Camps, Campanario y cintas de audio

Ignacio Martínez | 16 de abril de 2011 a las 10:19

Un tribunal dio ayer por buenas las cintas de audio grabadas durante la instrucción de la operación Karlos. Jesulín de Ubrique y Federico Trillo tienen algo en común, aunque no lo sepan; ambos quieren que se anulen unas escuchas judiciales para que salgan limpias de polvo y paja sus familias políticas en dos procesos distintos. El torero tiene sentadas en el banquillo de los acusados a su madre política y a su propia mujer, por urdir una trampa para que la señora cobrara una invalidez que no le correspondía, y el dirigente del PP tiene a decenas de correligionarios implicados en la operación Gürtel, grabados con sus abogados por orden del juez Garzón.

Jesulín es novato en estas lides y su abogado no ha conseguido anular las escuchas que implicaban a esposa y suegra del torero. Pero Trillo es un experto; ya consiguió hace 20 años que se anularan nada menos que 5.240 llamadas telefónicas entre dirigentes del PP valenciano, en el caso Naseiro. Las cintas y su contenido existen, pero no tienen validez penal. Así, podemos saber cómo se decían que estaban en política para forrarse; cómo discutían por una comisión del 2%, que había que aumentar para poderla repartir; cómo se querían venir a la Expo de Sevilla a pillar algo. En fin, una historia nada edificante.

La operación Karlos es pecata minuta en comparación con el caso Naseiro, o el Gürtel, que ha tenido una de sus ramas también en Valencia, qué casualidad. La trama urdida en Ubrique es más propia de las hazañas de Torrente que del glamour de la boda Agag-Aznar de El Escorial, en donde actuó de testigo el padrino Correa. Se trataba de falsificar informes médicos para conseguir pensiones de incapacidad de la Seguridad Social. Los interesados abonaban entre 9.000 y 24.000 euros, para pillar una pensión fraudulenta. La España de Sálvame, que es lo mismo que decir la España de Torrente o las dos Españas de Belén y Campanario, tiene argumento y munición para semanas. La realidad supera a los culebrones ampliamente.

Pero en materia de culebrones, el PP valenciano supera todo lo conocido. El jueves, Ana Mato sufrió de lo lindo cuando en una conferencia de prensa todas las preguntas versaron sobre las demandas que las huestes de Camps habían puesto contra cuatro televisiones nacionales, TVE, Cuatro, Telecinco y La Sexta, por informar de la lista de imputados en el caso Gürtel que van en sus listas electorales para el 22 de mayo. El presidente valenciano ha conseguido que la televisión autonómica que controla ignore este caso, su partido pretende que se anulen las escuchas, asunto por el que puede ser inhabilitado el juez Garzón, y pretende además que los medios no informen de que una decena de candidatos están implicados en la trama de Correa.

Estos tics autoritarios y tramposos están muy lejos de las exigencias democráticas y más cerca del universo ético y estético de Torrente.

  • Juan Lopez Bonet

    Recuerdo un “dicho” que reza: no hay leyes malas sino malas
    interpretaciones de las leyes. Esto es posible -claro- si
    hay una parroquia que se aferra a sus párrocos. Y unos párrocos que se aferran a sus santos y se inventan milagros.
    Que los hay por lo visto. El que un Sr sea ante todos y todas
    las pruebas culpable, y sale un milagro que
    le lava de todos sus pecados por alguien haber oido una
    conversacion que no debería haber oido. Asi que: la conversación deja de existir y con ella (¡milagro!) la imposición dictada por la ley vigente. Ya sabemos que quién
    hace la ley, hace la trampa. Yo diría: se hace la trampa para que en ella caiga la ley.

  • Javier Abad Donnici

    Camps, Campanario y cintas de audio
    Manipuladores de la información
    Sr. Martin, mi felicitación por aceptar la crítica y mantenerla en su blog sin alterarla, aunque no le guste. Sin embargo, no tengo más remedio que seguir discrepando de sus destructivos artículos.
    Leo con gusto a D. Vicente Fisac Rodríguez, en sus Cuadernos de Comunicación, – Recomiendo su lectura -, para aprender del mundo de la comunicación y sus técnicas, su lectura ayuda a mejorar el análisis crítico.
    De su lectura extraigo este párrafo:
    “Manipular la información es muy fácil: sólo hay que coger algunas frases textuales del protagonista, sacarlas de su contexto, y acompañarlas de unos comentarios que guíen al lector a una percepción diferente de la realidad. De igual forma se pueden extraer párrafos de cualquier documento, aderezarlos con comentarios tendenciosos, y el resultado será una información perfecta para engañar al lector. ¿Es esto ética periodística?”
    No, esto no es ética periodística, es una técnica de manipulación tan vulgar y tan manida, que forma parte del Refranero Español; “Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid………” – que casualidad, igual que la trama Gürtel, que también pasa por Valladolid-.
    Igualmente, tampoco es ético, grabar las conversaciones entre un abogado y su defendido, por muy Juez que sea quien lo ordene –porque va contra la Ley-. De todas formas, todos conocemos la trayectoria y aspiraciones del citado Juez, sobradamente explicada en los medios.
    Lo de la Esteban y la Campanario, eso es harina de otro costal, para atraer otro tipo de público, popularizar la trama y cosechar simpatías entre ellos. Vamos, lo que se llama “arrimar el ascua a su sardina”. Pero vale, si insiste,aceptaremos “pulpo como animal de compañía”, aunque no tenga nada que ver.
    Yo comprendo, que cada uno en el uso de su libertad, tenga sus opciones políticas, como ocurre en el futbol, –la afición se escoge libremente- pero en confianza, no en su labor periodística. No manipule la información.
    Moraleja: “Esconde la mano, que viene la vieja”. Se le ve el plumero…. Y esto no es bueno.
    Voy a someter a su consideración la siguiente cuestión.
    ¿No creé Ud., que en la situación actual, es mejor, sumar que restar?. Mejor, dedicar las energías a, ¿ver que nos une y no que nos separa?
    Desde mi tierna infancia, siempre escuchando hablar de la dichosa Guerra de nuestros padres, como si no hubiese otra cosa en el mundo; este mes se han cumplido 75 años de la Sinrazón o de la Guerra Incivil; porque las guerras, que quizás sean inevitables, pero siempre son el fracaso de la inteligencia, de vencedores y de vencidos; de los dos, que no fueron capaces de encontrar otras soluciones.
    Porque aunque se quiera negar, siempre que uno gana, otro pierde. Nunca pueden ganar los dos, aunque siempre el que pierde, es la Nación y su población sumida en la miseria.
    La historia es otra cosa, la escriben siempre los vencedores para mayor gloria suya y condena del enemigo. Situación perfectamente reflejada por Goya, en su cuadro “duelo a garrotazos”. Y que en palabras de Antonio Machado se resumía así. “Españolito que vienes al mundo te guarde Dios, una de las dos Españas ha de helarte el corazón”

    Recomiendo la lectura del artículo de D. Salvador Sánchez Terán –Ingeniero de Caminos y ex Ministro de la Transición -, publicado en ABC el pasado día 25 de Julio –Festividad de Santiago, Patrón de España- que aparece en primera página, con el título “Pactos de Estado y Elecciones”.
    Es la actualización de otro artículo publicado el 08/07/2010, cuyo enlace adjunto
    http://elcomentario.tv/reggio/un-gobierno-de-concentracion-de-salvador-sanchez-teran-en-abc/08/07/2010/. En él trata el tema y las posibles soluciones, ante las proximas Elecciones Generales. La situación, es tan mala y son tantos los españoles que sufren por ello, que no es el momento de buscar culpables, no se puede perder ni un segundo en discusiones, son necesarias soluciones; y estas no son fáciles, pues nadie dispone de la barita mágica.
    Es necesario que los españoles de unas y otras ideas, nos pongamos a trabajar juntos, hombro con hombro, para salir de esta situación lo antes posible. Tenemos muchas deudas a pagar – por mala gestión y mala administración- por nosotros, nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos –, Hacienda somos todos, de uno y otro lado.
    En España, hace tiempo que las Elecciones no se ganan, se pierden, y siempre las pierde el que gobierna, por méritos propios, sin ayuda de nadie. Salvo cuando la desgracia juega en contra y es sabiamente aprovechada.
    Se acuerda de lo que le ocurrió a la mujer de Lot, cuando la destrucción de las ciudades de Sodoma y Gomorra, lo que le paso, cuando se volvió para mirar hacia atrás.
    Pues eso, como dicen en Cádiz, “palante”, mirando siempre “palante”, no nos pille la maldición de la mujer de Lot.

    Javier Abad Donnici