Chantaje en Aena

Ignacio Martínez | 13 de marzo de 2011 a las 15:57

Muchos españoles han coincidido esta semana con los llamados sindicatos de clase, en su oposición a la privatización parcial de los aeropuertos españoles. Hemos visto a dirigentes de Comisiones o UGT explicar por qué han señalado 22 días de huelga entre abril y agosto. Quieren que el Estado garantice a los 12.500 empleados sus puestos de trabajo y sus ingresos, antes de vender la mitad de las acciones de Aena, para ingresar en las arcas públicas y mejorar la gestión de los 47 aeropuertos y dos helipuertos. Y avisan de los peligros que acechan si se consuma la privatización: menos seguridad, cierre de aeródromos poco rentables, perjuicio a la cohesión social o territorial, y obstáculo al desarrollo económico.

En su ardor por evitar que se perjudique el desarrollo económico, los esforzados sindicalistas han pasado por alto que el turismo representa el 11% de la economía en regiones como Andalucía. En el Reino Unido la gestión de los aeropuertos es privada y no parece que sean más inseguros. Y en cuanto al cierre de alguno, es bien posible que España no pueda pagarse medio centenar de aeródromos. Córdoba, por ejemplo, perfectamente conectada por AVE con los aeropuertos de Málaga y Sevilla no necesita tener abierto uno con 581 pasajeros el mes de febrero. Esto no es exclusivo del transporte aéreo; probablemente Andalucía no pueda pagarse diez universidades. Y muy posiblemente no podamos financiar televisiones públicas regionales o locales a norte, sur, este y oeste.

Todos estamos de acuerdo en que el país ha vivido por encima de sus posibilidades. Pero a la hora de hacer ajustes, sólo se hacen en el sector privado; lo que supone menos actividad y menos impuestos para sostener lo público. Pero lo público es intocable. Si no, chocamos con el chantaje de los sindicatos de la aristocracia laboral española, el Sepla de pilotos y la Usca de controladores, o la clase media sindical nos amenaza con boicotear los días de mayor entrada y salida de turistas. El chantaje afecta directamente al medio millón de andaluces que trabaja en el turismo. Y no ha sentado bien. Tanto, que mucha gente se opone a la privatización parcial de los aeropuertos. Piensa que se deberían de privatizar del todo.

Etiquetas: , , , ,

  • Pasajero Engañado

    Cada día le doy las gracias a Rouco Varela, de vivir en un pais con periodístas que ejercen la “Libertad de Prensa” porque “no dependen de nadie económicamente” y deciden con libertad lo que escriben, ¡ja!

  • ferran

    Por muchas razones que nos quieran presentar el colectivo de empleados de Aena para justificar su huelga en un periodo puntual, es una inmoralidad y un abuso de posicion,cuando sus intereses tienen que negociarse tomando como rehenes a los pasajeros ,de los cuales viven
    Todas las razones dejan de tener justificacion. El problema de las huelgas dentro de los colectivos de servicios publicos, siempre acaba con el mismo abuso de posicion. Cabria hacerles la reflexion, si cuando en su vida particular, necesitan un servicio de asistencia medica; de asistencia en un accidente; de bomberos; de policia…Etc.Si cuando necesitan ser atendidos, se encontraran que los que les tienen que atender, estan en huelga…¿Esto lo entienden los de Aena en sus huelgas salvages??

  • Cámara oscura

    Nos unimos a tu columna.
    En plena crisis parece ser que los únicos que nos estamos ajustando el cinturón y haciendo ajustes somos el sector privado. Sigue habiendo mucho despilfarro.
    Hay que cuidar el turismo, que genera mucha actividad y riqueza para esta zona tan castigada.
    Saludos desde la Torre Tavira!

  • Gyoni

    Nos merecemos lo que tenemos… y más.

    Ahora mismo, en el blog de Gyoni: Huelga decirlo