Alta Velocidad » Archivo » Laporta: un caudillo en apuros

Laporta: un caudillo en apuros

Ignacio Martínez | 18 de octubre de 2010 a las 10:01

El Barça ha decidido denunciar a su anterior presidente, Joan Laporta, ante los tribunales por haber dejado un agujero en las arcas del club de casi 50 millones de euros, según una auditoría que ha encargado la nueva directiva. Resulta que en la temporada 2009-10 hubo un déficit de 80 millones donde Laporta decía que había un superávit de 11 millones. Los compromisarios del club, en un resultado muy ajustado, han aprobado entablar un pleito civil para intentar que Laporta y sus consejeros respondan por el quebranto causado. No sé por qué cuando voy repasando estos datos me viene a la cabeza el nombre de Lopera. Será, quizá, porque los dos se escriben casi con las mismas letras.

El ex presidente del Barcelona, ya se adelantó hace unos días a la eventualidad de verse ante el juez, y disparó contra todo bicho viviente. En particular contra el nuevo presidente, Sandro Rosell, su bestia negra, a quien acusa de hablar en español a las peñas como un guiño a la “caverna mediática españolista”, y de realizar un reprobable acto de “vasallaje y sumisión” al viajar a Extremadura para pedir disculpas al presidente Fernández Vara. En agosto de 2009, Laporta llamó en una conversación telefónica diez veces “imbécil” al presidente extremeño, reconocido culé, porque éste le reprochaba que menospreciara a los numerosos seguidores del club que hay fuera de Cataluña.

Laporta, que el día 28 se presenta a las elecciones autonómicas catalanas al frente de una candidatura independentista, ha heredado, mal que le pese, una de las más viejas tradiciones españolas, el caudillismo. Una tradición de tanta solera que la hemos exportado con éxito a Latinoamérica. A derecha e izquierda, en dictaduras o pseudo democracias los caudillos han poblado el mapa político americano. Pinochet, Videla, Chaves o Castro son ejemplos estupendos de salvadores de la patria que invocaban al enemigo exterior, para intentar conseguir la adhesión de los habitantes de su país.

Laporta no es nada original cuando denuncia conspiraciones contra su egregia persona. Lo de caverna españolista recuerda al complot judeomasónico internacional que tenía en un sinvivir al dictador Franco. Pero detrás de tanta queja lo que había eran viajes en jet privado por el mundo, sin justificante alguno; un dineral en detectives, para espiar a directivos y periodistas, y dispendios varios en discotecas y restaurantes. El caudillo Laporta se dio la gran vida a costa del barcelonismo y ahora tendrá que dar explicaciones a un juez. Él ya lo barruntaba. Una de sus últimas decisiones como presidente, en junio pasado, fue gastarse 84.000 euros del club en un seguro que debía cubrirle de toda acción u omisión ilícita. Aunque sólo le da cobertura hasta 25 millones, era su propia ley de autoinmunidad. A todos los salvapatrias les da por lo mismo.

Etiquetas:

  • Antonio

    Y ahora le quiere declarar la guerra a Rosell. Todo menos admitir alguna responsabilidad.

  • cigarrera

    Después de ver los estragos del gilismo en Marbella, menos mal que a Lopera no le dió por presentarse a unas elecciones, que igual hace algunos años hubiera salido, hay gente ‘pa tó’, ¡qué bochorno!.

    Y es que cuando hay éxitos deportivos se les atribuye a los presidentes de clubes una capacidad de gestión que parece que se pueda hacer extensiva a otros ámbitos fuera del deporte, sin pararse a pensar que no es el amor a los colores lo que los impulsa a dirigir un club de football, o no sólo eso, sino afán de reconocimiento social o hacerse ricos.

    Un empresario como F. Pérez o un abogado como del Nido, que se supone estarán muy ocupados con sus empresas o su despacho, no están en el football por amor al arte.

  • Pep

    Querido Ignacio, tengo dudas de si el adjetivo adecuado sea Caudillo, pero es irrelevante. De lo que si estoy seguro es de que hay personas que por su actitud “pública” llegan ha pulverizar su propia labor por la cual es conocido.

    No comulgo para nada con sus aspiraciones y manifestaciones politicas que, además, no me interesan. Como todo director de orquesta es el responsable directo de los resultados de su empresa y, deportivamente hablando, no conozco un palmarés tan abrumadoramente exitoso como el suyo.

    Ahora sabemos de sus excesos vía Visa de Oro y, de confirmarse, exijo una aclaración hasta las últimas consecuencias y asunción de responsabilidades.

    Pero pese a él, ya sabes, Visca el Barça.

    Un abrazo.

  • juan manuel

    este pep es cule verdad , les da igual que llegue un chorizo como este y trinque lo que le de la gana como tiene un palmares.deportivo el palmares del barca es inigualable pero tambien van a ganar en palmares de chorizos.un eslogan para una empresa de embutidos catalana ” chorizos laporta los mejores chorizos de cataluña ” bueno me voy pa la cama que trabajar de noche me confunde. adios desde la ciudad de la bella bahia.

  • MAYTE

    Este Pep (como dice Juan Manuel), que sea de lo que quiera. No creo que nadie quiera a un “chorizo” cerca. Lo que no creo es que este caso le sorprenda a nadie ¿o sí?

  • ferran

    Personalmente no tengo ningun interes en la defensa de Laporta, pero por lo que veo la presuncion de inocencia brilla por su ausencia y los calificativos de “chorixo” ya salen a escena.

    Hay un contencioso personal con el actual presidente Rosell,que se arrastra de tiempo ,y esto no huele nada bien hasta que una sentencia declare cumpabilidades, si las hay. De la aportacion a los exitos deportivos del Barça durante su presidencia, nadie podra ponerlo en cuestion. Esto a cieros sectores les escuece mucho y cuando estos sectores estan insertos dentro del poder mediatico , la tentacion de descredito es muy grande para esperar a que la Justicia pueda dar su veredicto. De momento ya lo estamos viendo. !De chorizo para arriba!