacion en inversiones se lo gastaria la junta, solo se suprimiria sueldos de politicos y asesores y eso los politicos nunca se pondran de acuerdo para quitarlo.
    El senado tambien se podria suprimir,y las comunidades autonomicas tambien y que todo lo lleve el Estado central, es muy facil hablar…

  • Dana

    Qué fácil ¿no? Y que haces con los tranbajadores y los servicios a los municipios? Sin las Diputaciones, el ámbito rural se quedaría abandonado, ya que Sevilla se ocuparía sólo de su omblligo para variar.
    Rebajar el sueldo a los funcionarios, echarlos a la calle…. uhmmmmmm, esto no es mas que envidia cochina de la gentuza y demagogia barata de Pepiño.

  • María

    Algunos comentarios de trabajadores de diputaciones ponen de manifiesto la escasa función que tienen. Su preocupación en quién les paga y cómo mantener el puesto. Nada dicen de los imprescindibles servicios que desarrollan.