Brindis de Unicaja

Ignacio Martínez | 25 de julio de 2010 a las 18:27

El vino y las rosas para los que no encuentra destinatario mi amigo Alejandro Víctor, en el post anterior, seguro que serían de utilidad en el universo Unicaja. A la entidad financiera puntera de Andalucía le ha pasado esta temporada como al Ferrari de Fernando Alonso, que tenía buena marca y, sin embargo, los imponderables lo dejaban en la cuneta una y otra vez. Hasta hoy. Los imponderables y quizá algún error por su parte. Alonso lo ha reconocido públicamente. De Braulio Medel hay poca noticia pública en los últimos meses. No se prodiga, el hombre.

La suerte de Unicaja parece haber cambiado, como la de Alonso. Las pruebas de solvencia y resistencia a las que han sido sometidas toda la banca y las cajas españolas nos permiten establecer una clasificación homogénea sobre la salud y prosperidad de unos y otras. Y después de tantas malas noticias, con el fracaso de la absorción de la caja de Castilla La Mancha, el fiasco de la fusión con la caja de Córdoba, y la non nata oferta conjunta por Cajasur en comandita con Cajasol, el ánimo de la tropa de Unicaja era bajo. Y el de su dirección, aún peor.

Pero resulta que aunque su ánimo estuviese decaído, en la prueba de estrés sale estupenda Unicaja, según la clasificación que anunció el viernes por la tarde el Banco de España, banco amigo de los intereses de Andalucía, como ustedes saben bien. Las cuentas que hacen las entidades financieras sobre su morosidad y fortaleza tienen trampa algunas veces. Tanta, que después de enviarlas al supervisor y de camino a la prensa, se pueden rectificar ante el Banco de España, sin advertir a los medios. Así que está bien publicar un ranking con los mismos criterios para todos.

Y ahí ha encontrado Braulio Medel un motivo de alegría, después de tanto desaire. Está en el podium nacional de los mejores, tras la BBK vizcaína y la Kutxa guipuzcoana, y por delante de todos los demás. Tanto de los grandes, tipo Caixa o Caja Madrid; como de posibles novios, del estilo de Ibercaja o Cajasol. A la presunta otra media naranja de la gran caja andaluza le gana por tres a dos en el test de estrés. En Málaga ya hay quien le saca a eso rendimiento. Con vino y rosas.

  • cigarrera

    Unicaja es una entidad muy bien gestionada pero que está sufriendo el desgaste al que la somete Medel con tal de permanecer en el cargo: lleva años maniobrando para prorrogar los mandatos que le caducaban.

    El SIP que pretende con Ibercaja podría formar un buen grupo, sólido porque ambas son solventes, pero quizás son demasiados gallos en un mismo corral, sus respectivos presidentes tienen demasiada ‘personalidad’.

    La fusión con Cajasol debe superar los localismos, para eso Unicaja podría utilizar la experiencia adquirida en su fundación cuando se unieron muchas cajitas para formar una entidad mayor. Hablan mucho de que el problema es la sede de la futura caja resultante, pero en reaidad eso no es tan importante porque da igual dónde se ponga porque se puede cambiar con el tiempo si interesara y siempre pueden inventarse un doble sede (obra social, etc). El verdadero problema es el reparto del poder entre los políticos locales y eso sí que no tiene solución porque los políticos suelen tener una visión a corto plazo, que es lo que les dura el cargo.

  • RF

    Es admirable lo de Unicaja y su presidente, Braulio Medel. En plena crisis ha conseguido para su institución en cuanto a solidez y solvencia lo que no pudieron la mayoría de las instituciones financieras más poderosas de Europa y Estados Unidos. Well done!

  • Esteban

    Unicaja tiene una enorme ventaja sobre Cajasol en los números, por tanto si hay fusión debe ser con predomonio malagueño.