Un respeto para Arenas

Ignacio Martínez | 17 de junio de 2012 a las 10:39

(Artículo publicado en la edición de papel el miércoles 13 de junio)

 

Un dirigente de la categoría de Javier Arenas no se merece esta despedida. Anuncio grabado en vídeo doméstico, elogio desmedido de los suyos y desdén de los adversarios. Un poco de respeto. Aunque no gobierne, ha ganado las últimas elecciones regionales en Andalucía, sin sacar mayoría absoluta, como hizo tres veces Manuel Chaves, en 1994 y 1996 contra él y en 2000 contra Teófila Martínez. En otro capítulo quedan las victorias por mayoría absoluta de Escuredo en 1982, Borbolla en 1986 y Chaves en 1990, 2004 y 2008.
Sin embargo, el lunes Diego Valderas y varios dirigentes socialistas de tercera fila despedían al ex vicepresidente del Gobierno como si fuese un párvulo. Hay políticos de gatillo fácil. El jefe de IU le debería tener más consideración. Ha compartido oposición con el dirigente popular durante décadas, a veces con notables coincidencias. Sin ir más lejos, fue presidente del Parlamento en el bienio 94-96 con los votos del PP, y en la última legislatura reclamó junto a los populares una comisión de investigación sobre los eres fraudulentos. Valderas comentó que Rajoy rescata a Arenas y que la derecha no le perdona la “derrota” en Andalucía.

En las filas socialistas, el portavoz del Gobierno andaluz se refería en su blog al “batacazo” en las urnas del PP y culminaba una rechifla sobre la marcha de Arenas con un comentario despectivo: “A adversario que huye, puente de plata”. El portavoz del gobierno de todos los andaluces debería manifestarse con un lenguaje distinto al de un hincha de fútbol. Aunque no se haya dado cuenta todavía, ocupa un puesto institucional, no una localidad en una cancha deportiva. Y la presidenta del PSOE andaluz sostuvo que la derecha no quería a Arenas aquí. Dicho por dirigentes de un partido al que ha votado uno de cada cuatro electores, resulta pretencioso.
Y por parte propia, tampoco ha estado bien la puesta en escena de la renuncia de Arenas a la reelección como líder regional del PP: despedida enlatada, elogios desmedidos por norte, sur, este y oeste, y orfandad tras el hiperliderazgo. En el aplauso incondicional, dos excepciones se adivinan entre líneas: Cospedal recuerda que Arenas [sólo] es vicesecretario general de política autonómica en la dirección nacional y Esperanza Oña muestra sorpresa más que pena por la marcha de una persona que no le dedicó mucho aprecio: es la única de su círculo de trabajo más cercano que no cita el líder en su despedida.
Hay una coincidencia en los números entre el líder popular y Manuel Chaves: durante 19 años ha liderado al PP andaluz, catorce como presidente y cinco tutelando a distancia la presidencia de Teófila Martínez. Ahora su destino, se diga lo que se diga, será Madrid. En el Gobierno superaría con creces a la media y en el partido mejoraría de sobra a Cospedal. Se marcha uno de los más importantes dirigentes políticos de la autonomía andaluza. El candidato más votado en las últimas elecciones. Se merece un respeto. Y menos bromas.

Etiquetas:

  • Felipe

    Aquí los que merecen un homenaje son los ciudadanos hartos de políticos mediocres que en lugar trabajar para la sociedad trabajan para su ego con dinero público. Es una vergüenza, ningún político de la actualidad merece homenaje alguno. El fontanero que marcha de casa a ganar un jornal, el minero, el profesor, el parado…Esos que mantienen todo el status de gente que les traiciona en sus luchas de poder argumentando que trabajan para el pueblo. Y lo peor de todo es que no haya todavía un periodismo serio que trabaje para informar y no para enviar tripticos de partido. Esta casta solo se pone de acuerdo para sueldos, beneficios personales y cuadros de pasillo de 180 mil euros. Dejen de reirse ya de nosotros y de pedir homenajes a gente que no produce mas que problemas. (y hablo en general no de manera concreta)

  • Jotaeme

    Estoy muy de acuerdo con usted, don Ignacio. Que un facineroso de la política como el tal Mario Jiménez, que un pisaverde y periodista fracasado como el neoportavoz o que una bienpagada como la Cospedal despidan a Javier Arenas de ese modo es impresentable. Javier se ha equivocado unas cuantas veces pero nadie le puede negar trabajo, constancia, dedicación e incluso lealtad a lo suyo. Ahora que tengo para mí que el ya madrileñizado Javier se ha rodeado en Andalucía de una cohorte de ganapanes que ahora se van a repartir la túnica y a otra cosa. Lo de los ‘ninis’ de Griñán, el que aireó la teoría del mérito y la cualificación, alanceando al moro muerto es desagradable, muy desagradable. Como poco.

  • pepe

    Su muerte politico en Andalucia estuvo en darle a Málaga La Consejeria de Turismo y mas tarde en discurso en CAMA,comento que no saldria de sevilla ninguna,esto le costo que en las eleciones,no saliera ó sacara en Málaga los votos,los necesario para haber triunfado y Hoy fuera Presidente en ANDALUCIA.
    Lo que se prometa hay que cumplirlo Ah. . . . eso si en todos sus momento libres,SI! se viene a Málaga a descansar con toda la familia al “PARADOR NACIONAL DE GOLF DE MALAGA”el primero de España