Alta Velocidad » Archivo » Los hombres de gris

Los hombres de gris

Ignacio Martínez | 14 de noviembre de 2011 a las 16:05

Entramos en la tercera fase de la crisis, con gobiernos técnicos en Grecia e Italia. Sigue sin resolverse la crisis económica, pero hay novedades; los políticos reculan y los tecnócratas ocupan los puestos de mando. Y el déficit democrático aumenta. El proceso es como un juego de magia. La economía mundial se hundió por muchas razones. Por ejemplo, porque los bancos americanos retitulizaron deudas de sus hipotecas basura y las vendieron por el mundo como si fueran activos seguros. Y también porque en la vieja Europa, países tradicionalmente pobres habían entrado en la moneda única a base de vender las joyas de la abuela, compañías públicas muy rentables en el ámbito de las telecomunicaciones, energía o petróleo. Y realizado el ingreso en el club del euro, nos creímos ricos de toda la vida.

En España, también teníamos hipotecas contaminadas. Una pirámide inmobiliaria montada no sólo por particulares que compraron a precios altísimos. Además, los promotores y sus bancos acreedores tienen una masa de 200.000 millones de euros en suelos sobrevalorados y viviendas invendibles. Entrampadas hasta los ojos familias y empresas, y quebrada la solvencia de los bancos, los dirigentes mundiales proclamaron que había que refundar el capitalismo. Pero nada se ha hecho. Si acaso suspender provisionalmente que los especuladores puedan vender acciones que no tienen. Es decir, vender millones de acciones, que no se han comprado todavía, hasta que se hunde el valor. Entonces comprar al precio mínimo, con el beneficio de todo el diferencial generado vendiendo lo que no se tenía.

El G20 se ha reunido varias veces. Con escasos resultados y muchas ambiciones. Alguna coincide con las promesas de Bush cuando atacaron las Torres Gemelas hace diez años: “hay que acabar con los paraísos fiscales”. Eso mismo repitió Manuel Chaves el jueves en los Desayunos de TVE. A estas alturas, estas declaraciones inspiran ternura, burla o indignación. De todo, menos credibilidad. Es la misma cantinela que se pregona sobre la economía sumergida. Pero no se hace nada, ni siquiera en el interior de la UE. Sin ir más lejos, Irlanda hace dumping fiscal y Luxemburgo tiene un sistema bancario muy parecido al suizo en la falta de transparencia.

Y ahora llegan los hombres de gris. Papademos en Grecia, Mario Monti en Italia. Ambos bajo la batuta de Mario Draghi, el nuevo sheriff del Banco Central Europeo. Curioso. Draghi era vicepresidente para Europa de Goldman Sachs en 2002, cuando el cuarto banco de negocios del mundo ganó 735 millones de euros colocando bonos griegos con los que se engañó a los supervisores de Bruselas. Contribuyó a la enfermedad griega y ahora dirige el equipo médico. Es el tiempo de los supermarios. Como si esto fuera un juego de vídeo.

Etiquetas: , , , ,

  • Javier Abad Donnici

    Tecnócratas Políticos o Burocratas???
    Comentarios al discurso de Rajoy en Zaragoza.-
    Para iniciar una conversación constructiva, lo primero es fijar el significado de las palabras y para ello, recurrimos al Diccionario de la Real Academia Española.
    Tecnócrata. 1. com. Partidario de la tecnocracia. U. t. c. adj. 2. com. Técnico o persona especializada en alguna materia de economía, administración, etc., que ejerce su cargo público con tendencia a hallar soluciones eficaces por encima de otras consideraciones ideológicas o políticas.
    Diccionario de la lengua española © 2005 Espasa-Calpe:
    Tecnocracia. 1. f. Sistema político que defiende el predominio de los técnicos o de los criterios técnicos en el ejercicio del poder:
    según la tecnocracia, el gobierno de un estado debe encomendarse únicamente a los técnicos. 2. Conjunto de técnicos y especialistas de la clase dirigente: la tecnocracia ocupa los puestos de mayor relevancia.
    Político, ca. (Del lat. politĭcus, y este del gr. πολιτικός). 1. adj. Perteneciente o relativo a la doctrina política. 2. adj. Perteneciente o relativo a la actividad política. 3. adj. Cortés, urbano. 4. adj. Cortés con frialdad y reserva, cuando se esperaba afecto. 5. adj. Dicho de una persona: Que interviene en las cosas del gobierno y negocios del Estado. U. t. c. s. 6. adj. Denota parentesco por afinidad. Padre político (suegro). Hermano político (cuñado). Hijo político (yerno). Hija política (nuera).
    Como podemos ver, definición ambigua,-nada bueno-, con múltiples acepciones.
    A la vista de lo que está ocurriendo en Grecia, y de lo que pueda ocurrir en Italia. Parece que nuestro más que posible Presidente, ha iniciado un debate nacional en el mitin que dio en Zaragoza; quizás eco, del que se pueda estar produciendo en Europa, por el ascenso al poder de los tecnócratas Papandinos en Grecia y posiblemente Monti en Italia; ambos con categoría de Primer Ministro.
    La crisis que vive Europa, por el colapso del sistema financiero mundial parece que responde a una mala gestión en lo económico, por lo que cuesta entender que un cargo público técnico, -es decir tecnócrata o persona especializada en materia de economía, administración, etc.,- que ejerce su cargo público con tendencia a hallar soluciones eficaces por encima de otras consideraciones ideológicas o políticas, asuste tanto.
    El Sr. Rajoy argumenta que estos líderes técnicos, no han sido elegidos en las urnas pero lo que Europa y España necesitan, son soluciones.
    ¿Por qué no tecnócratas? Si entendemos que un tecnócrata es alguien que conoce la materia que rige.
    ¿Qué entiende el Sr. Rajoy por buenos dirigentes?
    La Unión Europea, está sufriendo los vaivenes del euro, derivados de la economía de la zona y de la economía mundial. No en vano estamos presenciando la aparición de poderosas economías emergentes, que están desequilibrando el sistema financiero mundial. Los problemas económicos, requieren soluciones económicas y los especialistas en estas materias son los economistas. Así pues, Sr. Rajoy si gana las elecciones, de a sus Ministros el perfil profesional que corresponde a sus competencias. No más Blanco, ni más Pajines, ni más Aidos, ni más Zapateros. España merece tener dirigentes competentes, para salir de la crisis, personas que sepan lo que dicen y lo que hacen y tomen las decisiones más convenientes para el País.
    La experiencia política, solo tiene interés en el ámbito de la política; es necesaria, pero no suficiente. En este momento con el control que ejerce Europa sobre todos los Estados Asociadas, la Política y más cosas, las marca Europa.
    Político, es decidir el rumbo y la bitácora, pero la navegación corresponde al piloto, y este es un profesional, un tecnócrata. Político ya es Ud., con categoría de Primer Ministro y única persona a quien vota el ciudadano; el resto de los miembros de su equipo los nombrará Ud., no el ciudadano. No olvide, que la plena soberanía de los Estados no existe, ahora está supeditada a las directrices, cuando no a las órdenes, de la Comunidad Europea.
    No abuse de la buena fe de sus electores. Por supuesto que los mercados han ganado a la política y están por encima de la soberanía popular. Además, los ciudadanos nunca han elegido a los buenos gobernantes; en España desde siempre, el ciudadano vota partidos políticos y como mucho presidentes, -único que se conoce al votar-. La época de la soberanía popular, la independencia soberana de los pueblos ha pasado a mejor vida. España como el resto de los países de la Comunidad Europea, es como una Autonomía -con independencia delegada y controlada, ¡Vamos en libertad vigilada! – por la Comunidad Europea a la que pertenecemos; de momento en lo económico y en lo militar y en un futuro, también en lo político. Y con el tiempo, el Presidente de los Estados Unidos de Europa, se nombrara en el Parlamento Europeo y quizás desaparezca el Rey o el Presidente de Gobierno de cada Estado. Como ocurre en los Estados Unidos de América.
    Por lo dicho anteriormente, no se rodee de figurantes, ponga Ministros competentes, Tecnócratas, que entiendan aquello que administran.
    El Sr. Rajoy ha recalcado que su Gobierno “dará la talla” porque los tiempos que corren así se lo exigirán, pero al mismo tiempo ha pedido que esa misma responsabilidad la compartan los demás partidos, los agentes sociales, los económicos y los medios de comunicación. Eso se llama gobierno de concertación, no tiene otro nombre. Le recomiendo leer el artículo de fondo que Sánchez Terán publicó en la tercera de ABC.
    Si llega a ser Presidente, le deseo mucha suerte, la va necesitar.

  • Jotaeme

    Hace muchos años, cuando uno era tan feliz e indocumentado como proclama GGM, escuché con estos oídos que se han de comer los gusanos como José Antonio Segurado, el muy liberal vicepresidente o algo así de CEOE, que luego ha devenido en abuelete enrrollado, mostraba un retórico y displicente disgusto por el hecho de que el voto de una asistenta valiese lo mismo que el de “don José María Aguirre Gónzalo” quien por aquel entonces -nota para jóvenes- era uno de los grandes banqueros de España, al frente -creo- del Banco Español de Crédito. Era algo así como finales de 1976 y no se lo tengo que preguntar a nadie porque este becario estaba allí, como también estaba delante José María Cuevas, que todavía era empleado de la patronal, y le ponía al asunto risa del sacristán palentino que nunca ha dejado de ser. T…aytantos años después se han salido con la suya. Draghi, Monti, Papadimos, Trichet, Olhin….. son la reencarnación de don José María Aguirre Gonzalo. Su voto y el mío no valen lo mismo.