Alta Velocidad » Archivo » Aspiradora electoral europea

Aspiradora electoral europea

Ignacio Martínez | 12 de marzo de 2012 a las 13:19

Sarkozy amenaza con salirse del acuerdo de Schengen, que garantiza la libre circulación de personas dentro de las fronteras interiores de la Unión Europea. Es una secuela de la campaña electoral de las presidenciales. Las campañas, como podemos constatar los andaluces de manera fehaciente, son épocas convulsas en las que los candidatos prometen lo que no están dispuestos a cumplir o se ponen de perfil para no arriesgarse lo más mínimo. De lo último tenemos cumplida cuenta en Andalucía, que ha visto en un año la campaña para las municipales, las generales y las autonómicas, sin muchos compromisos que digamos. En Europa tocan esta primavera las presidenciales francesas. Y quién sea el inquilino del Elíseo, no es irrelevante para los ciudadanos de aquí.

Los franceses están convocados a las urnas el 22 de abril y el 6 de mayo para elegir al nuevo presidente. Y resulta que el actual, Sarkozy, que aspira a la reelección, lleva dos años retrasado en las encuestas. Cuando quedan 40 días para la primera vuelta, Sarkozy ha metido el turbo y está en plena vorágine de promesas, advertencias, amenazas y lo que haga falta para recuperar terreno. Para empezar, intenta distanciarse de su principal rival en el campo de la derecha, Marine Le Pen, la hija del viejo líder ultraderechista, que ha resultado ser un animal político como su padre.

El discurso xenófobo está de moda en Europa. Y Marine lo vende bien. Se vende bien en casi todas partes. En Cataluña, uno de los territorios más modernos de España, en las últimas elecciones autonómicas un nostálgico de Franco montó un partido ultra antiinmigración, Plataforma por Cataluña, que a punto estuvo de entrar en el Parlament. Se quedó fuera por milésimas.

Y como Sarkozy tiene que evitar que Le Pen le quite la cartera, él intenta robarle a ella electores. ¿Cómo? Muy fácil, diciendo las mismas cosas con mejores altavoces. Por ejemplo, que Europa debe reforzar los controles de inmigración en sus fronteras exteriores o Francia en el plazo de un año se saldrá del acuerdo Schengen. Marine inmediatamente ha dicho que dice lo mismo que ella, sin la voluntad de hacerlo.

Ya tenemos a los dos candidatos franceses principales poniendo en jaque a la Unión Europea. El socialista Hollande quiere renegociar el tratado presupuestario reciente y promover políticas de crecimiento. Sarkozy no quiere ni oír hablar de ese asunto, pero pretende renegociar Schengen, y que se establezcan normas que sancionen, suspendan o excluyan del acuerdo a los países que sean un coladero de inmigrantes. La aspiradora electoral no descansará después del 6 de mayo. En Alemania tocan elecciones en octubre de 2013. Hasta entonces, Merkel seguirá haciendo de señorita Rottenmeier en materia presupuestaria. Dios nos coja confesados.

Los comentarios están cerrados.