23 de mayo de 1982: parece que fue ayer

Ignacio Martínez | 23 de mayo de 2012 a las 12:56

Tal día como hoy hace 30 años se celebraron las primeras elecciones autonómicas andaluzas, con un triunfo aplastante del PSOE liderado por un joven abogado sevillano de 38 años. Rafael Escuredo ha sido el más carismático de los cuatro presidentes que ha tenido la Junta, todos ellos licenciados en Derecho en la Universidad Hispalense. En contra de la tendencia jacobina dominante en su partido abrazó la bandera del andalucismo, que por entonces blandía en solitario el PSA, con tal éxito que el PSOE se instaló en el poder durante tres décadas. Por cierto, que los socialistas consiguieron aquel 23 de mayo de 1982 su mejor resultado, con 66 de los 109 diputados del Parlamento andaluz.

La franquicia andalucista le fue después muy útil al Partido Comunista, transmutado en 1986 en Izquierda Unida, Convocatoria por Andalucía, Los Verdes. Hace poco, en una entrevista en este diario, Julio Anguita reconoció que el PSA hizo andalucista a su organización. IU-CA sacó su mejor resultado en 1994, en la legislatura de la pinza, con 20 diputados. Entonces pudieron entrar en el Gobierno andaluz, pero no quisieron. Soñaban con el sorpasso; pensaban que podrían sustituir a los socialistas en el liderazgo de la izquierda. Pero fue entonces cuando estuvieron más cerca de su actual socio de gobierno en número de escaños.

A los que, al final, no les ha sido tan útil su propia causa ha sido a los andalucistas, animadores de la vida política andaluza en los 80, que terminaron la década con su récord en el Parlamento regional: 10 diputados en 1990. Los años 90 fueron más tristes, estuvieron de comparsas en un gobierno de coalición entre 1996 y 2004, y se convirtieron a continuación en extraparlamentarios. Y, ya que estamos, el mejor resultado del PP han sido los 50 diputados de este 25 de marzo. Porque en mayo del 82, AP sacó sólo 17 escaños, a una distancia sideral de la candidatura encabezada por Escuredo.

Fueron tiempos de prueba y error. Escuredo lanzó la reforma agraria, la revolución cultural, reclamó transferencias y el guerrismo lo eliminó. Su sustituto, Borbolla, se creyó el cargo y la función. No duró dos años como su antecesor, sino seis, pero también fue apartado del poder. Con frecuencia recuerda en público con cierta sorna que él no se fue porque quisiera. El siguiente presidente, Chaves, vino a la fuerza y se quedó casi 19 años. Su marcha no fue traumática como las anteriores. El traspaso a su amigo Griñán fue modélico, pero su convivencia posterior se envenenó. El entorno del nuevo inquilino de San Telmo repudia todo lo que suena a chavismo. Es un extraño maleficio; no hay alternancia, pero sí rivalidad dentro de la familia gobernante.

Los hay (y las hay) que han participado en la corte de varios presidentes. Estos socialistas aduladores (y aduladoras) podrían parafrasear a Gardel y cantar que 30 años no son nada. Cuando uno está cómodamente instalado en el poder, el tiempo es un agradable suspiro.

  • gustavo

    menuda estafa para Granada estos 30 años de andalucia

  • Frios

    Un triste dia para la provincia de Málaga.

  • Que error más grande

    Desgraciadamente; lo único que se puede celebrar es la absorción de A. Oriental por los sevillanos y una dictadura, que poco a poco ha ido centralizado todo ( desde la Capitanía de Granada, hasta la Cuenca Mediterranea de Málaga por poner dos ejemplos) en una capital impuesta con engaño (a nosotros nos dijeron que la sede da la Junta iba a Antequera) con 80.000 funcionarios autonómicos en su capital, paralizando cualquier idea del resto del invento andaluz, ruina total para el Mediterraneo.

  • Jotaeme

    Comentarios aldeanos.

  • IMMACULADA

    pero si estamos en una dictadura i vosotros muchos ha votado pp,solo se tenia que ver el mapa menos euskadi i catalunya¿per que sera?