La cuña de Rouco

Ignacio Martínez | 19 de diciembre de 2010 a las 15:00

Quiero felicitar de corazón a doña Angelita Sierra por el nombramiento de su hijo como obispo auxiliar de Sevilla. A la madre del nuevo prelado nunca le gustó que su hijo se pusiera a manejar negocios y dineros en Cajasur, que le parecían asuntos alejados del oficio propio de los curas. Pensaría que eso apartaba a Santiago Gómez Sierra de su vocación y además le alejaba de una promoción. De hecho ya había estado en una terna para convertirse en obispo antes de ser nombrado presidente de Cajasur hace cuatro años. Desde hace tiempo en Córdoba todo el mundo decía que Mario Iceta y Santiago Gómez llegarían a prelados. Monseñor Rouco, el papa español, le puso a su amigo Blázquez una cuña con Iceta en Bilbao y a Asenjo le ha hecho ahora lo mismo en Sevilla con Gómez. Ésta es la tesis de este cronista.

Como cura será una lumbrera, pero lo que es como financiero y directivo el nuevo obispo auxiliar de Sevilla es una nulidad. Ha quemado a cinco directores generales. Está expedientado por el Banco de España por tres faltas muy graves y una grave. La entidad puede perder este año mil millones de euros. Haber renunciado a la fusión con Unicaja significa la pérdida para la Iglesia de la Escuela del Santo Ángel, con unos 800 metros comerciales en El Brillante. La Oficina Agraria en el centro de la ciudad, con unos 400 metros. Un 10% de la matriz de la Cope. Un vicepresidente y tres vocales en el consejo de administración de la abortada Unicajasur, durante el periodo transitorio, y un vocal después de tres años. Una fundación expresamente creada para la Iglesia, dotada con al menos seis millones al año, y un director para la OBS de Córdoba, que gestionaría un presupuesto anual de 12 millones. Hay empresarios solventes que opinan que la pérdida de Cajasur es la peor noticia de Córdoba en cien años. Encima, la caja ha acabado en manos de una entidad cuyo presidente dijo en su estreno cordobés que él es ateo. Tiene guasa la cosa.

Y al autor lo ascienden. O la Iglesia se ha vuelto loca o aquí hay gato encerrado. O Rouco se la ha jugado a Asenjo. O la institución se prepara para la llegada del PP al poder. En todo caso, Gómez Sierra no actuó solo, sino en compañía de otros. Quizá no muy listos.

  • Hermenegildo

    Yo creo que la designación de Santiago Gómez Sierra como obispo auxiliar de Sevilla no se ha debido a la intervención del Cardenal Rouco, sino a la petición directa de Monseñor Asenjo.
    Durante el pontificado cordobés de Monseñor Asenjo, Santiago Gómez Sierra fue su hombre de confianza y alcanzó los máximos puestos en el gobierno de la Diócesis: vicario general, moderador de la curia y deán de la Catedral.
    Pienso, además, que sin el apoyo de Monseñor Asenjo, difícilmente Gómez Sierra hubiera sido nombrado Presidente de Cajasur.

  • Hermenegildo

    Por otra parte, para ser buen obispo basta con ser buen cura; no hace falta ser buen financiero.

  • el fisgón

    Enhorabuena porque su artículo dice casi toda la verdad. Al menos yo opino que en esta designación Rouco no ha tenido arte ni parte. Incluso le favorece de cara a controlar los votos en las próximas elecciones de la C.Episcopal. Por ello todos los ultimos nombramientos los controla Rouco. Y Asenjo que es de su cuerda y que con su mediación obtuvo el puesto en Sevilla, se ha llevado a alguien porque en la ciudad hispalense le están haciendo el vacío y, como mantiene aspiraciones, no está dispuesto a sufrir desgaste.Esa es mi opinión de ésto.
    De otro lado, los errores de Gómez Sierra los sufrirá la Iglesia. Seguro. Este hombre es un empecinado pero presumía de que no le temblaba la mano al despedir a Directores. Todos los que no admitían a su valido eran fulminados. Así es la historia. En mas de una ocasión hablaba de “los nuestros” como si hubiera dos facciones. Insólito.

  • Hispalense

    A mí este nombramiento me parece simplemente bochornoso. Coincido con Hermenegildo en que es un nombramiento del propio Asenjo.Y caso de que Asenjo sea ascendido a Madrid, como parece apuntar “el fisgón” dudo mucho que sea este auxiliar el que aguante el desgaste y mucho menos, como apuntan otros, que sea su sucesor. Yo creo que este lamentable nombramiento tiene que ver con el asunto de la Caja y que lo que demuestra es que Asenjo va a lo suyo, que la archidiócesis de Sevilla le importa un pepino y que hace exactamente igual que hacen los políticos , nombrar a sus amigos independientemente de si valen o no para el cargo.

  • Juan Lopez Bonet

    Bueno… siempre nos queda aquello de que …”Dios nos lo dio,
    Dios nos lo quitó…” y asi tan frescos.

  • Hermenegildo

    A mí me parece normal que Monseñor Asenjo se rodee de gente de su confianza para gobernar la Diócesis de Sevilla.

  • ALMERIENSE

    Amadisimo sectario Ignacito, desde hace más de un siglo la iglesia llevó com humildad y honradez las Cajas de Ahorros y Monte de Piedad de toda España.
    Lo mejor que hizo este buen hombre fué no hacer la fusión con UNICAJA, hubiera sido el meter al zorro en el gallinero.
    Dime qué politicos mangonean en las Cajas, dime las cuentas de Caja de Castilla la Mancha, dime las cuentas y la cantidad de enchufados que hay en UNICAJA.
    No te vale el sectarimo sociata al insultar a una persona, al que le tienes envidia por su vida memorable.
    Dime, tú que has hecho para poder escribir en prensa adicta al poder, te corroe la bilis, tendrás el castigo al final de tus días, no debes insultar el nombramiento de un hombre ejemplar al obispado de Sevilla.
    Que Dios te perdone y te castigue a lo más profundo del averno.

  • Pep

    Querido Ignacio, me disponía a irme a la cama, cuando me he tropezado con la homilía de “Almeriense”. Tiene bemoles la arenga desde el púlpito de la Santa Inquisición. Porque aqui ya no se habla de razones, sino de ofensas y etiquetas. Yo me opongo a que seas castigado por las llamas del Averno. Yo me opongo a que seas juzgado por tus creencias politicas, a las que yo me sumo. Yo me opongo a que un presbítero de tres al cuarto ponga en duda o cuestión tu prestigio profesional.

    Que el Sumo Hacedor le perdone y, si puede ser, que la curia romana lo llame al bendito orden.Que no lo creo.

    Un fuerte abrazo.