Alta Velocidad » Archivo » Por Gaby, Fofó y Miliki

Por Gaby, Fofó y Miliki

Ignacio Martínez | 30 de julio de 2011 a las 11:05

En vísperas electorales, el viernes de la semana pasada, el PSOE de Málaga convocó un comité provincial, para analizar la paliza que el PP le había dado en las elecciones municipales celebradas dos meses antes. La presidenta regional, militante malagueña, abrió la sesión con unas palabras para terminar entonando una canción. No. No fue la Internacional, ni el himno de Andalucía. Ni por Pottier, ni por Blas Infante. Se arrancó por Gaby, Fofo y Miliki. El 22 de julio era la onomástica de Magdalena Álvarez, presidenta del PSOE de Málaga, y a Rosa Torres no se le ocurrió otra cosa que cantarle, en el arranque del comité provincial, feliz, feliz en tu día. Unos días antes Griñán había dicho que había que quitarse el luto por la derrota del 22 de mayo. Quizá fuese una manera de interpretarlo al pie de la letra. Afortunadamente sólo unos pocos asistentes secundaron la canción de los payasos de la tele.

La anécdota recuerda las palabras de la ex consejera Evangelina Naranjo en el mismo comité director en el que Griñán dijo lo del luto: afirmó que la Ejecutiva regional dirige el partido como si fuera una organización juvenil. No sé si Evangelina fue una buena consejera. Pero desde luego es una magnífica ex. Cuando la despidieron del cargo se buscó un trabajo particular y dimitió como diputada. Con las manos libres se presentó en ese comité para decir lo que muchos piensan, pero nadie se atreve. Lamentó que se tardase 57 días en convocar al máximo órgano entre congresos. Sostuvo que todos eran culpables de la derrota, todos los que habían apoyado a la ejecutiva: los convencidos, los no convencidos y los que ya no podían volverse atrás. E ironizó sobre la transparencia y el espíritu democrático con el que se iba a elegir a los delegados de Andalucía para la conferencia política, designados por la dirección en lista única.

Ha terminado el periodo de sesiones sin una proposición formal para cambiar la ley electoral regional. Es sensato que el PSOE se dé una pausa antes de seguir adelante con el proyecto de dejar a los alcaldes fuera del Parlamento andaluz; una maniobra para frenar el auge del PP, al que las encuestas dan mayoría absoluta. Los socialistas son incoherentes. Un partido nacional no puede tener un criterio distinto en cada territorio. Alcaldes socialistas se sientan en una decena de parlamentos regionales. Y hay concejales socialistas en casi todas las cámaras autonómicas. Se puede ser alcalde y tener escaño en el Congreso o el Senado, ¿por qué no en el Parlamento andaluz? Otra incoherencia afecta al presidente Griñán, que prometió que cualquier modificación de la ley electoral se haría por consenso. Para tener diputados de primer nivel y líderes sociales que representen al territorio, los alcaldes pueden ser útiles. Dejarlos fuera no es necesariamente una buena idea. La convocatoria de las elecciones generales permite pocas bromas. No está el patio para payasadas.