La leyenda ‘malaya’

Ignacio Martínez | 27 de septiembre de 2010 a las 9:08

Tele 5 repitió ayer tarde su documental La princesa del pueblo sobre la vida de Belén Esteban. La historia arranca comparando a la ex novia de Jesulín con Evita Perón, y sostiene que si se presentara a las elecciones sacaría el 8% de los votos. Su tesis es que se puede conocer a España a través de esta heroína popular. Quizá. Personalmente, prefiero utilizar otras varas de medir. Por ejemplo, el caso Malaya, cuyo juicio empieza hoy. Mejor que a través de los ojos de Belén, podemos saber de qué pasta está hecho este país por la contabilidad del señor Roca y sus cómplices. Cómplices de todos los colores, clases sociales, profesiones y responsabilidades. Se sienten o no en el banquillo. Aquí sí que tenemos materia.

La leyenda sobre los malayos es larga y ancha. Por ejemplo, sostienen las lenguas de doble filo que la moción de censura contra Julián Muñoz costó 3.000 millones de pesetas. Puede ser una fantasía popular. O no. En realidad, 18 millones de euros serían una bagatela, si se piensa en el control de un negocio multimillonario. Los beneficios habrían permitido a Roca hacerse con una fortuna de 240 millones de euros, según la acusación del fiscal. La leyenda malaya también dice que la banda de aventureros comandada por Jesús Gil, que se hizo con el poder en Marbella durante 15 años y se enriqueció en su desempeño, está formada básicamente por gente de fuera. Si se repasa la lista de los principales acusados, no hay ninguno de Marbella y pocos son andaluces.

Lo que no dice la leyenda es que éste no es un caso aislado. Que ha habido muchos cómplices que hoy no se sentarán en el banquillo. Cómplices por acción u omisión. Muchos abogados, arquitectos, notarios, concejales o periodistas han conocido irregularidades que no han denunciado. La pugna por migajas de poder en una mancomunidad o una diputación han hecho extraños compañeros de cama, muy bien avenidos. Los cuatro partidos del arco parlamentario andaluz pactaron, entre 2003 y 2007, con formaciones posgilistas en los gobiernos municipales de Estepona, Manilva, Marbella o Ronda, sin que ningún dirigente político regional se sonrojase entonces, ni ahora.

No es posible crear sociedades fantasmas en paraísos fiscales, ni buscar un fiduciario gibraltareño que las administre, sin la ayuda de un abogado, que algo debe sospechar. No es posible presentar una actuación urbanística contraria a la norma, para construir en una zona verde o de equipamiento escolar, sin ayuda de arquitectos y abogados. No es posible escriturar por un valor sensiblemente inferior al precio de mercado sin que un probo notario lo detecte. En los locos años 2000, mientras todo esto ocurría, el personal miraba al tendido y los marbelleros votaban alegremente al gilismo. Ese dontancredismo también se juzga a partir de hoy en la Audiencia de Málaga.

Etiquetas: ,

  • Carmen

    En la lista de responsabilidades, hay que añadir a sindicatos y organizaciones empresariales. ¿Cuándo una patronal denunció que se estaba extorsionando a los empresarios, con tarifas por contravenir las normas urbanísticas? ¿Cuándo los sindicatos denunciaron que se estaban hinchando artificialmente las plantillas, con trabajadores que ni hacían falta, ni se podrían pagar en el futuro?

  • Esteban

    ¿Y la prensa? La prensa, la radio y la televisión. La misma Tele 5 que ahora se dedica a Belén Esteban, sacaba a Jesús Gil en la bañera con las mama chicho de Berlusconi. Un héroe popular y simpático. El delincuente perfecto.

  • Inmaculada Gálvez

    Cuando se comenzó a denunciar la corrupción urbanística en Marbella, los sindicatos (dispongo del soporte documental) nos acusaron de estar defendiendo a los “ricos” porque alegaban que no queríamos que se construyera y, por tanto, a la creación de riqueza y de mano de obra. Precisamente fue con el caso del Hotel Guadalpin, del que dimana Malaya pese al archivo instado por la Fiscalia, cuando nos vimos obligados a formular querella contra responsables de la UGT que incluso dejaron amenazas en algún buzón que otro. Se archivó tras el perdon de la ofendida que se le requirió lo hiciera en asamblea de trabajadores. Ahora están imputados los propietarios de ese Hotel. Esta es la postura que han mantenido los sindicatos con el gilismo. Ese es el puesto de trabajo de calidad que defienden.

  • juan Lopez Bonet

    Todos se habrán dado cuenta que me gustan las comparaciones
    elaboradas con humor.Aqui va una: España es como una casa de
    cinco pisos. En el quinto viven el Papa, los obispos, los
    gobernantes etc.No tienen a nadie por encima. En el cuarto
    viven los ricos/enriquecidos/grandes empresarios/banqueros.etc
    En el tercero están los jueces, ministros, abogados,notarios,
    politicos,empresarios,etc… En el segundo viven los que viven
    de los que viven en el primero, dónde nos situamos yo, mi
    mujer, los jubilados, parados, deshauciados, etc.etc. Lo que
    es tipico es que todos miran hacia arriba. A nadie le interesa
    quien vive en el piso de abajo. Todos quieren un sitio en el
    piso superior. Y esto es lo único que a ellos les vale. Y si
    es asi, que alguien me diga cómo es.

  • ferran

    la capacidad de sorpresa e indignacion queda superada ante este desfalco que a la luz publica han cometido estos “honorables” delincuentes insertos en la vida politica y publica de este martirizado pais. Increible como se iban burlando las leyes y nadie se entero. Nadie de los que estan mas arriba veian como se burlaban las normas urbanisticas sin mover un dedo. El Hotel “El Algarrobico” en Carboneras – Almeria – fue la culminacion de una incedente corrupcion que llevamos inserta en nuestra clase politica que junto con lo de Marbella, hacen de España un pais unico.